in

La noche de los cristales rotos de Turquía o el Pogromo de Estambul

Articulo de Uzay Bulut a propósito de los 65 años del Pogrom en Turquía que causó la devastación de las minorías griegas, judías y armenias.

A propósito de los 65 años del Pogromo de Estambul de 1955 que causó la devastación de las minorías griegas, judías y armenias, la periodista Uzay Bulut realizó un artículo en que compara ese triste episodio de Turquía con la la «Noche de los cristales rotos» ( Kristallnacht) de la Alemania nazi.

El 6 de septiembre de 1955 comenzó como cualquier otro día para los griegos, armenios y judíos de Constantinopla.

“En ese entonces residía en Cengelkoy con mi esposa y mis dos hijos”, escribió Apostolos Nikolaidis en el libro I Nihta ton Kristallon. «Justo cuando comenzaban las protestas en Taksim, dejé mi tienda en Karakoy y me fui a casa».

Nikolaidis no sabía que se avecinaba una horrible campaña de limpieza étnica. Al igual que Nikolaidis, miles de no musulmanes en Estambul aún no eran conscientes de la intención de su propio estado de destruir su propiedad privada, negocios y lugares de culto, para aterrorizarlos para que abandonaran su antigua patria.

Nikolaidis continuó: “Intentamos escuchar la radio para recibir las noticias. Los ruidos del saqueo seguían acercándose. Deben haber estado atacando la tienda de Yovani. Luego, justo después, arrojaron la primera piedra contra nuestra casa. … La multitud arrojaba el carbón que había almacenado en el área frente a mi casa contra las ventanas de las casas cercanas. Luego, la multitud se alejó de nuestra casa por un tiempo. Después de media hora, llegó un nuevo grupo. Fueron conducidos por Kemal, un conductor de boletos. Conocía a Kemal desde hacía mucho tiempo. Siempre se había quejado de dolores de cabeza. Yo era el único en el pueblo que tenía un refrigerador, así que le había proporcionado hielo a Kemal para curar su dolor de cabeza. Entonces decidí hablar con él, confiando en nuestra amistad. Tomé la bandera turca en casa y bajé las escaleras «.

“Ellos se sorprendieron cuando me vieron y se retiraron, así que aproveché el silencio y comencé a hablar. Dije: “Yo, Apostolos Nikolaidis, nací y crecí aquí como tú. He servido en el ejército como tú. Soy un ciudadano turco como tú. No tengo nada que ver con lo que está pasando en Chipre. Creo en Dios como tú. Por favor, deje a mi familia y a mi casa solos. No olvides que soy parte de esta tierra tanto como tú «.

“Un breve período de silencio siguió a mis palabras. Entonces retrocedí horrorizado ante un grito: «¿Qué hace la bandera turca en la mano de este infiel?» gritó un hombre. Entonces, algunos de ellos que estaban cerca saltaron sobre mí. Me golpearon la cabeza con palos. Escuché a mi hijo gritar mientras caía al suelo. ¡Hermano Kemal! ¡Estás matando a mi padre! » él gritó. Entonces Kemal se asombró, detuvo a los demás y se alejó con la multitud. Mi esposa y mi hijo me llevaron de regreso a casa. Luego fuimos a la casa de nuestros familiares en Tarlabasi, donde estaríamos más seguros. El 6 de septiembre de 1955 fue la última noche que pasamos en nuestra casa. Primero nos mudamos al centro de la ciudad, luego, unos años más tarde, dejamos Turquía ”.

En el pogrom que duró dos días, las llamas se elevaron por todo Estambul a partir de los incendios que comenzaron durante el saqueo y la destrucción.

Los hogares y lugares de trabajo de los griegos y otras comunidades no musulmanas habían sido localizados por las turbas de antemano. Un día antes del pogrom, los agresores habían dicho a los dueños de las tiendas turcas que “pusieran banderas turcas en sus escaparates”; las tiendas que no tenían banderas turcas fueron destruidas o dañadas. Los testigos dijeron que las turbas estaban equipadas con una lista de direcciones para atacar.

Luego, el 6 de septiembre, comenzaron su “misión” y devastaron los distritos griego, armenio y judío de Estambul, matando a unos 37 griegos. Destruyeron y saquearon las casas, oficinas, tiendas y escuelas de no musulmanes, así como sus lugares de culto. Las imágenes sagradas, las cruces y los iconos fueron atacados. Algunas de las iglesias fueron incendiadas y quemadas por completo.

