in ,

Los armenios aún no se dieron cuenta de lo que pasó

Evgeny Krutikov es un politólogo ruso con experiencia militar que escribe en Vzglyad y en varios prestigiosos medios de su país y de Europa.

Evgeny Krutikov

Politólogo

La derrota militar en Nagorno Karabaj casi se convirtió en una catástrofe nacional para todo el pueblo armenio. Durante mucho tiempo discutirán sobre el grado de inevitabilidad de esa catástrofe, así como sobre cuál fue la parte de culpa de los políticos en general, y de algún político en particular.

Otra cuestión es que cómo la guerra de mes y medio, que terminó con un apocalipsis moral y con la pérdida de valores, destruyó el acogedor y complaciente mundo en el que la sociedad armenia vivió durante un cuarto de siglo. Un mundo, por supuesto, medio inventado, en el que lo deseado se hacía pasar por real, y donde el análisis del presente y la predicción del futuro fueron reemplazados por beneficiosas y gloriosas referencias históricas.

La pregunta no es qué territorio se perdió, sino qué podría haberse retenido y qué salió mal en general. El hecho es que el mundo armenio nunca volverá a ser el mismo. Un miedo genético natural volvió a surgir, la perspectiva histórica fue destruida y la nación nuevamente parece un hormiguero en huida. «Refugiados» es la palabra del momento.

La identidad cultural y religiosa está en cuestión. Pashinyan incluso fue abucheado en el funeral a los soldados caídos en Echmiadzin en presencia del mismísimo Catholicos, lo cual es impensable, y donde el Primer Ministro -en respuesta- se valló con un muro de custodios.

Los sacerdotes se llevan iconos y libros de las iglesias y monasterios de Karabaj. Los monjes sacaron las campanas del monasterio de Dadivank en la región de Karvachar (Kelbajar) para llevarlas a Armenia, que al final resultó entregado a Azerbaiyán. Incluso antes de que las tropas rusas tomaran el monasterio bajo protección, Dadivank (construido en el siglo IX) no estaba incluida en la zona que debían custodiar las fuerzas de paz, pero que gracias a una conversación telefónica con Ilham Aliyev, Vladimir Putin logró personalmente quedara bajo su protección.

El defensor del pueblo de Karabaj, Artak Beglaryan, incluso antes de la pérdida de Shushi, afirmó que 90.000 de los 150.000 armenios abandonaron Karabaj. Luego, el flujo aumentó, la carretera de Lachin se convirtió en un enorme atasco. Los informes diarios sobre cuántos refugiados están regresando ahora a Karabaj desde Armenia, que son distribuidos por el centro de prensa del personal de mantenimiento de la paz, se refieren únicamente a la ciudad de Stepanakert.

Las áreas transferidas se convirtieron no solo en un área desierta, sino que literalmente se quemaron. Al salir de allí, la población armenia prendió fuego a sus propias casas en pueblos enteros. En la misma región de Karvachar, en varias aldeas, los ataúdes de los antepasados ​​se excavaron y se los llevaron a Armenia.

La historia del pueblo de Charaktar (cerca de las ruinas del monasterio de Andaberd) se volvió muy mediática: según el antiguo mapa soviético de división administrativa, Charaktar parece estar relacionado con la región de Kelbajar,y no a Nagorno-Karabaj, porque la población local decidió que sería ocupada por tropas azerbaiyanas y quemó la aldea hasta los cimientos. Pero luego resultó que, según algunos otros mapas, Charaktar pertenece a la región de Martuni de Nagorno Karabaj, y las tropas azerbaiyanas simplemente lo pasaron por alto. Pero ya está quemada.

En 2003, un millonario estadounidense de ascendencia armenia Karapet Harutyunyan, con su propio dinero construyó desde cero un pueblo entero de Knaravan en la región de Kelbajar y reasentó a refugiados de Bakú y víctimas del terremoto de Spitak. Como parte de las inversiones de Harutyunyan, la gente se dedicaba a la apicultura. Ahora es un desierto. Se incendiaron casas de dos pisos de piedra maciza y se llevaron todas sus propiedades a Armenia, hasta el último ganso. Incluso quitaron las tejas de los techos. Durante toda la guerra, solo un misil azerbaiyano alcanzó Knaravan.

Esto no es una retirada, es un Éxodo. Así se fueron los supervivientes de Cilicia, de Wang, de Trabzon a principios del siglo pasado. Así que los griegos se fueron en 1922 de Asia Menor («Catástrofe de Asia Menor»). Sin ninguna esperanza de regresar.

Una experiencia personal: En la primavera de 1992 tuve que ir a la vecina república -en guerra- del Cáucaso a lo largo de la única carretera a Rusia, en una interminable fila de aglomerados parachoques de viejos «kopeck», en el que ataban arriba los fardos con sus elementos personales. Todas las familias huían de la ciudad bombardeada. A la entrada del túnel, un «kopeck» se detuvo, atascando la fila. Mi jefe de entonces, el comandante de la guardia local, ruso de nacimiento, saltó del coche y casi se abalanzó sobre la pobre familia de refugiados, blandiendo los puños: “¿Estás huyendo? ¡Huye! ¡Llevate todo! ¡Nosotros nos quedaremos para morir por ti!» Y eso que el hombre no había sido nunca propenso a emociones fuertes. Fue muy similar a la actual crisis moral y ética de Karabaj.

