in

Le Figaro (Francia): Oponerse al imperialismo de Erdogan

La reislamización de Hagia Sophia en Turquía tiene un significado político, simbólico y religioso.

Recep Tayyip Erdogan. ADEM ALTAN AFP

Charles de Meyer y Benjamin Blanchard, respectivamente presidente y director ejecutivo de SOS Chrétiens d’Orient, escribieron para el diario francés Le Figaro una serie de argumentos por el que Europa debe urgente no solo rever su política hacia Turquía, sino además oponerse con todas sus fuerzas al imperialismo de Erdogan.

La reislamización de Hagia Sophia en Turquía tiene un significado político, simbólico y religioso.
Con este gesto, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan lanza una nueva provocación al rostro de Europa, a la que sigue insultando y amenazando.

Destruye un poderoso símbolo de la Turquía supuestamente laica y nacionalista de Mustafa Kemal alias Atatürk.
Este último, en 1934, había hecho de la antigua basílica convertida en mezquita desde la toma de Constantinopla por los otomanos en 1453, un museo abierto a todos y que ilustra una parte del patrimonio mundial de la humanidad.

Atatürk estaba cerca del movimiento de los Jóvenes Turcos, que concibió e implementó el genocidio de los cristianos en Turquía describiéndolos como enemigos internos desde 1915.
Pero entendió, sin embargo, que esta basílica bizantina no podía transformarse en mezquita sin subrayar el deseo de borrar cualquier presencia cristiana en Turquía.

Al romper esta herencia, Erdogan mantiene el mito, muy poderoso en su país, de un despertar del Imperio Otomano, extendiendo la religión musulmana a todos los rincones de su territorio.

Afuera, también opta por hacerse pasar por un oponente de una Europa asimilada a un cristianismo supuestamente “islamófobo”.

Durante mucho tiempo, Europa prestó atención y miró a Turquía como un socio confiable, incluso como un miembro potencial de la Unión Europea, a pesar de que ocupaba la mitad de Chipre, un estado miembro de las Naciones Unidas, de la Unión Europea y de la OTAN.
Peor aún, Turquía está retomando sus sueños milenarios atacando regularmente la soberanía de las islas griegas vecinas a su territorio.

Durante décadas, Bruselas ha invertido cientos de millones de euros para promover «buenas prácticas democráticas», para concienciar a Ankara sobre la cuestión de los derechos humanos o para promover la causa de las mujeres. Bruselas también confió en Turquía para proteger las fronteras de Europa.

En ese momento, políticos turcos estaba comprometidos con el «mercado islámico». Sin rechazarlos, no se desviaron de ninguna manera de la ideología inspirada por los Hermanos Musulmanes y vistieron trajes occidentales para participar en la diplomacia y los negocios en Europa. Era la sharia con traje y corbata, lo que deleitaba a los tecnócratas felices de imaginar que los fondos europeos no se desperdiciaban.

De hecho, no hay avances en el ámbito de los derechos humanos y la condición de la mujer. El llamado «socio» Erdogan presionó sin cesar sobre Europa y la chantajeó con «migrantes». El presidente turco permitió, cuando lo consideró oportuno, que miles de inmigrantes ilegales (incluidos terroristas) cruzaran las fronteras de la Unión Europea.

En cuanto a Chipre y Grecia, Turquía está dando ahora nuevos pasos que violan sus soberanías para aumentar su influencia en esos antiguos territorios otomano.

Paralelamente, Ankara está echando leña al fuego del conflicto sirio para eliminar a la población kurda con el pretexto de luchar contra los grupos armados del PKK, y prácticamente no oculta su intención de anexionarse el norte del país.

Para empeorar las cosas, el gobierno turco no duda en apoyar a los grupos terroristas islamistas en Siria, así como a los grupos extremistas y ultranacionalistas en Europa.
En Libia, la intervención turca tiene como objetivo controlar los flujos de petróleo.

Erdogan recibió los fondos que esperaba de la Unión Europea. Y pudo iniciar su propia política. El sultán se quitó la corbata.

Los jueces turcos acordaron revocar el fallo de 1934 para justificar la conversión de Hagia Sophia en una mezquita. Así, el 10 de agosto de 2020, en el centenario de la Paz de Sevres que marcó el colapso del Imperio Otomano, deberíamos confiar en el derecho internacional y la historia para frenar el imperialismo turco cada vez más beligerante.

El Tratado de Sèvres, firmado hace cien años a la fecha, impuso, bajo control internacional, la desmilitarización otomana de los estrechos del Egeo al Mar Negro.

Los tratados de Versalles, Saint-Germain y Trianon, que promulgaron la división de los vencidos (Alemania, Austria y Hungría, respectivamente) en la Primera Guerra Mundial se aplicaron diligentemente en la práctica (al menos en términos de aspectos territoriales) bajo la atenta supervisión de los ganadores.

Este no fue el caso del Tratado de Sèvres, firmado el 10 de agosto de 1920 por los aliados victoriosos y el sultán vencido, a pesar del genocidio armenio de 1915, por el que Turquía todavía no ha pagado la compensación financiera prevista para compensar el sufrimiento y la destrucción de miles de familias exterminadas o forzadas al exilio.

La paz de Sevres preveía la formación de un Kurdistán independiente, así como la desmilitarización (bajo control internacional) de los estrechos del Egeo y el Mar Negro, que ahora parece más necesaria que nunca a la luz del ataque de las fragatas turcas contra los franceses en el Mediterráneo en junio de este año.

La Paz de Sevres nunca se completó. Europa se lamió sus propias heridas, y Atatürk dirigió el ejército, derrocó al sultán, expulsó a las tropas aliadas y comenzó una batalla contra Grecia para frenar el tratado, que finalmente fue reemplazado por la Paz de Lausana el 24 de julio de 1923.
Consolidó la formación de Turquía y la limpieza del país de cristianos (en primer lugar, griegos).

El grave incidente ocurrido durante una patrulla entre dos aliados de la OTAN ilustra la urgencia de volver a algunas de las disposiciones del Tratado de Sèvres para plantar cara a Turquía, actor geopolítico tóxico que agrava peligrosamente inestabilidad de la región y del mundo.

Está en juego el honor de nuestro país, Francia, y, por un destino misterioso, sigue resonando defender la suerte de los cristianos víctimas de los sueños otomanos.

Por Charles De Meyer y Benjamin Blanchard
Charles de Meyer y Benjamin Blanchard son respectivamente presidente y director ejecutivo de SOS Chrétiens d’Orient.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?