in

La agresión de las grandes potencias y la ineptitud de la ONU. Por Sabah Aslam

Para Sabah Aslam la ONU seguirá sirviendo como una herramienta para que potencias como EE. UU. impulsen con agresión sus intereses y valores.

Las fallas institucionales de las Naciones Unidas (ONU) permitieron que grandes potencias, especialmente los Estados Unidos, promuevan sus intereses a expensas de los propósitos centrales de la organización. No pudieron evitar las guerras; la paz y la seguridad son ahora cosa del pasado. Si bien solo cambiaron las tácticas y los patrones de batalla, las llamas de la lucha nunca se extinguieron.

La ONU es claramente impotente, ya que no logró disuadir la agresión de las grandes potencias. Cualquier resolución que se oponga a su conducta será vetada sin demora. Como resultado, la ONU sirve de poco durante las guerras de las grandes potencias, y las naciones débiles son subyugadas sin asistencia significativa o seguridad colectiva.

Las Naciones Unidas son la principal institución mundial para deliberar sobre temas de paz y seguridad, aunque su actividad se extiende mucho más allá del mantenimiento de la paz y la aversión al conflicto. Varias agencias de la ONU están comprometidas con una variedad de temas, que incluyen preocupaciones humanitarias y de salud, así como el desarrollo económico y cultural, y preocupaciones ambientales. Durante 77 años, EE. UU. se desempeñó como acompañante principal de la organización y patrocinador importante como miembro fundador.

Estados Unidos es el mayor donante de la ONU, solo en 2021 contribuyó con más de US$11.000 millones, lo que representa más del 20% del financiamiento total del presupuesto colectivo del organismo. A pesar de los esfuerzos del expresidente estadounidense Donald Trump por reducir el financiamiento, su administración ha valorado la soberanía por encima del multilateralismo. Su administración afirmó que Estados Unidos sufrió gastos desproporcionadamente altos y que las iniciativas de la ONU contradecían las posiciones estratégicas del gobierno. Sin embargo, el presidente estadounidense, Joe Biden, reafirmó la centralidad de las Naciones Unidas en la política exterior estadounidense y aumentó la financiación de la institución. A pesar de las promesas y los compromisos, Estados Unidos le debe a las Naciones Unidas aproximadamente US$1.000 solo en mantenimiento de la paz, según el director ejecutivo de Better World Campaign,

Aunque Estados Unidos es brutal con sus competidores, su ascenso a la hegemonía global le dio a la ONU un nuevo brío. Estados Unidos cubrió el mundo de seguridad para servir como agente de la ley mundial; su dominio económico le permitió influir en la economía global y atraer alianzas; su ventaja tecnológica agregó otra dimensión a su poder; y sus principios ideológicos, el multilateralismo, el sistema económico neoliberal y las normas políticas democráticas, le proporcionaron las herramientas para elaborar las reglas del juego. En su esencia, la ONU escudó un poder hegemónico y sus valores sostuvieron únicamente el expansionismo estadounidense.

EE.UU. sospecha que la unipolaridad hegemónica de la que disfrutó durante la Guerra Fría está amenazada por la creciente multipolaridad. El resurgimiento de Rusia y el ascenso de China son vistos como amenazas por parte de Estados Unidos a su estructura dirigida por la ONU del supuesto orden internacional liberal democrático. Estados Unidos intentó influir en la geopolítica y la política exterior del sur de Asia en varias ocasiones utilizando el sistema de la ONU. Estados Unidos inició un patrón de imposición de sanciones y toma de medidas injustificadas a través de foros multilaterales y la comunidad internacional para cumplir sus objetivos de confrontar a China.

La agresión de las grandes potencias y la ineptitud de la ONU. Por Sabah Aslam
Para Sabah Aslam la ONU seguirá sirviendo como una herramienta para que potencias como EE. UU. impulsen con agresión sus intereses y valores.

Por lo tanto, las Naciones Unidas pueden verse tanto como un ‘acuerdo institucional’ como la encarnación de la visión del orden mundial liderada por Estados Unidos. La actitud ambigua de Estados Unidos hacia la ONU refleja la naturaleza precaria del trato institucional. Sin embargo, el lazo es más fuerte de lo que parece, ya que la Organización encarna los ideales y objetivos por los que los presidentes estadounidenses abogan desde hace 100 años. Demostró ser una posición adecuada para que EE. UU. ejerza y ​​mejore su ya excepcional reserva de ‘poder blando’. 

Socavar a la ONU podría hacer que sea un poco más fácil para EE. UU. actuar solo cuando esté justificado, pero la tendencia multilateral, institucional y de estado de derecho en el pensamiento de la política exterior de EE. UU. no se superaría fácilmente. Este impulso podría manifestarse en organizaciones distintas de la ONU, pero la evidencia no apunta a la creación de una alternativa viable en el corto plazo.

Los acontecimientos recientes en Ucrania, Afganistán, Irán y otros lugares sacaron a la luz las ironías de que EE. UU. fuera el arquitecto del mismo orden basado en la ONU que la política actual de EE. UU. parece abolir; y que EE.UU. tiene un mayor incentivo para legitimar su poder a través de mecanismos multilaterales a medida que se vuelve más poderoso para evitar una oposición efectiva. 

La ONU seguirá sirviendo como una herramienta eficaz para que EE. UU. convierta sus intereses y valores en un consenso global y ponga su poder detrás de objetivos colectivos más expansivos para el futuro previsible.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Los manifestantes de Artsaj pasaron la noche en la base rusa demandando abrir el corredor de Lachin

    El presidente de Turquía fue nominado al Premio Nobel de la Paz