La mayoría de los armenios explicaron su éxodo con un simplemente “no vivimos con ellos (azerbaiyanos) y no podremos”. Ni siquiera se puede discutir con esto, ya que esta coexistencia fue mantenida solo por las fuerzas del Imperio Ruso, y luego por el régimen soviético. Tan pronto como el poder y la fuerza rusa (en cualquier forma) se debilitaron, comenzó la masacre. Literalmente, al día siguiente.

Los argumentos humanitarios abstractos y «endebles» sobre la paz y la amistad o incluso la famosa frase «no hay naciones malas, sino villanos» no funciona. Esto es, por supuesto, desafortunado, pero debemos ser conscientes. Al menos para que no tengamos ilusiones peligrosas para el desarrollo futuro de los eventos. Las ilusiones humanistas y «universales» son tanto una fuente de problemas y desgracias como la mala voluntad.

Ilham Aliyev dice que la población armenia vivirá en Azerbaiyán como Cristo en su seno y que recibirá todo tipo de beneficios y estará protegida por la ley. Hay precedentes. Así es como vive la pequeña comunidad judía en Irán, que se muestra regularmente al mundo exterior como un ejemplo de tolerancia chiíta. En Teherán, por cierto, existe una comunidad armenia similar, que disfruta de un privilegio exclusivo en el país: “Haikakan Tun” (“Casa armenia”) es el único lugar donde se vende legalmente alcohol. Por las tardes, todo el cuerpo diplomático bebedor se reúne allí en busca de la luz.

De hecho, Bakú se está preparando para un asentamiento, similar a una avalancha, en el territorio ocupado por los antiguos refugiados azerbaiyanos o sus descendientes. El éxodo masivo de la población armenia no es alentada públicamente, pero nadie lo impide. Como resultado, la situación étnica y demográfica en la región cambiará drásticamente lo antes posible, lo que conducirá a cambios políticos.

No en vano Bakú cambió su retórica sobre la cuestión del Karabaj, ahora aceptando sólo la «autonomía cultural». Ya no estamos hablando de derechos políticos o de autonomía real. Tal vez Aliyev se rompió cuando comenzó a humillar a Pashinyan durante una videoconferencia gritando «¿Dónde está tu autonomía?» Pero Ilham Aliyev es una persona con mucha experiencia para hacerlo de nuevo. Bakú entendió de antemano que no habría convivencia, que el resultado era inevitable y que nadie iba a hablar de derechos políticos para los armenios.

La escala de esta catástrofe moral es comparable a los eventos del genocidio de 1915, excepto que es numéricamente menor. Karabaj se percibe en la sociedad armenia aproximadamente como Kosovo en Serbia. Una de las cunas de la nación, el centro de la vida religiosa y una colección de venerable antigüedad.

La historia del monasterio de Dadivank es extremadamente reveladora en este contexto. Es muy difícil imaginar cómo los monjes se quedarán allí, rodeados de soldados rusos, sin ningún vínculo con la sociedad, con su rebaño.

En Kosovo, una situación similar terminó en el pogromo de 2004 con la destrucción de casi 40 iglesias y monasterios ortodoxos. Por supuesto, se puede decir que Aliyev no es Tachi con Haradinai, realmente intentará crear la apariencia de tolerancia al menos por primera vez, pero en la mente de la conciencia pública armenia, lo que está sucediendo es percibido como la destrucción de Roma por los bárbaros. O como la toma de Constantinopla por los turcos, como símbolo más comprensible, con la construcción de minaretes en las rincones de Hagia Sophia (Santa Sofía).

La mentalidad armenia ya es propensa al autoexamen, a la reflexión y al dolor eterno. Ahora arden las pasiones principalmente políticas y el esclarecimiento de las relaciones personales en este contexto (una historia común para Armenia). Pero pasará un poco de tiempo y la escala de la catástrofe moral, ética e histórica abarcará tanto a Stepanakert como a Ereván.

Es difícil incluso imaginar qué relato histórico se presentará a quienes serán nombrados culpables del desastre. No solo se perdió una guerra, el mundo entero se derrumbó. A principios de la década de 1990, era difícil imaginar la deserción de destacamentos armenios. Las armas eran escasas y abundaban las personas muy motivadas. Y lo que pasó en octubre de 2020 fue lo opuesto y lo impensable.

La óptica es tal que ahora esta escala se percibe mejor desde lejos, mientras que en la propia Armenia están ocupados resolviendo relaciones. Aún no llegaron tiempos verdaderamente difíciles para la identidad armenia. Pero la comprensión de la catástrofe pronto cubrirá a todos. Solo podemos esperar que la sociedad armenia pueda hacerle frente, aunque es realmente difícil imaginar cómo se puede sobrevivir sin otro síndrome postraumático para una nación que ya sufrió mucho en su vida.

Este artículo se publicó originalmente en ruso en Vzglyad el 30/11/2020.

Traducido al español en exclusiva para SoyArmenio

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0