in

Las teorías conspirativas en Armenia pusieron en peligro el trabajo de las ONG

Como la hostilidad hacia Occidente tras la guerra de Nagorno Karabaj pasó factura a las ONG armenias sin fines de lucro.

Satenik Baghdasaryan relata como la hostilidad hacia Occidente después de la guerra de Nagorno-Karabaj pasó factura a las ONG armenias sin fines de lucro.

Publicado en inglés em Al Jazeera, traducido al español por SoyArmenio

Zhanna Petrosyan (35), una refugiada de la aldea de Tsapatagh de la región de Nagorno-Karabaj y sus siete hijos junto a sus pertenencias en un centro para refugiados, en Ereván, el 24 de octubre de 2020 después de huir de los feroces combates en Artsaj. Archivo: AFP / Karen Minasyan

Dos semanas después de que comenzara la guerra en Nagorno-Karabaj, sonó el teléfono del Club de Derechos Humanos “Artículo 3”, fundado por nuestra ONG For Equal Rights. Levanté y escuché una voz aterrorizada al otro lado de la línea. Era Elya, una mujer desplazada internamente de Nagorno-Karabaj, que acababa de hacer autostop desde la zona de guerra hasta la capital de Armenia, Ereván, con su abuela, su hijo de 4 años y un recién nacido. Lo habían logrado, pero no tenían adónde ir.

Cuando los conocí en el centro de Ereván, resultó que la situación era peor de lo que pensaba. Elya había tenido una cesárea solo cuatro días antes de irse. Con la escalada de la guerra y su partida inminente, había parecido mejor dar a luz en ese momento que afrontar la posibilidad de dar a luz mientras estaban de viaje.

Necesitaba cuidar de su familia, pero debido a su operación y al duro viaje a Ereván, apenas podía caminar y mucho menos subir escaleras. Publicamos en las redes sociales que estábamos buscando un apartamento en la planta baja para ellos y logramos encontrar uno.

Al día siguiente, Elya nos llamó para decirnos que tenía dos hijos más, un hijo de 10 años y una hija de 8 años, que se habían ido a Ereván con un pariente pero que no tenía idea de dónde estaban. Comenzamos a llamar a contactos de toda la ciudad para ver si alguien tenía información sobre los niños y, afortunadamente, los encontramos. Se reunieron con éxito con su madre en su nuevo hogar temporal.

Esta fue la situación en Armenia durante la guerra, donde ONG como la nuestra apoyaron a miles de personas como Elya. Una estimación conservadora sitúa el número de personas que huyeron a Armenia desde Nagorno-Karabaj fueron 90.000 de una población total de antes de la guerra de 150.000. Los distintos acentos e inflexiones de Nagorno-Karabaj ahora se pueden escuchar en toda Armenia.

A medida que se trazan las nuevas fronteras en virtud del acuerdo de alto el fuego del 9 de noviembre, algunos pueden regresar, mientras que otros miran sus nuevas vidas como personas desplazadas. Estas personas necesitan ser atendidas para que puedan vivir con dignidad y tener esperanza en el futuro. Después de una guerra que pareció registrarse como poco más que un bache para gran parte del mundo, la comunidad internacional debe dar un paso al frente y mostrarles a estas personas que no serán olvidadas.

Con el inicio del invierno, muchos de los desplazados se encontraron en una situación muy precaria. A medida que bajan las temperaturas y se disparan las tasas de infección por COVID-19, hay miles de personas que necesitan ropa de abrigo, medicamentos y vivienda.

Por razones políticas, el gobierno armenio no los declaró refugiados o desplazados internos (PDI), una clasificación importante que permitiría a las organizaciones internacionales ayudar en un momento en que el estado armenio tiene recursos muy limitados.

Debido a la creciente brecha entre la necesidad y la capacidad del gobierno, nuestra ONG y otros actores de la sociedad civil armenia tuvieron que intervenir. Es posible que hayamos sido educadores en derechos humanos, pero ahora nos convertimos en coordinadores de vivienda, administradores de refugios, distribuidores de ropa y medicamentos, y trabajadores de reunificación familiar. Esto se suma a nuestros esfuerzos para recaudar fondos para suministros médicos y difundir la conciencia sobre la pandemia de COVID-19.

Pero a pesar de que creció la necesidad de ayuda de las organizaciones de la sociedad civil, la presión política sobre nosotros aumentó exponencialmente. Muchos armenios culparon de la vergonzosa derrota en Nagorno-Karabaj al silencio y la inacción de Occidente. Debido a que algunas ONG armenias tienen vínculos con organizaciones occidentales, están siendo calumniadas y arrastradas a turbulentas teorías de conspiración. Algunos fueron amenazadas, otros atacadas.

Me preocupa el impacto que estas teorías de la conspiración tendrán en nuestro equipo y nuestro trabajo, tratando de ayudar a personas como Elya. Estas campañas de desprestigio contra el sector no gubernamental son peligrosas y perturban el trabajo de organizaciones como la nuestra cuando más se necesitan.

Elya y su familia eventualmente podrán regresar. Su casa permanece en territorio controlado por los armenios y, aunque resultó dañada en los combates, se puede reparar. Pero para muchos otros, la incertidumbre será duradera.

Miles de personas enfrentan desafíos para encontrar vivienda y llegar a fin de mes. También están luchando con el trauma psicológico de la guerra y la pérdida de sus hogares y con garantizar que sus hijos reciban una educación.

La rehabilitación de esta población recién desplazada requerirá mucho esfuerzo y recursos y no se puede hacer sin que los actores nacionales e internacionales desempeñen su papel. Y este proceso será mucho más difícil si la sociedad civil armenia no tiene la libertad y la seguridad garantizada para hacer su trabajo.

Escrito por Satenik Baghdasaryan

Satenik Baghdasaryan es la presidenta de la organización no gubernamental For Equal Rights en Ereván, Armenia.

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0