in ,

Demuestran la destrucción de todas las iglesias armenias en Najichevan

La destrucción de todas las iglesias armenias en Najicheván por parte de Azerbaiyán fueron demostradas por la investigación de Simon Maghakyan

Imágenes satelitales demuestran la destrucción de iglesias armenias en Najichevan

El académico Simon Maghakyan realizó una investigación en Najichevan para ver que quedaba de la herencia armenia autóctona tras su traspaso a Azerbaiyán por los rusos, y descubrieron al analizar fotos desclasificadas de la Guerra Fría que la destrucción de iglesias armenias fue completa. Maghakyan, profesor en la Universidad de Colorado en Denver, contó con el apoyo de UGAB y recibió ayuda de Argam Ayvazyan, Lori Khatchadourian, Adam T. Smith, y la ONG Research on Armenian Architecture. Su investigación fue publicada en inglés en The Art Newspaper’s.

La masacre de Agulis

La destrucción encubierta de la herencia armenio-cristiana en la república autónoma de Najichevan en Azerbaiyán fue expuesta en imágenes de espías de la Guerra Fría tomadas por Estados Unidos en la década de 1970 y publicadas aquí por primera vez.

“Oh Dios Todopoderoso, sé tan amable, dime: ¿Tú creaste mi Agulis o mi Agulis te creó a ti?”. Así, Agulis y sus ocho majestuosas iglesias armenias de Najichevan recibieron una serenata del autor musulmán azerbaiyano nominado al Premio Nobel de la Paz Akram Aylisli , que ahora vive bajo arresto domiciliario por escribir una novela sobre la gloria y la sangre de ese lugar mágico.

Ubicado en las estribaciones del sudoeste de la ex Unión Soviética, en el enclave de Najichevan en Azerbaiyán, Agulis ya era un pueblo deprimido cuando Aylisli nació en 1937, en el apogeo del terror estalinista. Sin embargo, siglos antes, había sido la pequeña ciudad más vibrante cultural y económicamente de esa región de contacto clave entre Europa y Asia: el Cáucaso.

Durante más de 2.000 años, la población armenia indígena de Agulis y el cantón más amplio de Goghtn (el actual distrito de Ordubad en Azerbaiyán) crearon una cultura única, incluida la poesía popular registrada ya en el siglo V que influyó en los compositores del siglo XX Aram Khachaturian y Komitas, quienes rastrearon su ascendencia en esa región. 

La existencia armenia de Goghtn terminó en el siglo pasado, primero durante el genocidio armenio de la era de la Primera Guerra Mundial, luego con un borrado físico completo de todos los restos culturales, luego de siglos de milagrosa supervivencia.

Mujeres armenias de Agulis Fotografía: Dmitri Yermakov (archivo histórico Argam Ayvazyan)
Mujeres armenias de Agulis Fotografía: Dmitri Yermakov (archivo histórico Argam Ayvazyan)

“Si se encendiera una sola vela por cada armenio asesinado violentamente el resplandor de esas velas sería más brillante que la luz de la luna», reflexionaba Aylisli en su novela prohibida Stone Dreams, que hace referencia a 1.500 años de conquista, ocupación y destrucción.

La propia madre de Aylisli, una honrada musulmana azerbaiyana residente de Agulis (Aylis en azerbaiyano) fue testigo de la masacre del 24 al 25 de diciembre de 1919, cuando las tropas otomanas, ayudadas por oportunistas azerbaiyanos locales, mataron brutalmente a toda la comunidad armenia. La masacre de Agulis formó parte de la campaña de la Turquía otomana de 1915-23 conocida como el genocidio armenio, en la que perecieron aproximadamente 1,5 millones de armenios, así como muchos asirios, griegos pónticos y yazidis.

Akram Aylisli en Agulis Imagen: cortesía de Katherine E. Young
Akram Aylisli en Agulis Imagen: cortesía de Katherine E. Young

A pesar de enterarse del trauma de su ciudad natal desde temprana edad, Aylisli se enamoró de sus llamativas montañas policromadas exaltadas por las majestuosas iglesias medievales construidas por los armenios. «Cada iglesia era exactamente del mismo color que la montaña contigua», escribió Aylisli sobre las ocho casas de culto cristianas de Agulis que sobrevivieron (varias otras habían sido destruidas durante y después de la Masacre de Agulis de 1919), construidas con arquitectura orgánica «como si había sido cortado entero de la montaña y colocado allí, donde a Dios le resultaba fácil y cómodo contemplarlo”.

Si bien Aylisli describe el remoto Agulis como un paraíso perdido, no era un lugar aislado. A partir del «Tratado de Paz y Fronteras» de 1639, los imperios musulmanes rivales de Oriente Medio entraron en un período de relativa estabilidad de ocho décadas. Fue durante este tiempo que los comerciantes armenios transcontinentales de Agulis se convirtieron en actores clave en el Comercio de la Seda, atravesando el Irán Safavid, la Turquía otomana, Rusia y Europa. 

Trajeron riqueza e ideas para armonizar la naturaleza, el patrimonio y la modernidad de Najichevan. Renovaron y construyeron una docena de iglesias armenias majestuosas, 17 fuentes qanat de agua de manantial, escuelas, bibliotecas, un centenar de tiendas de artesanías y fábricas textiles. 

Plantaron espléndidos huertos repletos de limones, aceitunas, manzanas, nueces, membrillos, moras y uvas. Este último, según el historiador medieval temprano Movses Khorenatsi.

fiesta de bodas en Agulis
Una fiesta de bodas en Agulis en el siglo XIX; En diciembre de 1919, la comunidad armenia de Agulis fue erradicada como parte de la campaña de la Turquía otomana, conocida como el Genocidio Armenio, que mató a alrededor de 1,5 millones de personas. Fotografía: Mesrop Papazian (archivo histórico Argam Ayvazyan)

Cuando se publicó Stone Dreams en 2012, evocó la nostalgia de muchos que habían visto u oído hablar del esplendor de Agulis. Después de todo, la ciudad se había convertido en un recuerdo lejano. Desde la disolución de la URSS, el gobierno de Azerbaiyán postsoviético prohibió a cualquier armenio, independientemente de su ciudadanía o profesión, visitar Agulis. 

Pero para el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, la novela aparentemente fue una pesadilla. Repentinamente, de la noche a la mañana, la posición de Aylisli en su país pasó de héroe a villano, todo por capricho del político. Aliyev revocó la pensión de Aylisli y el título de «Escritor del pueblo». Sus escritos fueron borrados de los programas escolares. Se le prohibió viajar. Los miembros de su familia fueron despedidos de sus trabajos. Sus libros fueron quemados públicamente.

El interior de Tovma, fotografiado por el investigador Argam Ayvazyan después de que convenció a los lugareños para que lo abrieran Imagen: Archivos de Argam Ayvazyan 1964-87

Borrado violento

Hasta Stone Dreams, Aylisli había sido el autor más famoso de Azerbaiyán, una figura venerada, sus libros traducidos a más de 30 idiomas. Sin embargo, a los ojos del presidente, el libro de 2012 cometió el más grave de los pecados: la “distorsión deliberada” de la historia, una fijación particular del líder autoritario de Azerbaiyán. Para él, la historia comunicada por Aylisli no era más que “fake news”.

De 1997 a 2006, Aylisli fue testigo del violento borrado de las huellas históricas que el presidente Aliyev consideró no aptas para la existencia. Los sucesivos presidentes de Aliyev, padre e hijo, Heydar e Ilham, junto con su leal pariente y sátrapa local Vasif Talibov, participaron en la destrucción encubierta de toda la herencia indígena armenio-cristiana de Najichevan. 

Esto incluyó en Najichevan 89 iglesias armenias, 5,840 cruces de piedras y más de 22,000 lápidas, una estimación basada en la documentación del investigador independiente Argam Ayvazyan de 1964-87 .

Los funcionarios azerbaiyanos ahora dicen que los monumentos armenios de Najichevan nunca existieron en absoluto, a pesar de haberlos etiquetado previamente , erróneamente, como “albanés caucásico”, en referencia a un pueblo extinto hace mucho tiempo. 

Después de una investigación de una década, este borrado fue expuesto por este escritor en Hyperallergic en 2019 . The Guardian calificó la exposición como “sólida como una roca”; un alto diplomático azerbaiyano, por otro lado, calificó la investigación como «un producto de la imaginación de Armenia«.

Pero la cronología de la destrucción de los 28.000 monumentos estimados se puede reconstruir con precisión. Aylisli envió un telegrama al presidente de su país, que se publicó en inglés por primera vez en la investigación de 2019. “Honorable señor presidente”, escribió Aylisli al presidente Heydar Aliyev el 10 de junio de 1997. “Recientemente me enteré de que en mi pueblo natal de Aylis se están realizando trabajos a gran escala para la erradicación de las iglesias armenias y cementerios de Najichevan … ” Aylisli concluyó con “la esperanza de que se tomen medidas urgentes de su parte para acabar con este malvado vandalismo”.

Pintura de las iglesias de Agulis de Lusik Aguletsi, el último armenio de Agulis, a quien Akram Aylisli recuerda en Stone Dreams como un joven artista
Pintura de las iglesias de Agulis de Lusik Aguletsi, el último armenio de Agulis, a quien Akram Aylisli recuerda en Stone Dreams como un joven artista

Indignación internacional

El telegrama de Aylisli no puso fin a la destrucción, pero la indignación internacional detuvo, aunque temporalmente, su objetivo más destacado, el cementerio de Djulfa en la frontera con Irán. 

En 2003, después de que Ilham Aliyev reemplazara a su padre fallecido, un ex líder de la KGB convertido en presidente, comenzó a bombear petróleo a los mercados occidentales a través de nuevos oleoductos. 

Envalentonado pero luchando con la legitimidad interna y la frustración por el conflicto no resuelto de Nagorno-Karabaj (que a principios de la década de 1990 había desplazado a casi un millón de personas, la mayoría de los cuales eran azerbaiyanos, y reducido las ciudades azerbaiyanas de Agdam, Fizuli y Jabrayil a pueblos fantasmas) , Ilham Aliyev comenzó a avivar el sentimiento anti-armenio para impulsar sus credenciales nacionalistas.

djulfa julfa najichevan

El 6 de diciembre de 2005, Talibov, el gobernante de facto de la república de Najichevan, emitió el decreto público núm. 5-03 / S , en el que se ordenaba una investigación e inventario de todos los monumentos locales como «el sello del azerbaiyanismo de esta antigua tierra». 

Días después, los pelotones del ejército azerbaiyano, captados en películas desde el otro lado de la frontera en el norte de Irán por el obispo Nshan Topouzian, fueron enviados a Djulfa (en armenio, Jugha) para acabar con la destrucción del cementerio armenio medieval más grande del mundo que albergaba varios miles de khachkars ( cruces de piedras). El gobierno de Azerbaiyán negó el vandalismo, afirmando que los armenios nunca vivieron en Najichevan.

En 2008, los resultados de la investigación se detallaron en la enciclopedia bilingüe (inglés y azerbaiyano) de monumentos de Najichevan, coeditada por el propio Talibov, con un prólogo que concluía que se había demostrado que todos los monumentos de la región “pertenecen a los turcos azerbaiyanos ”A pesar de la“ información sesgada … de los armenios ”.

La enciclopedia de Talibov enumeró cero monumentos armenios; sin embargo, incluso la Enciclopedia soviética azerbaiyana de varios volúmenes , que típicamente minimizaba la historia armenia, había notado las iglesias de Agulis. 

Dos años después de que Talibov publicara su enciclopedia, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, en colaboración con este escritor, publicó su primera  investigación sobre la destrucción cultural , documentando el borrado total de Djulfa. La investigación por satélite fue necesaria por la prohibición de Azerbaiyán del acceso internacional a la escena del crimen.

Hoy, el «Kuwait en el Caspio» sigue negando el pasado armenio de Agulis y persigue a Aylisli por admirar su antigüedad, reconocer su dolor y condenar su borrado. También prohíbe a los investigadores explorar la ciudad. En 2013, la periodista rusa independiente  Shura Burtin  logró colarse brevemente, el tiempo suficiente para asegurarse de que no quedaran iglesias armenias ni cementerios en Najichevan.

Conflicto en Nagorno-Karabaj

“Lo más difícil es aprender a mentir. Pero tan pronto como aprendes, todo avanza sin problemas ”, escribió Akram Aylisli en 2018, mientras contemplaba la perpetración y la negación de delitos de odio en su ensayo recientemente escrito.

A medida que la destrucción postsoviético de la herencia armenia en la región de Najichevan se hace visible a través de imágenes satelitales desclasificadas de la Guerra Fría; afirmando lo que relató un testigo ocular de Aylisli, parecen surgir nuevas amenazas. 

Tras el alto el fuego de noviembre de 2020 a la Segunda guerra de Nagorno-Karabaj; aproximadamente 1.000 sitios culturales armenios antiguos y medievales están ahora bajo el control de Azerbaiyán. Decir que estos sitios del patrimonio sagrado están en peligro podría ser una subestimación monumental.

El presidente de Azerbaiyán afirma que los armenios no son autóctonos de Nagorno-Karabaj, al tiempo que refleja acusaciones de genocidio cultural contra lso armenios porque habrían arrasado mezquitas. Los sitios sagrados armenios de Nagorno-Karabaj se enfrentan a un grave riesgo; sobre todo porque los azerbaiyanos continúan negando el borrado de Najichevan, declarando que los armenios nunca vivieron allí.

Si bien el mágico Agulis se fue para siempre, los recientemente desclasificados materiales ofrecen ayuda para reconstruir su paisaje histórico borrado. Un raro efecto secundario positivo de la Guerra Fría fueron las actividades mutuas de elaboración de mapas clandestinos y recopilación de imágenes satelitales por parte de Estados Unidos y la URSS. 

Gracias a ellos, se conservan las ubicaciones precisas, así como las imágenes discernibles de las principales iglesias armenias de Najichevan de Agulis. Todos son de la década de 1970, incluidos dos mapas producidos por la Oficina del Estado Mayor de la URSS que enumeran todas las iglesias principales e imágenes geoespaciales producidas por los programas de satélites espías desclasificados de los EE. UU.

Stepanos

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

La iglesia más al norte de Agulis, Surb Stepanos (San Esteban), fue, según Ayvazyan, probablemente fundada entre los siglos XII y XIII. Fue reconstruida en el siglo XVII, durante un auge de la construcción de iglesias en el este de Armenia; luego bajo el control de Irán Safavid, y renovada en 1845 y nuevamente a principios del siglo XX. La imagen de satélite muestra la iglesia fortificada y la sombra proyectada por su cúpula, que están ausentes en las nuevas imágenes de satélite.

Tovma

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Surb Tovma (Santo Tomás) fue uno de los complejos monásticos más grandes e importantes de la Armenia medieval. Un superviviente de la masacre de Agulis de 1919 relató en sus memorias que “este santuario supera a todas las iglesias armenias de Najichevan que vi en su magnificencia y, en particular, en su belleza interior”.

El complejo fortificado presentaba numerosas estructuras, incluido un altar al aire libre que según el folclore local era un templo pagano anterior al siglo IV. La inscripción sobre la puerta ornamentada, agregada durante una expansión de fines del siglo XVII, relata una tradición popular que fechaba el lugar sagrado en el siglo I: “Bartolomé [el Apóstol] llegó a Armenia y fundó aquí la casa del Señor por primera vez. Llamó al lugar en honor al apóstol Santo Tomás y estableció un trono episcopal, en el que colocó a su discípulo Komsi como supervisor de esta tierra, que es el distrito de Goghtn. Le entregó el rebaño elegido cerca de Agulis y su famosa llanura «.

Las imágenes de satélite muestran la desaparición completa de Tovma, seguida de la construcción posterior de una mezquita. Según Aylisli, los musulmanes azerbaiyanos boicotean la nueva estructura; ya que «las oraciones ofrecidas en una mezquita construida en el lugar de una iglesia no llegan a los oídos de Alá».

Kristapor

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Situado en una ubicación central privilegiada de Agulis, al otro lado del puente del famoso bazar (ahora destruido), Surb Kristapor (San Cristóbal). Según el folclore local, fue fundado en el siglo I por el apóstol Judas Tadeo. El comerciante Zakaria de Agulis relató la reconstrucción de la iglesia en la década de 1670; de la que sirvió como patrón, y la adición de una caja de donación sellada «con un candado europeo» en 1680.

Al igual que la cercana Tovma, Kristapor exhibió frescos del siglo XVII del célebre artista Naghash Hovnatan; quien también pintó la Santa Sede de Etchmiadzin, el centro de la Iglesia Armenia. A fines del siglo XIX, la iglesia estableció una escuela para niñas. Una fotografía de Kristapor adorna la cubierta de polvo de la trilogía de Aylisli Farewell, Aylis, traducida por Katherine E. Young. Las imágenes de satélite muestran la completa desaparición de la iglesia.

Mets Astvatsatsin

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Descrito por Aylisli como la “Meca y Medina para los armenios”; Mets Anapat Surb Astvatsatsin (Gran Ermita Santa Madre de Dios) era un gran complejo que descansaba en las colinas de Agulis, a 1,5 km al este de la ciudad. 

El monasterio fortificado incluía una docena de estructuras, además de la iglesia, viñedo, fuente y cementerios. En la década de 1980, Ayvazyan examinó 97 lápidas en Mets Astvatsatsin, 46 de las cuales mostraban inscripciones. Se cree que el sitio fue originalmente un santuario pagano; anterior a la adopción del cristianismo en el año 301 d.C.; reforzado por el descubrimiento de estatuillas paganas de arcilla y metal durante una renovación de 1874 que fueron inmediatamente destruidas por dos fanáticos religiosos.

Mets Astvatsatsin era un destino muy conocido para los peregrinos armenios de finales de la Edad Media; especialmente para la fiesta de agosto de la Asunción de la Santa Madre de Dios. 

Probablemente debido a su terreno rocoso, el contorno de los cimientos todavía se puede ver en las imágenes satelitales posteriores a la destrucción, lo que sugiere que el borrado total del sitio remoto puede haber representado un desafío monumental para el ejército azerbaiyano.

Hakob Hayrapet

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Reconstruida en el siglo XVII y renovada en 1901; Surb Hakob Hayrapet fue la más pequeña de las iglesias armenias de Najichevan sobrevivientes de Agulis. 

Los mapas del Estado Mayor de la URSS identifican la iglesia como un monumento cristiano, en lugar de una iglesia normal. Las imágenes dan fe de su completa desaparición.

Hovhannes

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Renovada en el siglo XVII, Surb Hovhannes Mkrtich (San Juan Bautista) fue una de las principales iglesias armenias de Najichevan en Agulis. También era famoso por ser el cementerio del sacerdote Andreas; quien en 1617 impidió la esclavitud sexual de los escolares armenios durante la visita del persa Shah Abbas afeitándoles la cabeza para que parecieran poco atractivos. Por eso, el furioso Shah hizo torturar y ejecutar al sacerdote.

