in

Perdón por la «desafortunada» diáspora de armenios. Por Aris Nalci

El gran Aris Nalci nos comenta que la actual dirigencia truca, por mas que habla de acercamiento a Armenia, sigue actuando con malas intenciones. Por que ni Turquía y Azerbaiyán quieren tener un vecino más fuerte que ellos. 

Aunque los vientos de normalización soplan nuevamente entre Turquía y Armenia y la reunión del presidente Erdogan y Pashinyan en Praga se considera una indicación de que las cosas se están poniendo serias, creo que no cambió mucho la mentalidad estatal turca.

Durante la reunión entre Erdogan y Pashinyan, se dijo que la actitud de Erdogan era la de un hermano mayor; como si fueran amigos desde hace 40 años; y se presentó que durante ese encuentro las partes expresaron deseos mutuos. No hay que pensar mucho para imaginar cuáles podrían ser esos deseos.

– Corredor de Zangezur y Azerbaiyán – Najichevan – Comunicación de Turquía
– Extradiciones de prisioneros
– El mayor dolor de cabeza de la eterna negación de Turquía, el rechazo a la demanda de los armenios de reconocimiento y compensación por el Genocidio.

Armenia y los armenios sabían desde el principio que para la normalización de las relaciones con Turquía, Turquía eventualmente impondría una condición previa e interrumpiría las negociaciones.

De ahí el reclamo presentado por la Diáspora de que Pashinyan cooperará con Turquía, quien niega el Genocidio.

Hoy, los más importantes investigadores y generadores de opinión que tienen discusiones profundas y serias sobre la construcción de la identidad en el mundo armenio y el futuro de la sociedad armenia, vienen diciendo lo siguiente durante los últimos años:

La identidad armenia y el país no se pueden preservar solo defendiendo la idea de dejar que el mundo acepte el hecho de que los armenios fueron sometidos al Genocidio. Especialmente en la Diáspora en 1915. Hasta hoy, la situación era sin saberlo así. 

En otras palabras, el trauma del genocidio fue tan profundo que su identidad, idioma y existencia religiosa se basaron en la oposición anti-turca y la lucha con el estado que negaba el genocidio. Como en todo Estado-nación, la incitación a la hostilidad contra la raza opuesta (la que es derrotada o muerta) hicieron felices y ricos a muchos en la política nacional y extranjera.

Sin embargo, la diáspora armenia no es así.

Durante mucho tiempo, la Diáspora viene preparándose para llevar a sus jóvenes y su futuro a un lugar confiable.

Sí, recientemente, con el apoyo de Turquía, Azerbaiyán inició otra guerra y preparó un terreno sólido para el desarrollo de la hostilidad hacia ella entre los armenios.

Los viles videos publicados y los discursos de los presidentes referentes al Genocidio Armenio tenían en realidad como objetivo seguir sembrando las semillas de ese odio. 

Porque Turquía solo puede continuar con su negacionismo mientras haya un armenio que la odie.

Porque la negación y la generación armenia a la que «no le importa» Turquía podrán continuar su viaje mucho más rápido que sus contrapartes turcas.

Ni Turquía y Azerbaiyán quieren tener un vecino más fuerte que ellos. Quieren ver a un prójimo que sea obediente y dependiente.

Sin embargo, la realidad no es así. A pesar de tantas guerras, el fortalecimiento de la economía armenia en el último trimestre es prueba de ello. Desde el sector alimentario hasta la digitalización, se están registrando muchos desarrollos en Armenia.

Por supuesto, las fugas de Rusia también alimentan al sector bancario. Pero esta no es la única razón. Después de la guerra, el turismo volvió a su nivel en 2018. Incluso antes de Navidad, se anunció que el número de turistas era de 1,24 millón.  Y que las tasas de crecimiento para enero-agosto de 2022 eran las siguientes:

– Producción industrial 16%,
– Exportación 57%,
– Tecnología 29,5%,
– Alimentos y Bebidas 27,9%.

¿Entiendes la situación? En comparación con Turquía, si tenemos en cuenta que Armenia es un país pequeño, estos indicadores son bastante altos. Este mismo desarrollo, a nivel regional, puede preocupar a los países vecinos. Mi referencia a la mencionada «interrupción de las negociaciones» se deriva de esto. Es cierto que Turquía habla constantemente sobre el «Rechazo del reconocimiento del genocidio» en la mesa de negociación, pero no piensen que este tema estuvo solo en el centro de las negociaciones Erdogan-Pashinyan.

La política exterior de Turquía lleva invirtiendo años para lo que pasó estos días.

Los ataques contra la Escuela Armenia Ferahyan en Los Ángeles, los ataques de los ultranacionalistas contra el monumento al Genocidio en Bruselas y varios otros monumentos en Europa son parte del plan de «lucha» de Mevlut Cavusoglu.

El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, reiteró su plan esta semana durante una reunión con la comunidad turca en Estrasburgo y enfatizó la necesidad de que los turcos en la diáspora se organicen.

Perdón por la "desafortunada" diáspora de armenios. Por Aris Nalci
Aris Nalci duda del acercamiento turco armenio, ya que ni Turquía y Azerbaiyán quieren tener un vecino más fuerte que ellos.

¿Y qué dijo exactamente?

«Podemos ser más influyentes en Francia, donde tenemos 800.000 ciudadanos turcos. Desafortunadamente, aquí también hay una diáspora armenia, y una parte de ella no tiene buenas intenciones. También están en contra de la mejora de las relaciones entre Turquía y Armenia, así como entre Armenia y Azerbaiyán», dijo. Aquí está el discurso completo de Cavusoglu en este enlace.

Ese programa y política exterior es, por supuesto, un reflejo de la sucia unión establecida con Feyzioglu, Perincek y Mehmed Ali Celebi.

Se puede suponer que Perincek se convirtió en una fuente de inspiración para la política exterior de Turquía con su siguiente paso: se fue al extranjero, negó el Genocidio, creó un espectáculo durante el juicio internacional que le hicieron y luego imaginó que «demostró que el Genocidio era una mentira».

Recordemos a aquellos que estuvieron entre los que fueron a apoyarlo en ese tribunal el 1 de diciembre de 2012. Deniz Baykal y Egemen Bağış, que actualmente es el embajador en Praga.

De ‘nuestra diáspora’ a la ‘desafortunada diáspora’

De hecho, con Ahmet Davutoğlu, que era ministro de Asuntos Exteriores en la época de la diplomacia futbolística, se trazó una línea diferente a la actual.

Davutoğlu incluso se reunió con diferentes segmentos de la diáspora armenia y luego usó la frase ‘nuestra diáspora’ .

Mientras Davutoğlu era primer ministro, en febrero de 2015, cuando se acercaba los eventos de conmemoración del centenario del genocidio contra los armenios, se reunió con representantes de las minorías en el Palacio de Ankara y dijo:

«La diáspora armenia no es la diáspora enemiga, es la nuestra. Nuestra iniciativa relacionada con la diáspora será continua. Sentimos el sufrimiento de los armenios. Nada es ya lo que solía ser, nunca mas sucederá. Resolveremos todos los problemas»

Ahora, el líder del Partido del Futuro, Ahmet Davutoglu, podría contar su experiencia relacionada con esos días y presentar su punto de vista. Sin embargo, no lo hará, porque las buenas relaciones con los armenios en la campaña preelectoral no juntan votos. 

Lamentablemente, hoy hemos pasado e ‘nuestra diáspora’ (Mer Syurk) a la ‘desafortunada diáspora’.

Çavuşoğlu no es un político que no sepa a dónde van a parar los mensajes que hace en esas reuniones en el extranjero. Por supuesto, él sabe que está produciendo un discurso político que incitará a los nacionalistas a entusiasmarse, garantizando que los respaldará.

Sin embargo, es necesario decir lo siguiente a los turcos que lo escuchan y que quizás algún día se encuentren con este artículo:

Los armenios ‘desafortunadamente’ no se convirtieron en una diáspora. Fue Turquía la que puso ese ‘desgraciadamente’ en el medio, gracias a Talat y Enver.

Lamentablemente, el actual gobierno turco nos hizo esa ‘desafortunada diáspora’ al caminar detrás de esos pachás, glorificándolos cada vez con una excusa.

Tomaron todo lo que teníamos y quisieron calificar a lo armenio, griego, siríaco y judío, es decir, a todo tipo de diversidad que se pudiera producir en Turquía, como algo ‘desafortunado’.

Y esos «desafortunados » armenios en la diáspora produjeron patentes de muchas tecnologías que ustedes usan hoy, como los cajeros automáticos, secadoras y muchos otros inventos.

Y no solo los armenios. Algunos de esos ‘desafortunados ‘ nietos alevíes, kurdos, Zaza o yazidíes produjeron la vacuna Covid, motores de aviones y la máquina de predicción de terremotos, entre otras cosas.

Es lamentable, pero esto es lo que se convirtió Turquía, Señor Ministro.


Publicado originalmente en turco en ARTIGERCEK y traducido al español por SoyArmenio con permiso del autor.

Aris Nalci nació en 1980. En 1998, conoció a Hrant Dink en la librería Beyaz Adam, y desde entonces trabajó para el periódico Agos en muchas funciones, hasta convertirse en su editor en jefe.
Actualmente escribe para diversos medios y organiza exposiciones y proyectos para el entendimiento de los pueblos en el proceso de normalización entre los dos países.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Representantes de la ICRC visitaron a los presos armenios detenidos en Azerbaiyán

    Armenia y Bielorrusia están decididos a pasar del comercio simple a proyectos más serios