in ,

Exponen lo que se salvó del Museo de alfombras armenias de Shushi

El Museo Nacional de Ereván expone 71 alfombras del Museo de Alfombras armenias de Shushi, que salvó Astsatryan durante la guerra de Artsaj.

El Museo Nacional de Ereván exhibió 71 alfombras de todo Artsaj , de Martuni, Askeran, Hadrut y, por supuesto, Shushi, que pertenecen al fundador del Museo de Alfombras de Shushi. Foto: Agencia Armenpress

El Museo Nacional de Ereván exhibió 71 alfombras de lo que el fundador del Museo de Alfombras armenias de Shushi, Vardan Astsatryan logró salvar al evacuarlas durante la Guerra de Karabaj desatada por Azerbaiyán tras la invasión a la República de Artsaj en 2020.

Vartan Astsatryan, propietario del Museo de Alfombras Shushi, al ver que la guerra se acercaba, rápidamente arregló su traslado a Ereván para salvar un poco del tesoro de la ciudad.
Vartan Astsatryan, propietario del Museo de Alfombras Shushi, al ver que la guerra se acercaba, rápidamente arregló su traslado a Ereván para salvar un poco del tesoro de la ciudad.

Vartan Astsatryan, propietario del Museo de Alfombras Shushi, al ver que la guerra se acercaba, rápidamente arregló su traslado a Ereván para salvar un poco del tesoro de la ciudad.

“Durante la guerra, a fines de octubre, un gran misil explotó cerca del Museo de Alfombras armenias de Shushi, dañando el edificio y rompiendo puertas y ventanas. Tuve que evacuar las alfombras porque no había alternativa. Una vez me di cuenta de que podíamos perder estas alfombras de valor histórico y cultural, las sacamos. Llamé al Ministro de Educación, Ciencia y Cultura de Artsaj, que nos dio un auto y evacuamos las que ahora se exponen. Cerca de 120 alfombras, que se guardaban en el fondo del museo de Shushi, aún permanecen allí», dijo Astsatryan.

Las alfombras de Artsaj (Karabaj) ahora forman parte del Museo-Instituto Nacional Alexander Tamanyan. Unas 250 alfombras tejidas en los siglos XVII y XX eran cuidadas en el Museo Shushi, pero solo se exponen 71 de ellas, junto al espécimen más antiguo de la colección de 350 años, procedente del pueblo de Shosh en la región de Askeran.

“Compré esta colección de alfombras cuyas exhibiciones datan del siglo XVII al XX a las familias donde fueron hechas«, asegura Astsatryan. «Por tanto, conozco su historia, lugares y fechas».

La exposición en Ereván del Museo de Alfombras armenias Shushi durará al menos 3 meses. Según Vardan Astsatryan, todavía no está claro dónde se almacenarán las alfombras en el futuro. Por ahora, según Mark Grigoryan, director del Museo-Instituto Nacional de Arquitectura, las alfombras evacuadas de Shushi serán almacenadas en el Museo de Historia de Armenia.

Azerbaiyán descontenta con las alfombras que se salvaron de Sushi

En relación con la inauguración de la exposición, el Ministerio de Cultura de Azerbaiyán protestó ante la UNESCO y declaró que las alfombras armenias y de Shushi son ejemplos de su patrimonio nacional, una parte integral de Azerbaiyán – Karabaj, y esta exposición es otro caso de apropiación indebida por parte de Armenia.

Una vez más, los azeríes – como los turcos- tratan de apropiarse de la herencia armenia, justificando así su invasión a los territorios históricos armenios.

«La alfombra oriental no sólo no proviene de tribus nómadas, sino que el área de su origen no es Asia Central. La alfombra oriental es un derivado de las antiguas civilizaciones de las Tierras Altas armenias; que se encuentra en la encrucijada de las rutas comerciales más antiguas entre el oeste, el norte y el sur», asegura el Dr. Volkmar Ganzhorn

En Shushi operaban 4 museos públicos y 2 privados. Las exhibiciones del Museo Alfombras armenias de Shushi fueron las únicas evacuadas.

Según las autoridades de Artsaj, se están tomando medidas para salvar las exhibiciones de museos y el Patrimonio histórico y cultural que quedan bajo control de Azerbaiyán, en particular, ofreciendo un programa de intercambio a Azerbaiyán de artistas azeríes que quedaron de la guerra del año 91.

Peculiaridades de la alfombra armenia

Las alfombras armenias son famosas en el mundo debido a su belleza, patrones únicos y colores naturales. Tradicionalmente, desde la antigüedad se usaban alfombras en Armenia para cubrir pisos, decorar paredes interiores, sofás, sillas, camas y mesas.