En 1922, un sobreviviente de la masacre de Agulis visitó Hovhannes y relató que “su cúpula y campanario habían sido destruidos y la puerta removida. La iglesia había sido saqueada a fondo y luego derribada. Su patio y dos grandes jardines habían sido totalmente devastados, al igual que las casas y otros jardines contiguos ”.

Las imágenes de satélite muestran la iglesia en gran parte intacta, antes de su completa desaparición en las imágenes posteriores.

Amarayin

Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan
Imagen: Imágenes de satélite KH-9 Hexagon y Google Earth analizadas por Caucasus Heritage Watch y Simon Maghakyan

Las dos iglesias armenias contiguas de Agulis, una de las cuales es una basílica sin cúpula, son conocidas por varios nombres en Najichevan. Parece que también se destruyeron restos armenios históricos adicionales, incluidas las ruinas de casas, alrededor del complejo de Amarayin.

Cementerios y ruinas históricas en Agulis

El mapa del Estado Mayor de la URSS señala media docena de cementerios y muchas más ruinas. Debido a los desafíos sustanciales involucrados con la identificación de cementerios medievales; (combinados, Agulis tenía aproximadamente 2,000 lápidas históricas, muchas de las cuales fueron fotografiadas y esbozadas por Ayvazyan en las décadas de 1970 y 1980); nos abstuvimos de identificar los cementerios u otras ruinas, incluidos los grandes restos de Iglesia de Surb Shmavon (San Simón el Zelote).

1977 Sección del mapa del Estado Mayor de la URSS que indica las iglesias, cementerios y ruinas de Agulis
1977 Sección del mapa del Estado Mayor de la URSS que indica las iglesias, cementerios y ruinas armenias de Agulis en Najichevan

Respuesta de Tahir Taghizade, embajador de Azerbaiyán en el Reino Unido

“En primer lugar, debemos dejar en claro que no existe la ‘herencia armenia’ en la República Autónoma de Najchevan simplemente porque los armenios nunca vivieron allí. La investigación académica primaria sobre la historia de la región daría fe de ello. Los sitios o cementerios que no existen no se pueden destruir.

“Las afirmaciones de Armenia sobre la ‘herencia armenia’ en Najichevan no son más que un esfuerzo por respaldar su, otra más, reclamación territorial contra Azerbaiyán utilizando propaganda falsa y acusaciones infundadas.  Esto también es para desviar la atención del mundo del genocidio cultural que Armenia, en flagrante violación de las normas internacionales relevantes, incluida la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado y sus Protocolos, ha cometido en Nagorno Karabaj de Azerbaiyán. y siete regiones adyacentes durante su ocupación por las fuerzas armenias (1992-2020).

“Más de 400 monumentos, sitios religiosos y otros bienes culturales fueron totalmente destruidos, demolidos y profanados por Armenia para aniquilar cualquier signo de presencia cultural de Azerbaiyán en estos territorios. Las principales ciudades como Aghdam, Fizuli, Jabrayil, Zangilan, Gubadli, Lachin, Kalbajar fueron arrasadas. De 67 mezquitas y santuarios religiosos islámicos, 64 han sido destruidos o dañados y profanados de manera significativa. Más de 900 cementerios musulmanes, tumbas y santuarios quedaron en ruinas. Ahora que Azerbaiyán liberó estos territorios, se dispone de una gran cantidad de pruebas que verifican la magnitud del vandalismo cometido por Armenia.

“Lamentablemente, nuestros llamamientos a las organizaciones internacionales pertinentes para que investiguen los crímenes de guerra, incluida la destrucción deliberada, la apropiación indebida y la alteración de nuestro patrimonio cultural, así como la extracción ilícita de nuestros bienes culturales por parte de Armenia, han sido ignorados durante los 30 años de ocupación. Acogemos con satisfacción el interés que se muestra ahora a este respecto ”.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *