in

La lucha política de Galstyan que terminó por ser la nada misma. Por Klaus Lange Hazarian

Al no poder ingresar a la aldea de Kirant enTavush en Armenia, el arzobispo Bagrat Galstanyan inicia una procesión hasta Ereván.

Armenia da cátedra de lucha política que termina en la nada misma y el ejemplo de arzobispo Galstyan nos recuerda que los amigos del poder por 30 años siguen buscando entrar por las ventana de la política cuando fueron echados por la puerta hace 5 años.

Desde que terminó el periodo de los presidentes que administraban a ese país como colonia rusa, los diversos movimientos opositores repitieron la misma formula que vieron en la TV cuando caía el Muró de Berlín: promover la desobediencia civil para destituir autoridades sin sustento ideológico.

Una vez más, a espaldas de la gente,

Así, como resultado de los acontecimientos de ayer, el movimiento de Vazgen Galstanyan comenzó a desvanecerse irrevocablemente y probablemente en unas semanas desaparecerá por completo. Y como todo movimiento opositor armenio, terminó cometiendo dos errores recurrentes: no presentó argumentos creíbles a la sociedad de porqué hay que cambiar, y no ofreció una alternativa de poder, un líder, por el que se quiere desplazar.

La necesidad del cambio

El proceso de demarcación fronteriza fue presentado por el gobierno como algo inevitable, ya que no solo Azerbaiyán podría invadir el país para reclamar lo que creía era suyo, sino sin fronteras claras tampoco los armenios podían establecer lo que era propio.

Así que el problema de fondo era el cambio fronterizo. La situación lo ameritaba, pero comenzaron a surgir opositores al proceso, acusando a las autoridades de que entregaban aldeas y territorios por miedo o dinero.

El gobierno tomo cartas en el asunto y viajó a la región a explicar cómo sería el proceso. Luego, comenzaron a plantar los nuevos mojones y al ver los pobladores que las distancias entre ambas fronteras pasaron de metros a nada, comenzaron los miedos a francotiradores. Mas tarde, llegaron a la zona los que removían minas, y esa ultima acción detonó un movimiento opositor que lo capitalizó el arzobispo de la región, Vazgen Galstanyan, alzando las vos de los que tenían miedo por la seguridad de los pobladores.

A los días el gobierno informa que las cuatros aldeas que estaban en la zona neutral, serían entregadas a Azerbaiyán.

El falso rumor de la devolución de cuatro aldeas adyacentes a la región de Tavush a Azerbaiyán, promovido por los medios pro rusos, esconde que el ejército armenio las ocupó temporalmente en los años 1990 por razones de seguridad. Sin embargo, después de la demarcación, no sería más una línea de frente sino una frontera. Precisamente por eso las fuerzas armadas armenias debían ser retiradas y las minas removidas.

Las protestas se hicieron mas fuertes, porque la gente comenzó a temer que se entregarían sus propios pastizales. Y esto terminó por armar un movimiento de 50 personas que partieron de esa zona a Ereván.

Al llegar a la capital armenia, se sumaron los partidores opositores y decenas de ONG, y en la manifestación pública del 9 de mayo, Vazgen Galstanyan no dijo una palabra sobre la delimitación de fronteras ante 20.000 personas reunidas en la plaza y no ofreció ninguna alternativa. Solo exigió la renuncia de Pashinyan, sin explicar cómo planeaba actuar con respecto a la demarcación fronteriza o el acuerdo armenio-azerbaiyano en general, y no dijo nada sobre una nueva visión para Armenia.

Mientras Galstanyan cambiaba la razón de su reclamo en Ereván, el día siguiente los habitantes de las aldeas de Tavush comenzaron a expresar que no estaban descontentos con los resultados de la demarcación .

En general, los residentes de las aldeas de Tavush tampoco están descontentos con el proceso, ya que no se cede al otro lado ni un solo metro de las aldeas realmente armenias. En consecuencia, el problema que provocó que los representantes de la columna salieran a la calle en realidad no existe.

Así, Galstanyan demostró que su «santo movimiento» no tenía una base política o un acuerdo para el cambio, traicionando su objetivo convocante y cometiendo el segundo error de los movimientos opositores pro rusos armenios de los últimos 5 años.

Una alternativa de poder

Hoy, la oposición, que busca apoyo público en las calles, y la columna que lo lidera, se enfrentan a un problema grande e insoluble. No tienen agenda política. Es imposible que un movimiento político no tenga una agenda política y no la ofrezca a sus seguidores, porque durante la primera manifestación la gente querrá escucharla para decidir si participar en ella y apoyarla o no. Tener una agenda implica definir una meta y los pasos para alcanzarla.

Para que la sociedad armenia pueda brindar un amplio apoyo a cualquier fuerza hoy en día, debe ver esta agenda alternativa, que difiere de la agenda del gobierno actual. Por ejemplo, Bagrat y otros deberían dejar claro lo que van a hacer con respecto al proceso de delimitación de fronteras, al que se opusieron y que no parece ser particularmente problemático para las aldeas de Tavush. ¿Detendrán el proceso de demarcación?

En caso afirmativo, ¿qué proceso ofrecerán a Azerbaiyán y sobre qué propondrán para construir el proceso de solución?

Y si, después de rechazar la delimitación, Azerbaiyán presenta un ultimátum militar, ¿estarán Bagrat y otros dispuestos a asumir la responsabilidad de nuevas hostilidades y sus consecuencias? Estas son las preguntas que la sociedad armenia debe escuchar clara e inequívocamente a la oposición para decidir si los apoya en su búsqueda de poder o no. Hasta el momento no hubo respuesta.

Es obvio que, por complejo que sea el proceso de delimitación, se desarrolla sin contratiempos y los grupos de trabajo de los dos países lo están implementando con éxito.

Por otro lado, está claro que esta «santa» quinta columna y la oposición se vieron obligadas a participar en este proceso porque el proceso de delimitación era el último hueso más grande que quedaba para morder en el proceso de normalización de las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán. Por supuesto, esto no significa que en el futuro no habrá presiones ni amenazas por parte de Azerbaiyán, incluso amenazas de utilizar la fuerza militar, pero en paralelo con el éxito del proceso de delimitación, esta amenaza disminuirá gradualmente. Todo esto significa que la quinta columna y la oposición ya no tendrán una excusa adecuada para llegar al poder antes de las elecciones parlamentarias de 2026 a través del movimiento callejero.

Sin embargo, ésta es la última oportunidad que, aunque muy pequeña, estaban obligados a aprovechar y al menos intentar hacerlo.

Durante las últimas una o dos semanas, los medios pro rusos brindaron a las diáspora armenias de todo el mundo una imagen tan triunfante y popular del santo Bagrat – cuando es en realidad lo opuesto- que elevó la expectativa respecto al movimiento opositor entre los insatisfechos. Es una verdadera lastima: la caída de la imagen del arzobispo desde semejante pedestal seguirá una decepción pública aún mayor y más profunda entre los armenios.

lucha política galstyan
Armenia da cátedra de lucha política que termina en la nada misma y el ejemplo de arzobispo Galstyan nos lo recuerda

El juego de la quinta columna de Rusia

Primero, expliquemos quiénes son los representantes de la quinta columna y qué objetivos persiguen.

La quinta columna que opera en Armenia y sirve a los intereses de Moscú tiene múltiples capas, estas capas son heterogéneas y tienen contradicciones significativas; Podemos dividirlos condicionalmente en dos grupos:

▪️El primero son las personas que dependen directamente de los responsables de cuestiones políticas y de propaganda en el FSB, el GRU y/o el Kremlin. Llamémoslos condicionalmente «agentes de tiempo completo».
▪️El segundo son las personas que no son agentes de tiempo completo, pero reciben “recomendaciones” y coordinan sus acciones con los centros antes mencionados. Llamémoslos convencionalmente «clientes».

Los agentes de tiempo completo (primer grupo) son una serie de entidades pequeñas y medianas en el campo político y mediático de Armenia.

Por ejemplo, aquellos que juegan en el campo político de Armenia, Arthur Vanetsyan (Crimea), Eduard Sharmazanov, Andranik Tevanyan, el ex Ministro de Defensa Arshak Karapetyan, el ex director del Servicio de Seguridad Nacional Mikael Ambartsumyan, Tigran Urikhanyan, varios figuras prominentes del PPD (Bever) son agentes a tiempo completo.

Dan cada paso, cada declaración sólo sobre la base de las instrucciones recibidas del Centro, recibiendo a cambio incentivos financieros o materiales (por ejemplo, una casa en Moscú ).

Los agentes a tiempo completo que actúan como periodistas o expertos en el campo de la información armenio son, por ejemplo, Narek Galstyan (24news), Dmitry Pisarenko (Sputnik Armenia), Armine Ohanyan (Hraparak), el llamado politólogo Arthur Khachikyan, los blogueros Mika Badalyan y Tigran Kocharyan (“Alphanews”, “Armenian Vendeta”), etc. Estas personas también reciben instrucciones de Moscú y sirven exclusivamente a sus intereses.

Hay que tener en cuenta que los círculos antes mencionados dan cualquier paso, declaración o publicación de material basándose en la lógica de promover los intereses de Moscú, independientemente de que en convulsiones que llegan a la psicosis griten que están dispuestos a morir por el pueblo armenio.

No hay por qué ofenderse por ellos ni exigir que los pongan contra la pared, solo hay que tener en cuenta que representan los intereses de otro país.

Los clientes (grupo 2), a diferencia de los agentes de tiempo completo, intentan servir a Moscú de tal manera y brindar dichos servicios para suplicar el favor del «Centro» y colocarse bajo el paraguas del Kremlin. Los clientes, por supuesto, están bajo la influencia de una inercia de larga data y aún no han tenido tiempo de darse cuenta de que la única fuente de poder en Armenia es el pueblo, y no Moscú, por lo que, bajo la influencia de la inercia, continúan confiando. sobre servir a Moscú.

La lista de clientes es mucho más extensa en comparación con el primer grupo. Esta lista la encabeza Robert Kocharyan, quien en sus sueños ya había disuelto la República de Armenia, la fusionó con Rusia y fue declarado Gobernador de Honor de la Región Armenia por Moscú. La misma lista incluye a los republicanos (Armen Ashotyan, Artak Zakaryan, etc.), Dashnaks (Ishkhan Saghatelyan, Agvan Vardanyan, Armen Rustamyan, etc.) y varios otros peces pequeños. Es obvio y también trágico que una parte importante de los dirigentes de la Iglesia Apostólica Armenia se haya unido a estas filas.

En el caso de las fuerzas políticas, el objetivo es muy primitivo: sirven como un instrumento contundente en manos de Moscú para crear inestabilidad dentro de Armenia, lo que resulta en el fracaso de la demarcación, la incitación a la guerra y la creación de una nueva fuente de conflicto. . Como resultado, Moscú recibe las condiciones ideales para regresar a la región y ellos, con la ayuda de Moscú, finalmente llegarán al poder.

En el caso de Garegin II y Bagrat las expectativas eran diferentes. Para Garegin, las manos de la élite de la iglesia estararían libres para realizar negocios sin pasar por el Estado de diversas maneras (recordamos las aventuras de Ezras , primado de la diócesis de Moscú y hermano de Garegin), . Y para Bagrat, su objetivo era mas terrenal: tener la presidencia de Catholicos, con la que sueña desde 2018.

Written by Klaus Lange Hazarian

Director de SoyArmenio. Lic. en Comunicador social. Periodista y amante de la buena cocina ( y a veces de los peores libros)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El Parlamento de Georgia aprobó hoy, 14 de mayo, en tercera lectura, el proyecto de ley “Sobre la transparencia de la influencia extranjera”.

    El Parlamento de Georgia aprobó en lectura final la ley sobre agentes extranjeros

    Armenia y Azerbaiyán realizan la novena reunión para la delimitación fronteriza