in

Si los turcos obtienen Syunik, Rusia quedará al margen de la historia. Por Alexander Svarants   

Para el profesor Alexander Svarants, Armenia debe buscar armas por fuera de Rusia y abandonar la OTSC para su defensa y seguridad o no podrá resistir a los turcos de Turquía y Azerbaiyán.

Un par de días antes del comienzo de la cumbre de la OCS en Samarcanda, por una extraña coincidencia se produjeron dos escaladas militares (aparentemente no relacionadas) en el espacio postsoviético. Específicamente, Azerbaiyán, que previamente había difundido desinformación sobre violaciones del régimen de alto el fuego por parte de Armenia durante más de una semana, en la noche del 12 al 13 de septiembre lanzó otra agresión contra Armenia utilizando armas pesadas, así como drones turcos e israelíes ( “Bayraktar-TB2” y Harop).

Las hostilidades activas duraron solo dos días y terminaron el 15 de septiembre. Según información oficial de Ereván, las tropas azerbaiyanas ocuparon 10 kilómetros cuadrados del territorio soberano de Armenia (en primer lugar, alturas estratégicas con el establecimiento del control sobre las comunicaciones), causó daños considerables a equipos militares y bienes civiles (incluso la ciudad turística de Jermuk fue bombardeada), las partes sufrieron pérdidas significativas en mano de obra (casi cientos de personas, incluidos civiles). Pero al mismo tiempo, Bakú acusó a Armenia de provocación, aunque el propio presidente Ilham Aliyev informó a su principal aliado, Recep Erdogan , sobre la finalización exitosa de la operación militar (la operación no se planean en un par de minutos, se desarrollan con anticipación). ¿Cómo comenzó Armenia una agresión, si experimenta escasez de armas con las que debe luchar? Además, Bakú entregó 130 cuerpos de armenios asesinados a Ereván, lo que da testimonio directo de la anexión del territorio de Armenia.

Los askers azerbaiyanos volvieron a aplicar métodos de vandalismo medieval y asesinato a los soldados armenios heridos y capturados.

Pero tan pronto como se detuvo el conflicto en Transcaucasia que desencadenara Azerbaiyán y que se detuviera gracias a la intervención de fuerzas externas (en particular, Rusia y los Estados Unidos) y también por los logros de los objetivos establecidas por Bakú para esa etapa , se desató un nuevo conflicto entre Kirguistán y Tayikistán con el uso de equipo pesado (tanques, artillería) y los mismos drones turcos Bayraktar-TB2 en otro teatro de la zona de responsabilidad de la OTSC.

Naturalmente, tanto en el primer como en el segundo caso, los drones turcos fueron utilizados por Azerbaiyán y Kirguistán (es decir, los países turcos del espacio postsoviético). Cabe destacar que uno de ellos no es miembro de la OTSC, mientras el otro sí lo es. En otras palabras, Kirguistán, así como Kazajstán y Uzbekistán están armados con armas y equipos militares turcos, donde no hay restricciones para Bishkek y Astana sobre la elección de un proveedor externo que además es miembro de la OTAN.

Nikol Pashinyan, en su discurso en el Parlamento de la República de Armenia el 13 de septiembre sobre la situación de crisis actual, señaló que en el mundo hay países que no quieren vender armas a Armenia, y también hay países que están dispuestos a hacerlo pero que hay un país en particular que no lo permite.

A partir de este mensaje de Pashinyan se llegó a la conclusión de que las fuerzas armadas de Armenia no tienen un arsenal óptimo de armas y equipos modernos que puedan garantizar el equilibrio de fuerzas en relación con Azerbaiyán y evitar la amenaza de reanudación de la guerra.

Bueno, si Armenia sigue siendo al menos un aliado militar formal de Rusia y un miembro de la OTSC, los armenios deberían recibir el flujo principal de armas desde la Federación rusa (sería extraño suponer que la exportación de armas a Armenia provenga de Kazajstán o Kirguistán). Si Armenia tiene problemas con el suministro de armas, es obvio que las autoridades rusas dejaron de suministrarlas (cumpliendo, por ejemplo, la voluntad del amigo Aliyev), o bien redujeron significativamente estos suministros, o ellos mismos están experimentando problemas de escasez de armas debido a la guerra en Ucrania (aunque fuera diferente este asunto del 10 de noviembre de 2020 al 24 de febrero de 2022).

Según fuentes armenias, Rusia dejó de pagar el 80% del suministro de armas a Armenia desde noviembre de 2021, lo que nos hace preguntar quién, si no Rusia, prohíbe a Armenia comprar armas a otros países (y, sobre todo, de los mismos países de la OTAN con tecnología avanzada), y por qué Rusia, siendo el eje y el centro de la OTSC, en este caso aplica un doble rasero a sus aliados en el bloque. En particular, si Armenia no puede comprar armas a los Estados Unidos (o a Francia, Canadá, Grecia, España, Irán, etc.), ¿por qué Kirguistán y Kazajstán pueden comprar los mismos drones Bayraktar-TB2 y otros tipos de armas a un miembro de la OTAN de Turquía? Y esto sin contar con la especial condición de que Armenia experimente una amenaza real de guerra por parte de Azerbaiyán y Turquía.

Turquía, después del éxito de Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj en el otoño de 2020 con la imposición de Armenia a la derrota, ya no oculta sus planes para una salida geopolítica y militar estratégica sistémica al histórico Turkestán con objetivos pragmáticos de exportar los recursos naturales de los países turcos de Asia central sin pasar por Rusia a través del Caspio, Azerbaiyán y el mismo «corredor Zangezur». No es casualidad que Turquía, después de la segunda guerra de Karabaj, el 12 de noviembre de 2021, transformara la creado Comunidad de Estados turcos (Unión Turca) del el 3 de octubre de 2009 en una Organización de Estados Turcos, y que ahora esta pasando a formar un ejército común del Turan.

Después de la firma de la declaración de Shusha del 15 de junio de 2021, Turquía ya casi creó un ejército común con Azerbaiyán.

Pero por alguna razón, las autoridades en Moscú prefieren no darse cuenta de este obvio proceso. Por lo tanto, el conflicto local de septiembre entre Kirguistán y Tayikistán antes de la Cumbre de la OCS en Samarcanda no fue accidental (aunque el problema del reajuste fronterizo entre estas repúblicas no apareció ayer, sino desde el momento de la sovietización de Turkestán por los esfuerzos del gobierno bolchevique). Parece que es la mano de Turquía la que está detrás de estas dos exacerbaciones en Transcaucasia y Asia Central con el fin de demostrar su política, fuerza y capacidad para desestabilizar la situación contra los intereses de la misma Rusia y, por supuesto, Irán, teniendo en cuenta la posición de Teherán sobre la frontera armenio-azerbaiyana y la alianza natural con el Tayikistán de habla persa.

Por desgracia, Rusia solo se limita a llamamientos verbales a las partes en conflicto para el cese de las hostilidades y la resolución política y diplomática de las cuestiones controvertidas. Pero, ¿Cómo apaciguar al agresor con el lenguaje de Cervantes o con la diplomacia verbal, si detrás de él hay un miembro importante de la OTAN, la hermana Turquía?

El conocido politólogo azerbaiyano Arif Yunus , que ahora vive en los Estados Unidos y tiene una posición pro-ucraniana a la luz del ataque de Rusia, en una de sus recientes entrevistas con los medios ucranianos declaró sin rodeos que Turquía (Erdogan, en particular ) no se preocupa por Rusia, porque para ellos la Federación Rusa es un enemigo estratégico y atenta contra sus intereses nacionales. Es difícil para mí objetar al experto azerbaiyano (o ahora estadounidense) Yunus, porque tiene razón en sus evaluaciones de la fraterna Turquía. Otra cosa es que los expertos rusos por alguna razón no ven ni escuchan a Yunus…

Desarrollando los argumentos de los expertos pro-turcos, uno llega involuntariamente a la conclusión de que Ankara anticipa la debilidad de Rusia (que está relacionada con la situación en Karabaj, y con la continuación de la crisis en Ucrania, y con el debilitamiento de las posiciones en Central Asia) y, de manera lenta pero segura, procede a implementar sus planes estratégicos en el marco de la doctrina revanchista del neo-otomanismo, neo-panturkismo y neo-panturanismo.

Turquía tiene la intención de unir todo el sureste del espacio postsoviético desde Armenia hasta la frontera con China (República Autónoma Uigur de Xinjiang) con su territorio como parte del ambicioso proyecto chico-turco «One Belt, One Road», donde Rusia podrá obtener acceso al mundo a través de la «ventana turca» (el precio de emisión es Karabaj y el «corredor Zangezur»). En Samarcanda, el presidente Erdogan, rodeado de jefes de estado de habla rusa, parecía, si no el dueño de la situación, algo así.

Hoy, Turquía puede permitirse el lujo de declarar al mundo entero que respalda al hermano Azerbaiyán y apoya la evidente agresión de Bakú contra Armenia, miembro de la OTSC. La Rusia moderna, a pesar de las alianzas militares firmadas con Ereván a nivel bilateral y multilateral y el despliegue de su base militar con guardias fronterizos en el territorio de Armenia, no solo permite tales declaraciones, sino que se limita a llamados a la paz con una peculiar evaluación de hechos reales, tildando de «conflicto fronterizo» en lugar de «agresión militar».

Es cierto que hace 20 años, en mayo de 1992, la administración del presidente Boris Yeltsin , con una declaración a nivel de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de la CEI, el mariscal del aire Yevgeny Shaposhnikov , pudo advertir severamente a Turquía que no cruzara el “líneas rojas” a lo largo de la frontera con Armenia, y el presidente Turgut Ozalse vio obligado a tener en cuenta esta opinión del líder ruso. Pero los tiempos y los líderes cambiaron y con ellos, la política.

Rusia, después de la crisis ucraniana, sometida a severas sanciones económicas por parte del Occidente colectivo, como lo hicieron los bolcheviques en la década de 1920, se vio obligada a buscar una «ventana al mundo exterior» en Asia, donde Turquía parece ser una de las opciones confiables y prometedoras.

Rusia está vinculada económicamente a Turquía (turismo, centrales nucleares, gasoductos «Blue Stream» y «Turkish Stream»). ¿Cómo Armenia puede convertirse hoy en un obstáculo para el desarrollo de las relaciones ruso-turcas? Además, es poco probable que Rusia sea capaz de llevar un conflicto militar en dos frentes, uno con Turquía y detrás con Azerbaiyán.

¿Cómo llegamos a esto? ¿Cómo no previeron los ministerios de Relaciones Exteriores de Rusia (Ministerio de Relaciones Exteriores e Inteligencia) tal reacción de Occidente ante la crisis de Ucrania? Esta es más bien una pregunta retórica, y a juzgar por la reunión de los miembros del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa en vísperas del ataque a Ucrania del 22 de febrero de este año. uno podría tener la impresión de que estos departamentos no tenían información tan objetiva o no tuvieron el coraje de advertirlo. La esperanza de una analogía con Georgia en agosto de 2008 no se confirmó en Ucrania en febrero de 2022.

La apelación de Armenia a la OTSC bajo el art. 4 sobre la provisión de asistencia militar terminó, como en mayo de 2021, en algo casi nulo. No se puede decir que la OTSC no respondiera en absoluto a la solicitud de su miembro. Se creó un grupo de trabajo de seguimiento, el jefe del Estado Mayor Conjunto de la OTSC, el coronel general A. Sidorov, partió a Armenia y trabajó para estudiar la situación en el lugar con una conclusión preliminar: la inadmisibilidad del método militar para resolver el problema y la esperanza de la diplomacia. Además, las propias hostilidades ya habían terminado antes de la llegada del grupo de trabajo.

Por supuesto, es mejor terminar cualquier guerra e incidente con métodos de negociación política que con el uso de la fuerza. Sin embargo, en todos los casos debe excluirse la agresión y la anexión de territorios con la amenaza de una nueva guerra. Las afirmaciones del grupo de expertos rusos de que el último ataque de Azerbaiyán contra Armenia es solo un incidente fronterizo, y que la OTSC y Rusia no pueden cumplir con sus obligaciones de aliado militar con Armenia, ya que no hay demarcación de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán, son al menos sorprendentes, por no decir ridículas.

Prácticamente después del colapso de la URSS, la mayoría, si no todos los Estados de la CEI (incluidos los países miembros de la OTSC) no tienen una frontera completamente desmilitarizada y demarcada (incluida Rusia) con todos sus nuevos vecinos. Sino entonces, ¿por qué se creó la OTSC como organización de seguridad militar, si nadie tenía fronteras demarcadas?

¿No hubiese sido mejor llevar adelante el proceso de demarcación según los mapas del mismo Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la URSS, y luego formar la OTSC? ¿Por qué Rusia envió sus guardias fronterizos (FSB) a la misma región de Syunik de Armenia en la frontera con Azerbaiyán si, en su opinión, el FSB ruso no sabe dónde comienza y termina la frontera armenia?

Además, Rusia, por boca de su presidente Vladimir Putin, viene afirmando a armenios y azerbaiyanos que solo ella conoce estas fronteras de acuerdo con los mapas del estado mayor general de las fuerzas armadas de la URSS y que no necesita a ningún otro país que se inmiscuya. Y por último, Jermuk es tradicionalmente conocida como una ciudad turística de Armenia, ¿por qué las tropas azerbaiyanas lanzaron ataques de artillería contra ella y asustaron a los turistas?

Las autoridades de Armenia no pueden explicar a su sociedad por qué firmaron acuerdos militares con la misma Rusia y la OTSC si a la hora de amenaza y agresión externa no reciben la asistencia militar esperada. Unos culpan a las propias autoridades de Armenia, otros a Rusia, y algunos a la hermandad turca de Azerbaiyán con miembros de la OTSC. Pero al final queda claro que Armenia resultó ser un «pasajero accidental» en este bloque de países con diferentes intereses, y que no puede contar con la ayuda militar de la OTSC contra Azerbaiyán, detrás de la cual está Turquía. Hasta los expertos, políticos y medios de comunicación rusos hablan directamente de esto.

Hay quienes acusan absurdamente a las autoridades armenias (en particular, el primer ministro Nikol Pashinyan) de aficiones pro-occidentales con George Soros, por lo que Rusia no le brinda asistencia militar. Si Pashinyan es tan odiado por las autoridades rusas, ¿por qué tratan con él y lo aceptan como un aliado? Rusia firmó tratados con Armenia, y no con una persona específica con un apellido armenio. Y en la carta de la OTSC no hay una cláusula de «no proporcionar asistencia militar a uno de los miembros si está interesado en Occidente, pero permanece en la Organización». Cuando Pashinyan firmó con Aliyev todas las propuestas desfavorables para Armenia a pedido de Rusia, nadie lo tildó de pro-occidental o pro-turco. Pero tan pronto cuando Pashinyan recurre a la organización pidiendo se cumpla los documentos firmados sobre asistencia militar, se recuerda que es pro-occidental, pro-estadounidense, pro-francés y quién sabe qué más.

Cuando las autoridades Armenias comenzaron a hablar sobre las conclusiones pertinentes y la posible salida de la OTSC, surgió la histeria sobre la supuesta traición de Armenia… Qué podemos decir aquí, salvo que el absurdo aún no llevó a nadie al éxito. Si están más interesados en Azerbaiyán y Turquía que en la propia Armenia, entonces, ¿por qué la histeria sobre su partida?

¿Cuál es la conclusión? Y en realidad, ¿Qué quieren Azerbaiyán y Turquía de Armenia, que no pueden recibir y que por ello cada vez que pueden comienza una agresión militar?

Bakú, como la parte ganadora, exige que Armenia: a) firme un tratado de paz con el reconocimiento de Nagorno-Karabaj como parte de Azerbaiyán de jure, porque entiende que la conocida declaración del 9 de noviembre de 2020 no es un documento legal e internacionalmente reconocido; B) proporcionar el «corredor de Zangezur» para vincular a Azerbaiyán continental con la autonomía de Najichevan y Turquía con los derechos de extraterritorialidad (en realidad, proporcionar el camino más corto para la conexión geográfica de los países turcos de la CEI con Turquía; C) ceder a Azerbaiyán todos los antiguos enclaves en el territorio de la antigua RSS de Armenia. De lo contrario, Bakú amenaza con la guerra y la anexión de todo Zangezur y Sevan (con este fin, el tándem turco-azerbaiyano ya proclamó la creación de la llamada República Goycha-Zangezur en las tierras armenias).

¿Qué ganará Rusia con implementar esta agenda? Moscú cree que al hacer tales concesiones en el territorio de Armenia, Rusia adquirirá el control sobre la ruta de tránsito estratégica a través de Zangezur hacia Turquía y el resto del mundo, lo que le permitirá influir sobre Turquía y todo el este hasta China, así como transitar sus mercancías (incluido, por extraño que parezca, el gas) hacia Europa.

Sin embargo, las esperanzas de Rusia son muy controvertidas y no tienen un argumento sólido, porque con la pérdida del armenio Zangezur, Turquía se fortalecerá objetivamente, ingresará a Asia Central y la propia Rusia quedará al margen de la historia.

Ankara, atrincherada en estas regiones del espacio postsoviético, con el tiempo, por razones económicas y etnopolíticas objetivas, extenderá sus ojos al territorio de las entidades turcas de la propia Federación rusa. Pero para entonces, puede haber otras autoridades y expertos en Rusia que tendrán que hacerlo mucho más difícil que sus predecesores.

Además, todo el absurdo de las esperanzas de los expertos rusos sobre el tráfico de gas ruso a través de Zangezur se reduce al hecho de que, en primer lugar, para esto es necesario construir un nuevo gasoducto de gran capacidad; en segundo lugar, si Europa y los Estados Unidos están de acuerdo con esta comunicación, entonces, junto con Turquía, planean recibir gas principalmente de Turkmenistán, Kazajstán, Uzbekistán y Azerbaiyán (en total, esto es aproximadamente el 10% de las reservas mundiales de gas). En consecuencia, la propia Rusia en este caso rechazará su propia firma en la convención histórica del Caspio en Aktau en 2018, que será un serio desafío para Irán con casi el 20% de las reservas probadas de gas del mundo. Pero incluso en este caso, ¿cómo va Rusia a suministrar su gas a Europa eludiendo las sanciones, si este régimen está bajo un estricto control de Estados Unidos y Gran Bretaña?

Para ilustrar la cambiante posición de Turquía, se puede citar el acuerdo turco-ruso del 5 de agosto de 2022 en Sochi sobre cooperación bancaria con la adopción de la tarjeta rusa MIR.

Como se sabe, 5 de los principales bancos turcos acordaron aceptar la tarjeta. Pero después de un mes y medio, el 19 y 20 de septiembre de este año, dos de los 5 bancos turcos más grandes (Iş Bank y Denizbank) se negaron a usar la tarjeta citando la amenaza de sanciones occidentales y una severa advertencia de los Estados Unidos y Gran Bretaña. Al mismo tiempo, Ankara, por las mismas razones de la amenaza de sanciones, negó a Rusia el derecho a entrenar a sus pilotos de aviación civil en simuladores turcos para aviones Boeing 777 y 750.

¿Dónde están entonces las garantías de Rusia de que los turcos no harán esto con el gas ruso por el «ojo vigilante» de Londres y Washington? ¿Qué es lo que Armenia recibirá como resultado de tales concesiones? Con su máxima implementación, Armenia una vez más perderá su condición de estado y se disolverá en el mundo turco.

Sin embargo, Armenia puede cambiar la estrategia de ser el «amortiguador anti-Turan» al de «puente del mundo turco» si se tienen en cuenta sus intereses: a) la apertura de la carretera a través de Zangezur (Meghri) con el régimen más favorable solamente para Azerbaiyán en términos de flujos de pasajeros y carga a Najichevan; b) la solución del problema de Karabaj asegurando los intereses de los armenios de Karabaj; c) amplia integración de Armenia en la economía regional y mundial con acceso a los puertos marítimos de Turquía.

Nikol Pashinyan declara hoy que no acepta la lógica del «corredor Zangezur», porque en la declaración del 9 de noviembre solo hay un punto sobre el «corredor Lachin» para la comunicación sin obstáculos entre los armenios de Karabaj y Armenia y el control de el camino por las fuerzas de paz rusas. Pero, en mi opinión, Nikol Pashinyan es astuto o no termina de negociar. El hecho es que la declaración mencionada, con ausencia de un mandato internacional le da a las fuerzas de paz rusas solo 5 años de estadía en Karabaj, y solo Alá, Aliyev y Erdogan conocen el destino deplorable de las fuerzas de paz rusas en Karabaj. ¿Y como planea Pashinyan garantizar una comunicación sin obstáculos entre Armenia y Karabaj a través del corredor de Lachin, si no establece con Aliyev una conexión similar entre Azerbaiyán y Najichevan a través de Zangezur?

Además, Azerbaiyán ofrece no solo una carretera a Najichevan, sino tránsito internacional con una red de carreteras (carretera, ferrocarril y, quién sabe, tal vez energía). Todo el asunto se trata sobre estatus y control y sobre esto deberían tratarse las negociaciones directas entre Ereván y Bakú.

Si Rusia, de acuerdo con Turquía y Azerbaiyán, comienza a presionar a Armenia en términos de su rendición final y la firma de una paz desfavorable con Bakú, entonces la propia Rusia en el corto plazo, se enfrentará a la amenaza de la pérdida total de Karabaj y Armenia, y eventualmente perderá todo el Cáucaso.

En cualquier caso, con la simple firma de la paz con Armenia, Azerbaiyán no mantendrá a las fuerzas de paz rusas en Karabaj, y Turquía pedirá que se eliminen las bases militares rusas y los guardias fronterizos de la propia Armenia como un elemento extranjero innecesario. ¿Qué argumentos podrán esgrimir las autoridades Armenias contra este resultado, incluso ante su propio pueblo? Prácticamente ninguno, porque a la hora del balance, estas bases rusas y sus pacificadores no cumplieron con sus obligaciones con Armenia y Karabaj.

No sabemos qué contenido del proyecto de nuevos acuerdos entre Ereván y Bakú proponen Moscú y Bruselas.

Por alguna razón, pareciera que Rusia estaría de acuerdo con la pronta apertura del «corredor de Zangezur» y el establecimiento de un control fronterizo del tráfico, pero no está de acuerdo con la solución final del problema de Karabaj. De lo contrario, Rusia perderá el control de Karabaj y todo el Cáucaso.

A su vez, Bruselas podría ofrecerle a Aliyev que retome la cuestión del estado de Karabaj y obtenga a cambio tránsito a través de Zangezur a Turquía y a Europa. Y esto no lo definió Charles Michel, sino los Estados Unidos. Los contornos de esta opinión están determinados por la posición de Washington y París sobre el destino del grupo de Minsk de la OSCE, el nombramiento del experimentado diplomático Philip Riker como representante especial del Secretario de estado para las relaciones armenio-azerbaiyanas y copresidente del MG y, finalmente, las recientes visitas a Ereván del director de la CIA William Burns y la jefa de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos Nancy Pelosi (sin mencionar la primera visita a Ereván y Bakú del propio Philip Riker en los días de la próxima escalada).

Estados Unidos está decidido a opinar sobre la cuestión Transcaucasia y Karabaj. Es poco probable que hoy Estados Unidos quiera abrir tan rápido el tránsito internacional desde China a través del mundo túrquico y el “corredor Zangezur” hacia la UE, si Washington y Pekín mantienen tensión en relación a los temas de Ucrania, Rusia y Taiwán.

EE.UU. puede cerrar (o «congelar») la carpeta nuclear de Irán y abrir paso por el mismo «corredor de Zangezur» (Armenia) al tránsito de gas iraní hacia la UE. Al mismo tiempo, Ilham Aliyev, por el éxito en Karabaj en el otoño de 2020, en gran parte debido al apoyo militar y político directo de Turquía, hoy no puede estar satisfecho con una adquisición de Karabaj sin abrir ese mismo «corredor Zangezur» para Turquía, que es la entrada más corta en el mundo túrquico (Turan) . Erdogan no está tan interesado en el destino de Karabaj como en Zangezur y la implementación de la ambiciosa estrategia del neo-otomanismo y el neo-panturanismo. Recep Erdogan, siendo un sutil político oriental con una rica tradición histórica de la era otomana, recuerda a sabiendas a Aliyev y al resto de los retratos de generales turcos durante la Primera Guerra Mundial (los mismos Enver Pasha , Nuri Pasha y Kazym Karabekir), quien dejó la idea y los contornos de Turan como legado a los turcos, en cuyas bayonetas se creó el propio Azerbaiyán en 1918 con su centro en Bakú. Entonces, Aliyev tiene que cambiar a métodos militares de presión sobre Pashinyan cada vez, con la posición hasta ahora silenciosa de Putin.

Y todo esto gravita en la posición de Washington, que es capaz de cambiar el curso de los acontecimientos en la región.

En estas condiciones, Armenia se encontró que debía buscar una nueva arquitectura de seguridad, nuevos socios externos que acuerden brindarle la oportunidad de adquirir las armas y el equipo militar necesarios para garantizar la seguridad y fortalecer la capacidad de defensa del estado armenio. Los armenios son capaces de luchar, y es prematuro celebrar la victoria de Azerbaiyán. Esas fuerzas externas pueden ser países con los últimos tipos de armas (es decir, Estados Unidos, Francia, Canadá, India, Irán).

El gobierno armenio se vio hoy obligado a hablar de esto, y es el deber de cualquier gobierno, en primer lugar, pensar en sus intereses y seguridad nacionales.

En Moscú, como si fuera un equipo de patrocinadores políticos, varios expertos conocidos y poco conocidos vieron en las declaraciones pro-armenias de la presidenta de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, quien visitó Ereván el 17 y 18 de septiembre, la disposición de los Estados Unidos para proporcionar asistencia militar a Armenia, una especie de rastro de traición a la amistad secular con Rusia. Esta es una afirmación inmoral e infundada, porque nadie traiciona a Rusia en esta situación. Cada estado tiene el deber de pensar en su defensa y seguridad, de lo contrario no existe el estado mismo. No es culpa de los armenios que la OTSC persiga otros objetivos y no planee garantizar la seguridad militar de Armenia. Pero dado que la OTSC se declaró como una organización militar y, como resultado, se convirtió en una estructura diplomática y de papel, Armenia está obligada a sacar conclusiones de esta actitud hacia sí misma y revisar la arquitectura de su seguridad.

Los países de la OTSC tienen derecho a entrar y salir. Azerbaiyán, bajo Heydar Aliyev, también se unió a esta organización en septiembre 1993, pero en abril 1999, habiendo resuelto el problema del tránsito de oleoductos y gasoductos sin pasar por Rusia hacia el oeste, abandonó la Organización por que «la OTSC no ayuda a resolver el problema de Karabaj». Armenia puede elegir la misma fórmula (lástima que sea con 23 años de retraso). Uzbekistán en general se convirtió en el campeón de la entrada y salida de la OTSC, repitiendo dos veces ese camino y ahora congelando su membresía. Que Armenia suspenda, como mínimo, su membresía en la OTSC, resuelva el problema del armamento de su ejército y la cuestión de Karabaj con Azerbaiyán, y luego puede regresar a ella (si para entonces, por supuesto, la OTSC persiste o existe una necesidad similar). El mismo Erdogan, en respuesta al caso de que Estados Unidos se niegue a vender el sistema Patriot y los cazas F-16 a Turquía, dice directamente que nosotros mismos cuidaremos nuestros intereses y compraremos armas donde lo consideremos necesario. Erdogan confirmó esto en la situación con la compra del sistema de defensa aérea ruso S-400. Y lo hace bien, pero nadie habla de la traición de Turquía. Y todavía permanece en la OTAN.

Algunos expertos armenios creen que con la salida de Armenia de la OTSC, Azerbaiyán se unirá a ella y, junto con Rusia, harán una campaña militar contra Ereván. Es poco probable que Aliyev se una a la OTSC y se comprometa con obligaciones innecesarias (además, es el hijo fiel de su padre y no cambiará la decisión de Heydar Aliyev). Además, ¿para qué Azerbaiyán se uniría a la OTSC, cuando creó un ejército común con Turquía, miembro de la OTAN? Pero incluso si Bakú decide unirse a la OTSC, allí encontrará verdaderos socios. ¿Irá Moscú a la guerra contra Ereván a favor de Bakú y Ankara? No se puede excluir nada en la práctica sobre el principio de «nunca digas nunca». Y la historia de 1920 recuerda a Armenia diferentes enfoques y lecciones amargas.

Es cierto que ¿Qué cambiaría para la seguridad de Armenia si permanece en la OTSC, si no recibe las armas necesarias y continúa sufriendo ataques y derrotas periódicas por parte de Azerbaiyán, que no es miembro de la OTSC, quien mantiene relaciones de alianza estratégica con Rusia y que a su vez es un aliado estratégico de Turquía? Las autoridades y sus oponentes en Armenia y fuera de sus fronteras no dan respuestas claras a esta pregunta.

Sin embargo, hoy, además de Rusia y Turquía, hay otro mundo que puede no permitir tal escenario para la destrucción de los pueblos antiguos. Ucrania ha demostrado que el «bosque de los accidentes» puede trastornar todos los planes. En particular, Armenia no está incluida en los planes de destrucción de Irán, de Estados Unidos o Francia. Y Armenia no va a rechazar la unión con Rusia.

El experto del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), Sergei Markedonov, cree que las fuertes declaraciones del jefe de la Cámara de Representantes del Congreso de los EE. UU. en Ereván son solo palabras que no están respaldadas por hechos. ¿Creerá que tal vez es una campaña electoral, o un mensaje a los poderes regionales sobre la nueva política de Washington? Es difícil estar de acuerdo con la idea de que es una campaña electoral de Pelosi, porque ya recibirá el apoyo de la diáspora armenia en Estados Unidos por sus muchos años de contribución al reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de Estados Unidos. Pero un cambio o nuevos elementos de la política regional de EE. UU. en relación con el sur del Cáucaso si puede ser bastante real.

El experto estadounidense de origen armenio Richard Kirakosyan también cree que las declaraciones de Pelosi en Ereván no significan en absoluto el suministro inminente de armas estadounidenses a Armenia. También aconseja a los armenios que mantengan el equilibrio entre Rusia y Occidente en este asunto. Parece que el estadounidense y el ruso coincidieron en Pelosi, pero con la diferencia de que Armenia necesita equilibrar entre los dos centros con fuerzas interesadas en el Cáucaso Sur.

Richard Kirakosyan, según fuentes azeríes, es un serio experto en economía y seguridad, mantuvo vínculos profesionales con la CIA y la DIA, ensenado a las fuerzas especiales de EE. UU. en la base de Fort Bregue y sirvió de enlace entre el Comité Económico Conjunto del Congreso de EE. UU. y líderes extranjeros y agencias de inteligencia. Es extraño que los armenios tengan profesionales de alto nivel tan poco conocidos, pero al mismo tiempo tengan un servicio de inteligencia nacional débil. Por lo tanto, Armenia ya no puede vincularse a las obligaciones y restricciones del bloque de la OTSC. Ereván mantendrá todos los acuerdos con Moscú, tratará de resolver sus agudos problemas de defensa y armamento con nuevos socios, pero no contra los intereses de Rusia.

Si los turcos obtienen Syunik, Rusia quedará al margen de la historia. Por Alexander Svarants   
Para Alexander Svarants, Armenia debe buscar armas por fuera de Rusia y abandonar la OTSC para su defensa o no podrá resistir a los turcos.

Aunque la OTSC fue creada y dirigida por Rusia, el presidente Vladimir Putin obviamente entiende que los miembros de esta organización no tienen, en general, intereses comunes en materia de política y seguridad regional. Ni Kazajstán, ni Kirguistán, ni siquiera Bielorrusia van a luchar contra Azerbaiyán o Turquía por los intereses de los armenios en Karabaj o Zangezur.

En general, los intereses armenios en las mismas provincias son de poco interés para Moscú, solo se correlacionan con los intereses de la propia Rusia. Pero Moscú hoy no puede o no quiere chocar con los intereses de Turquía y su aliado Azerbaiyán (especialmente militar). Por lo tanto, Armenia ya no puede atarse a las obligaciones y restricciones de la OTSC. Ereván mantendrá todos los acuerdos con Moscú, intentará resolver sus agudos problemas de defensa y armamento con nuevos socios, pero no en contra de los intereses de Rusia.

Y si aún en este caso Armenia no recibe una solución a sus problemas, entonces Ereván debe dirigirse oficialmente al presidente de Rusia con una propuesta para aceptar a Armenia como parte del estado Ruso (especialmente, la versión rusa de «carretera en lugar de Karabaj» es más que aceptable para los armenios en la situación actual).

La alternativa a esto sería una rendición completa a Turquía, con todas las consecuencias resultantes para Armenia y Rusia.

En Samarcanda, el líder chino Xi Jinping señaló que el mundo moderno entró en un estado de turbulencia. Con todas las discrepancias, asistimos a un cambio en la arquitectura de la macroseguridad, donde los sujetos de las relaciones internacionales tendrán que decidir.

En este nuevo mundo, Rusia debe ocupar el lugar que le corresponde y es clave. Pero el resultado de este proceso depende de la propia Rusia y de sus políticas. Armenia, manteniendo el respeto por Rusia, debe pensar en su defensa y seguridad, cuyo fortalecimiento solo beneficiará a Rusia, y no al revés.

Alexander Svarants – Doctor en Ciencias Políticas, Profesor. Publicado en ruso por IA Realist. Traducido al español por SoyArmenio.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Azerbaiyán pidió al TEDH retrasar la entrega de información sobre los presos armenios

    Protestas en Irán por la la muerte de Amini deja 41 muertos