Hasta el momento, las alfombras a menudo sirven como velos de entrada, decoración para altares de iglesias y sacristías.

Comenzaron a desarrollarse en Armenia como parte de la vida cotidiana, el tejido de alfombras era imprescindible en todas las familias armenias, ya que la fabricación de alfombras eran casi una ocupación femenina.

Las alfombras armenias son «textos» únicos compuestos de adornos donde los símbolos sagrados reflejan las creencias y nociones religiosas de los ancestros antiguos de los armenios que nos llegaron desde la profundidad de los siglos.

Los armenios se dedicaron al tejido de alfombras desde la antigüedad. La principal diferencia entre las alfombras armenias y otras es que las imágenes de animales y personas se usan como adornos.

Una de las peculiaridades de las alfombras armenias es el crucifijo. El patrón principal de este adorno es una o más cruces, que se representan en el marco o sin ellas. Si las cruces son varias, se ordenan en filas.

Otra de sus características es el nudo doble. El arte de tejer alfombras de cada nación tiene sus peculiaridades. Los maestros armenios tradicionalmente usaban nudos dobles, que todavía se usan hoy en día. Esta es una tecnología armenia única y conocida, que permite que las alfombras tengan una larga «vida».

Alfombras de Karabaj: Tejiendo una historia

Vardan Astsatryan señaló que las alfombras se tejen desde hace siglos en Artsaj y no sólo en talleres especializados, sino también en casas. Había escuelas de alfombras en los pueblos.

«Nuestro museo fue fundado en 2011 y tiene dos edificios», dijo. «El museo fue ayudado por un grupo de mecenas dirigidos por Alec Bagdasaryan de los Estados Unidos. Durante este tiempo hemos recogido casi todo tipo de alfombras de Artsaj, así como artículos antiguos de artesanía tradicional».

La idea de abrir el Museo de la Alfombra asegura lo tuvo hace mucho tiempo, especialmente teniendo en cuenta que en los años soviéticos se sacaron muchas alfombras Karabaj.

Fue inaugurado en Shushi, porque a lo largo de la historia esta ciudad fue la capital y centro cultural de Karabaj. A falta de estadidad armenia, la Iglesia Apostólica Armenia asumió un papel reglamentario en toda la nación, que se preocupaba no sólo por la educación de generaciones en el espíritu cristiano, sino también por la preservación y el desarrollo del patrimonio cultural. No es casualidad que por eso el patrimonio cultural se conservara principalmente en las iglesias, estudiado por archimandrites (guardianes).

La iglesia definió la dirección temática y ornamental de la fabricación de alfombras, así como mantuvo las tecnologías asociadas con el tejido de alfombras.

Sin embargo, la conexión entre la Iglesia y el arte de hacer alfombras fue cortada durante el genocidio armenio, cuando, además de numerosas vidas humanas arruinadas, el patrimonio cultural armenio fue saqueado.

«Otro de los principales objetivos del museo de alfombras en Artsaj es detener la cínica política de apropiación de la cultura armenia de Bakú, en particular, por Karabaj. No es ningún secreto que Azerbaiyán fraguó durante mucho tiempo su biografía con alfombras armenias y persas», aseguró Astsatryan

Evolución de las técnicas de las Alfombras de Shushi y Karabaj

La técnica del tejido recorrió un largo camino de desarrollo, desde productos sencillos tejidos en marcos de diversas formas, hasta alfombras de nudos de pila, que se han convertido en exquisitas obras de arte.

Inicialmente, un lienzo sólido de color natural comenzó a cubrir periódicamente líneas verticales, líneas en zigzag.

Es la línea vertical del dibujo la que crea una nueva técnica de tejido desconocida en la fabricación de alfombras. Así es como se sentaron los cimientos de la encuadernación de alfombras. Cruzar el filamento horizontal de la base y el hilo serrado del tablero hizo posible aparecer en la superficie lisa de varias formas geométricas acabadas: triángulo, cuadrangular, cruz, círculo, diamante, polígonos estelares.

Los dibujos temáticos en alfombras se adhirieron estrictamente a las formas clásicas, no se les permitió salir del marco no sólo en términos de ornamento, sino también de color.

Las alfombras armenias – en particular Karabaj – se distinguen por su originalidad y riqueza de símbolos. Las parcelas de alfombras también son interesantes. De particular interés son las cruces en flor. Por cierto, la imagen del samovar en algunas alfombras no es accidental. La cultura del consumo de té estaba muy desarrollada en Karabaj, todas las familias tenían samovares.

Es de recordar que el samovar es un recipiente metálico en forma de cafetera alta, dotado de una chimenea interior con infiernillo, y sirve para hacer té. Con el paso de los siglos, el samovar se ha convertido en un icono de la cultura rusa del té.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0