Las turbas golpearon e hirieron a muchas personas, destruyeron cementerios, exhumaron a los muertos de sus tumbas y los arrastraron por las calles. El alcance del salvajismo estaba más allá de las palabras.

Unas 200 mujeres griegas fueron violadas. También se informó que los niños griegos fueron violados y que un sacerdote fue quemado vivo. Muchos hombres griegos, incluido al menos un sacerdote, fueron sometidos a la circuncisión forzada.

La lista de víctimas de violación fue establecida por el Patriarcado Ecuménico y por el cónsul general griego y se informó en el libro de Speros Vryonis de 2005, The Mechanism of Catastrophe: The Turkish Pogrom of September 6-7, 1955, and the Destruction of the Greek. Comunidad de Estambul.

Alexandros Hacopulos, un parlamentario griego del Partido Demócrata, entonces el partido gobernante de Turquía, pronunció un discurso en el Parlamento turco el 12 de septiembre, en el que dijo que su casa también había sido saqueada. Dijo que unas 300 personas habían ido a Buyuk Ada, un barrio en el distrito de Adalar de Estambul, en motocicleta y saquearon las casas y lugares de trabajo de los griegos allí mientras la policía estaba al lado.

El 27 de septiembre de 1955, el Consulado de los Estados Unidos en Estambul envió un despacho al Departamento de Estado que decía: «Sólo un porcentaje muy pequeño de las propiedades de la comunidad parece haber escapado al saqueo».

Las fuerzas de seguridad turcas que coordinaron el pogrom se abstuvieron de proteger las vidas y los bienes de las víctimas, en lugar de allanar el camino para más violencia y saqueos.
Las fuerzas de seguridad turcas que coordinaron el pogrom se abstuvieron de proteger las vidas y los bienes de las víctimas, en lugar de allanar el camino para más violencia y saqueos.

Estas atrocidades se cometieron durante un período de 48 horas en Estambul, una de las ciudades más grandes del mundo y que alberga uno de los ejércitos más poderosos del mundo.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad turcas que coordinaron el pogrom se abstuvieron de proteger las vidas y los bienes de las víctimas, en lugar de allanar el camino para más violencia y saqueos.

Lois Whitman, abogada y exdirectora adjunta de la División de Helsinki Watch de Human Rights Watch, informó en su libro Destroying Human Rights and Ethnic Identity: The Turks of Greece la postura de las fuerzas de seguridad turcas frente a estos ataques: El cónsul general estadounidense telegrafió al Departamento de Estado diciendo que ‘la destrucción estaba completamente fuera de control sin evidencia de intentos policiales o militares de controlarla. Yo personalmente fui testigo del saqueo de muchas tiendas mientras la policía permanecía de brazos cruzados o animaba a la mafia».

Orhan Eyuboglu, uno de los directores de seguridad de Estambul en ese momento, dijo en el tribunal que el entonces ministro del Interior había ordenado a la policía que no usara la violencia [contra los agresores], ya que lo que estaban presenciando era «una furia nacional».

El transporte de los saqueadores fue proporcionado por automóviles privados, taxis, camiones, así como autobuses, trenes, barcos e incluso vehículos militares.

Según los registros de casos, fueron atacados 4.214 hogares, 1.004 lugares de trabajo, 73 iglesias, 1 sinagoga, 2 monasterios, 26 escuelas y 5.317 lugares, entre ellos fábricas, hoteles y bares.

”Tenía 13 años. Aquellos que vinieron a nuestra puerta dijeron: ‘¡Hay una niña de 13 años aquí, dánosla ahora mismo!’ Mi madre estaba aterrorizada. Estaba temblando como una hoja. No podía entender por qué me querían con tanta insistencia. Pero luego supe que habían violado a muchos niños no musulmanes, especialmente en Beyoglu y Taksim ”, dijo Keti Bagdat, de 65 años, uno de los pocos griegos que se quedó en Estambul después del pogromo, a la agencia de noticias Bianet de Turquía.

Bagdat agregó que estaba devastada cuando vio el alcance del desastre al día siguiente. ”Las iglesias fueron incendiadas y completamente destruidas. Los cementerios de griegos y armenios fueron saqueados. Exhumaron a los muertos y ni siquiera dejaron en paz los cuerpos de los que acababan de morir. No solo se ocuparon de los vivos; también inquietaron a los muertos ”, dijo.

Como los ataques fueron orquestados por las fuerzas estatales turcas, las comunidades no musulmanas no tenían a dónde acudir en busca de ayuda. Con terror y miedo, ejercieron la única opción que les quedaba: huyeron de Estambul, Constantinopla, su antigua patria, en una ola masiva de migración.

Durante la Noche de lso Cristales (Kristallnacht) del 9 al 10 de noviembre de 1938 en Alemania y Austria, al menos 91 judíos fueron asesinados; Se saquearon hogares, hospitales y escuelas judíos; se quemaron más de mil sinagogas; y más de 7.000 negocios judíos fueron destruidos o dañados por las SS y SA nazis.

El mundo fue testigo de otra Kristallnacht del 6 al 7 de septiembre de 1955. Esta vez en Estambul y contra los griegos, armenios y judíos del territorio.

El pogromo de Estambul debe evaluarse en términos de dos cuestiones: Chipre y las políticas de turquificación de la República Turca.

Antes de la Conferencia de Chipre en Londres el 29 de agosto de 1955, Adnan Menderes, entonces primer ministro de Turquía, había dicho: «Nuestros hermanos en Chipre se enfrentan a una amenaza de violación pública en los próximos días». Hikmet Bil , el director de la Asociación «Chipre es Turco» y columnista del periódico Hurriyet de Turquía, había hecho una declaración similar el 20 de agosto de 1955: «La respuesta a tal movimiento [un intento de masacre contra los turcochipriotas] debe ser muy corto. Hay tantos griegos en Estambul «.

Las autoridades turcas consideraron a algunos de sus ciudadanos, griegos y otros no musulmanes, como una baza a explotar en sus relaciones exteriores. Trajeron el tema de la minoría griega de Turquía a la agenda cada vez que surgieron tensiones entre Turquía y Grecia, pensando que cualquier mejora —o agravamiento— en las condiciones de vida de los griegos de Turquía podría usarse para obligar a Grecia a hacer concesiones a Turquía.

Mientras continuaba la conferencia en Londres, los miembros de la Asociación “Chipre es Turco” y otras organizaciones nacionalistas turcas intentaron provocar al público usando tal retórica.

La turba nacionalista turca fue también una muestra religiosa: destruyeron y saquearon las casas, oficinas, tiendas y escuelas de todos los no musulmanes
La turba nacionalista turca fue también una muestra religiosa: destruyeron y saquearon las casas, oficinas, tiendas y escuelas de todos los no musulmanes

Y el 6 de septiembre marcó el pico de su propaganda: el periódico Istanbul Express ese día publicó el titular: “La casa de nuestro querido Ataturk ha sido bombardeada en Salónica”, en un claro intento de provocar a la gente contra los no musulmanes.

Sin embargo, los pogromos de dos días en Estambul e Izmir fueron tan planeados, sistemáticos y organizados que no podrían haber resultado de una simple provocación.

La cuestión de Chipre fue un pretexto para incitar al público a la violencia contra los griegos y los no musulmanes. Y el pogromo del 6 al 7 de septiembre no solo concierne a Chipre. Su objetivo es homogeneizar aún más la «nación turca», un objetivo abierto del régimen turco, y crear una economía nacional al poner fin a la participación o el liderazgo del gobierno. Ciudadanos griegos, armenios y judíos en la economía de Turquía.

Por lo tanto, este pogromo debe verse como una continuación de la política de discriminación establecida desde hace mucho tiempo por los gobiernos otomano y turco contra sus comunidades no musulmanas.

El forzoso intercambio de población en 1924 entre Turquía y Grecia; las leyes que excluían a los no musulmanes de ciertas profesiones; el pogromo antijudío de 1934 en el este de Tracia; el impuesto sobre el patrimonio de 1942 impuesto a los no musulmanes; y el reclutamiento de no musulmanes para los batallones de trabajo del ejército turco durante la Segunda Guerra Mundial fueron todas manifestaciones de las políticas discriminatorias de Turquía contra sus ciudadanos no musulmanes.

El Partido Republicano del Pueblo, que estableció la República de Turquía en 1923 y gobernó hasta 1950, declaró en su informe de 1946 sobre las minorías que su objetivo era no dejar ningún griego en Estambul hasta el 500 aniversario de la «conquista» de Estambul (hasta 1953 ). Su plan se llevó a cabo con solo dos años de retraso.

El 6 de septiembre de 1955, estalló un explosivo en el patio del Consulado de Turquía en Salónica, un edificio adyacente a la casa donde nació Ataturk. Más tarde, se reveló que el atentado fue organizado por el Consulado de Turquía con el conocimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía.

Oktay Engin, un ciudadano turco, que entonces era un estudiante universitario en Salónica, había sido asignado para llevar a cabo la explosión cerca de la casa de Ataturk. Más tarde, el Ministerio del Interior turco lo ascendió a altos cargos y se convirtió en gobernador de muchas provincias de Turquía. Estas realidades se dieron a conocer durante los juicios de Yassiada de 1960-61 que se llevaron a cabo después del golpe de estado de 1960.

Aunque las mayores víctimas del pogromo fueron los griegos, todas las minorías no musulmanas fueron el blanco.

”Los pogromos del 6 al 7 de septiembre no fueron solo un acto de represalia contra los griegos en relación con Chipre porque solo 59% de los lugares de trabajo que fueron destruidos pertenecían a los griegos. El 17% pertenecía a armenios y el 12% a judíos ”, informó el Dr. Dilek Guven, un historiador que escribió un libro sobre el pogromo.

Vryonis también informó que «según la policía de Estambul, se destruyeron 2.572 negocios griegos, 741 armenios y 523 judíos».

Los pogromos de dos días en Estambul e Izmir fueron tan planeados, sistemáticos y organizados que no podrían haber resultado de una simple provocación.
Los pogromos de dos días en Estambul e Izmir fueron tan planeados, sistemáticos y organizados que no podrían haber resultado de una simple provocación.

El pogromo inició una ola migratoria en línea con los objetivos del estado turco. En unos pocos meses, la mayoría de las grandes empresas habían sido transferidas de no musulmanes a musulmanes, y las empresas que fueron destruidas nunca volvieron a abrir.

Con la ola migratoria, el estado dio un paso importante hacia el cumplimiento de su objetivo de homogeneizar “la nación turca” y turquificar su economía.

“La prensa local de Estambul, sin embargo, cubrió la migración masiva como ‘una deslealtad tradicional de las minorías’ y ‘su alianza histórica con estados extranjeros’, dijo Guven.

Debido a los graves daños sufridos por sus instalaciones de impresión durante el pogromo, Embros, un periódico griego con sede en Estambul, dejó de imprimir durante ocho días. Una vez que se reanudó la impresión, el editorial del 15 de septiembre de 1955 decía:

“Nos quedaremos donde pertenecemos. Nos levantaremos para reconstruir nuestras iglesias, enterrar a nuestros muertos, renovar nuestras escuelas, tiendas, apartamentos y permanecer donde estamos”.

“Nos quedaremos en este país, donde nacimos y crecimos, donde están las tumbas de nuestros antepasados, aunque dañadas. Construiremos un mundo nuevo con las tumbas dañadas y con las iglesias, escuelas, tiendas y apartamentos que han quedado reducidos a ruinas. Con perseverancia y coraje, volveremos a poner en orden nuestras vidas en medio de la ruina «.

“Alzaremos nuestras voces y gritaremos que esta tragedia que nos sobrevino no debería haber ocurrido. Exclamaremos que el país en el que vivimos es nuestro hogar y no estamos aquí como rehenes o cautivos de nadie y que no tenemos que irnos simplemente porque algunos quieren que nos vayamos. Nos quedaremos aquí. Como un sicomoro abrazando la tierra con sus raíces, recordaremos constantemente a los demás que tenemos nuestras raíces en este país. Pueden cortar nuestras ramas, pero las raíces profundas de nuestro viejo árbol están fuera del alcance de cualquiera «.

«Con la ayuda de Dios Todopoderoso y la seguridad proporcionada por el gobierno, los griegos turcos se levantarán de las cenizas en poco tiempo».

El mundo fue testigo de otra Kristallnacht del 6 al 7 de septiembre de 1955. Esta vez en Estambul y contra los griegos, armenios y judíos del territorio.
El mundo fue testigo de otra Kristallnacht del 6 al 7 de septiembre de 1955. Esta vez en Estambul y contra los griegos, armenios y judíos del territorio.

Sin embargo, nada sería igual para las comunidades no musulmanas de Turquía después del pogrom. Una gran mayoría de los griegos de Estambul y al menos 10.000 judíos se vieron obligados a abandonar Turquía. La mayoría de los griegos restantes fueron exiliados a Grecia en masa en 1964, otra tragedia en la historia de Turquía.

En 1964, unos 30.000 griegos en Turquía se vieron obligados a abandonar su lugar de nacimiento con solo artículos personales que pesaban 20 kilogramos (44 libras) y dinero por valor de 20 dólares. No se les permitió vender sus casas o propiedades ni sacar dinero de sus cuentas bancarias antes de irse.

¿Han hecho los funcionarios estatales turcos alguna reparación moral y material por el pogromo de 1955? ¿Han mostrado signos de remordimiento o dolor años después de esa limpieza étnica?

Lamentablemente, la respuesta es no. En cambio, nombraron una universidad, un aeropuerto y escuelas en honor a uno de los arquitectos de ese pogromo. Y todavía no hay un solo informe oficial del gobierno turco sobre la violencia del 6 al 7 de septiembre de 1955, a excepción de una declaración hecha por un oficial del ejército en una entrevista.

El general Sabri Yirmibesoglu, un oficial del ejército turco durante el pogromo, dijo en una entrevista en 1991 que el 6 y 7 de septiembre había sido obra del Departamento de Guerra Especial (SWD) del ejército. “Fue una buena organización. Alcanzó su objetivo. ¿No le parece que fue muy bien organizada?” le preguntó al periodista que lo estaba entrevistando.

El SWD también participó en la invasión turca de Chipre en 1974, bajo el mando de Yirmibesoglu. En 2010, Yirmibesoglu dijo en comentarios televisados ​​que Turquía quemó una mezquita durante el conflicto de Chipre «para fomentar la resistencia civil contra los griegos en la isla» y que «era una regla de guerra participar en actos de sabotaje hechos para mirar como si fueran ejecutados por el enemigo «.

La minoría griega de Estambul, que contaba con unos 100.000 antes del pogromo, se estima actualmente en 2.000. Como dijo Yirmibesoglu, «la organización ha alcanzado su objetivo».

En 1964, unos 30.000 griegos en Turquía se vieron obligados a abandonar su lugar de nacimiento con solo artículos personales que pesaban 20 kilogramos (44 libras) y dinero por valor de 20 dólares. No se les permitió vender sus casas o propiedades ni sacar dinero de sus cuentas bancarias antes de irse.
En 1964, unos 30.000 griegos en Turquía se vieron obligados a abandonar su lugar de nacimiento con solo artículos personales que pesaban 20 kilogramos (44 libras) y dinero por valor de 20 dólares. No se les permitió vender sus casas o propiedades ni sacar dinero de sus cuentas bancarias antes de irse.

¿Cómo habría reaccionado la comunidad internacional si el gobierno alemán se hubiera negado a indemnizar a los supervivientes del Holocausto y hubiera elogiado públicamente ese genocidio?

¿Occidente verá alguna vez que su doble rasero sobre el Estado turco perjudica a todas las naciones de la región, a los pueblos de Turquía y de los países vecinos?

Si Turquía aspira a ser un miembro respetado de la comunidad internacional y seguir siendo un «aliado» de Occidente, hay ciertos deberes que el estado turco debe cumplir:

Debería ofrecer disculpas oficiales por el pogromo del 6 al 7 de septiembre y por otras masacres que ha cometido.

Debe reconocer el derecho a la verdad y prohibir la negación de los genocidios en su historia.

Debería expresar arrepentimiento por sus crímenes, siguiendo el ejemplo del entonces canciller alemán Willy Brandt, quien se arrodilló con humildad y penitencia frente a un memorial del Holocausto en el gueto de Varsovia en 1970.

Debe pagar amplias reparaciones a los supervivientes de esas masacres, así como a las familias de las víctimas.

Debe reconocer su derecho a regresar a su antigua patria como ciudadanos iguales y ofrecerles todos sus derechos culturales, lingüísticos y políticos.

Debe dejar de promover y premiar a los asesinos y hacerles rendir cuentas de inmediato por la comisión de crímenes de lesa humanidad.

Debería establecer museos conmemorativos en toda Turquía para concienciar al pueblo turco para que no se vuelvan a cometer delitos similares.

Y si no está preparado o no está dispuesto a hacer todas estas cosas por ahora, al menos debería dejar de elogiar y enorgullecerse de esas masacres. Debería intentar no avergonzarse más a sí mismo y a sus ciudadanos.


Uzay Bulut es un periodista y analista político turco que residió anteriormente en Ankara. Es miembro del Foro de Oriente Medio (MEF) y actualmente trabaja en Washington DC. El trabajo periodístico de Bulut se centra principalmente en la política turca, las minorías étnicas y religiosas en Turquía y el antisemitismo.

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web Armenian Weekly el 30 de septiembre de 2014.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?