in ,

Los responsables de la derrota de 44 días en Artsaj

Tatul Akobian nombra a todos los políticos de Armenia y Artsaj responsables de la derrota de la segunda guerra de Artsaj.

Collage de Robert Kocharyan, Nikol Pashinyan, Gagik Tsarukyan, Levon Ter Petrosyan, Edmon Marukyan, Artur Vanetsyan

El periodista e historiador Tatul Akobian señala, oportunamente, con nombre y apellido, a todos los políticos de Armenia y Artsaj que tratan de evadirse como los reales responsables de derrota de la segunda guerra de Artsaj.

Los cinco ex presidentes de Armenia y Artsaj celebraron una reunión general para evaluar la situación sobre Artsaj de posguerra. Levon Ter-Petrosian parece así reconciliarse con los que llamó cleptócratas.
Los responsables de la derrota de 44 días en Artsaj

Samvel Babayan es el más agresivo de los habitantes de Artsaj responsable del desastre de 44 días.

Después de rechazar públicamente el Título de héroe de Artsaj y el cargo de Secretario del Consejo de Seguridad, Babayan dio numerosas entrevistas, culpando a las autoridades anteriores y a personas específicas de nuestra derrota.

El caso en que durante la guerra y antes de ella y durante todo el año, Babayan fue la persona número dos en Artsaj y, oficialmente, responsables de nuestra derrota.

En 1998, como ministro de defensa de Artsaj, junto con Vazgen Sargsyan, Robert Kocharyan y Serzh Sargsyan, llevó a cabo un golpe militar en Armenia y, bajo acusación de derrotismo en la cuestión de Artsaj, destituyó al primer presidente Levon ter-Petrosyan del poder.

Samvel Babayan fue el partidario de un Artsaj independiente con un área de 8000 kilómetros cuadrados, y él quien documentó y justificó con mapas ante la dirección del Movimiento Nacional Armenio que esa era una solución posible y realista.

Irónicamente, durante la guerra de 44 días, perdimos un área de 000 kilómetros cuadrados.
Después de la primera guerra de Artsaj (1991-1994), se formó una narrativa de que las autoridades armenias de entonces no tenían nada que ver con las victorias.

El segundo presidente de Armenia y el primer presidente de Artsaj, Robert Kocharyan, junto a ARF y otros círculos, difundían activamente que las victorias fueron en contra Levon Ter-Petrosyan y los círculos derrotistas del Movimiento Nacional Armenio. Hay muchos episodios en la autobiografía de Kocharyan que corroboran esta falsificación.

Hoy, después de la segunda guerra de Artsaj de 44 días, se está formando una nueva narrativa, según la cual las autoridades armenias actuales no tienen la culpa de la derrota y el desastre.

La Comisión de investigación sobre las circunstancias de la guerra de 44 días se creó con este fin y hará todo lo posible para culpar y responsabilizar a los demás.

Por lo tanto, según la primera narración, el gobierno que estaba entonces enal frente de Artsaj y la oposición armenia fueron los que ganaron la primera guerra de Artsaj. Y según la segunda narrativa, los líderes de Armenia y especialmente los de Artsaj no tienen la culpa del desastre de 44 días.

De hecho, las guerras las ganan los estados y las autoridades del momento, y los estados y las autoridades del momento son también los derrotados.

Ni en Armenia ni en la Diáspora y, especialmente, en los medios de comunicación y los círculos de expertos de Artsaj no se habla de los responsables del desastre de los 44 días de Artsaj.

Arayik Harutyunyan es el presidente de Artsaj y es tan responsable y culpable del desastre de 44 días, tanto de las pérdidas humanas como las territoriales, así como el maximalismo infantil e irresponsable del primer ministro de Armenia Nikol Pashinyan.

Todo el liderazgo político-militar de Artsaj tiene una parte de culpa y responsabilidad en esta guerra catastrófica. Y los cuatro presidentes de Artsaj, Robert Kocharyan, Arkady Ghukasyan, Bako Sahakyan y Arayik Harutyunyan, comparten la culpa y la responsabilidad.

Arkady Ghukasyan, quien participó en el proceso de negociación en 1993-1997 y dirigió la parte de Artsajh, conocía los documentos y detalles en discusión. Durante y después del golpe militar de 1998, culpó públicamente a Ter-Petrosyan por sus políticas derrotistas y las intenciones de los líderes armenios de dejar Artsaj como parte de Azerbaiyán.

Un año después, en noviembre de 1998, aceptó el paquete de «Estado común» propuesto por los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, en cuyo primer punto establecía claramente que Artsaj, dentro de Nagorno Karabaj, constituía con Azerbaiyán un estado común dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas. Con esa propuesta, los ciudadanos de Artsaj tendrían pasaportes azerbaiyanos marcados como «Nagorno Karabaj».
Bako Sahakyan, el tercer presidente de Artsaj fue uno de los defensores de la neutralidad y ocupó cargos de responsabilidad desde 1993.

El jefe de la delegación Armenia en el proceso de negociación en 1994-1997, Vardan oskanyan, quien, con un conocimiento brillante de los detalles del conflicto y totalmente de acuerdo con la versión gradual de 1997, se unió a Robert Kocharyan en los días del golpe militar de 1998, y luego se convirtió en ministro de relaciones exteriores, estableciendo el maximalismo en la base de la política exterior de Armenia de Kocharyan.

El tercer presidente Serzh Sargsyan y su ministro de Relaciones Exteriores, Edward Nalbandian, también tienen la culpa de esta catástrofe.

Robert Kocharyan, Nikol Pashinyan, Gagik Tsarukyan, Levon Ter Petrosyan, Edmon Marukyan, Artur Vanetsyan
Collage de Robert Kocharyan, Nikol Pashinyan, Gagik Tsarukyan, Levon Ter Petrosyan, Edmon Marukyan, Artur Vanetsyan

Hoy, en segundo plano, los culpables inmediatos y los responsables del desastre buscan culpables y responsables en todas partes. Resulta que Serzh Sargsyan estaba dispuesto a llevar la etiqueta de traidor en aras de un arreglo digno de la cuestión de Artsaj. Esto lo hizo en un momento en que sus seguidores acusaban de traición, derrota y falta de aversión a la Patria, a todos los que hablaban de zanjar el conflicto de Nagorno-Karabaj y encontrar una paz digna.

De la misma forma, pero más irrespetuosos y agresivos, Kocharyan y su séquito nacionalista estaban sintonizados con aquellos que señalaron la inevitabilidad del desastre.
La historia no se puede escribir selectivamente.

Todos tenemos nuestra parte de culpa y responsabilidad por llevar la muerte de toda una generación al borde de más de 4.000 víctimas, más de 10.000 mutiladas, la pérdida de la región de Hadrut y Shushi. Las generaciones no nos perdonarán, pero ante todo no perdonarán a los culpables y responsables del desastre.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *