in

Jirair Libaridian: Empujamos a la gente al nacionalismo en lugar de la estadidad

La BBC realizó una entrevista a Jirair Libaridian sobre los errores de Armenia durante la guerra de Karabaj y el futuro estatus de Artsaj.

El corresponsal de la BBC, Grigor Atanesyan, realizó una extensa entrevista a Gerard Jirair Libaridian, asesor de política exterior del primer presidente de la República de Armenia, en la que habló de la construcción de la guerra y del martirio por parte de los armenios para justificar la toma de los siete distritos de Azerbaiyán; y de cómo hoy Karabaj quedará como autonomía cultural dentro de Azerbaiyán.

Jirair Libaridian: Empujamos a la gente al nacionalismo en lugar de la estadidad

La entrada de Turquía en el conflicto de Karabaj del lado de Azerbaiyán tomó por sorpresa tanto a los expertos como a los políticos. El uso de drones turcos le dio a Azerbaiyán una ventaja en el campo de batalla y ayudó a ganar la guerra. Pero a principios de septiembre, el liderazgo armenio fue advertido sobre tal perspectiva por Zhirayr Libaridian , un veterano de la diplomacia armenia, asesor del primer presidente de Armenia y negociador en Karabaj en 1991-1997.

Libaridian también predijo que en las nuevas realidades Rusia exigiría concesiones del lado armenio. A diferencia de la explicación oficial de Ereván, él atribuye la derrota de Armenia en la guerra por los errores de la diplomacia armenia y las falsas expectativas que los políticos difundieron y que la sociedad adoptó durante los últimos 30 años.

Tras dejar el servicio civil, regresó a Estados Unidos y hasta su jubilación dirigió el Departamento de Historia Moderna de Armenia en la Universidad de Michigan.
La BBC le preguntó a Libaridian sobre sus puntos de vista sobre los errores de la parte armenia y el futuro estatus de Karabaj.

– Si esbozáramos brevemente sus puntos de vista, tenemos que el equipo del primer presidente, Levon Ter-Petrosian, del que Usted formaba parte, quería resolver el conflicto a través de negociaciones y compromisos: mientras todos los líderes subsiguientes querían mantener el status quo, en que las fuerzas armenias controlaban Nagorno-Karabaj y los siete distritos a su alrededor.
– Aproximadamente. Nuestra administración – la administración de Ter-Petrosian – apostó por la paz. Y las siguientes administraciones -especialmente la última -es decir, la oficina de Pashinyan- apostaron por la guerra.
Las siguientes administraciones también negociaron, pero con la idea de «si no funciona, volvamos a la guerra». Y Pashinyan decidió: «Nada funciona, y si hay guerra, que la haya. Y ganaremos».

– ¿Por qué fracasó en las negociaciones?
– La cuestión de Karabaj tiene varios componentes. Los principales son: el estatus de Nagorno-Karabaj; y el la cuestión de los siete distritos de Azerbaiyán que estaban bajo el control de las fuerzas armenias.
Desde el momento de la tregua, la comunidad internacional nos decía que no reconocerían la independencia de Karabaj. En teoría, podrían hacerlo si Azerbaiyán lo hiciera. Pero en general, Rusia, Turquía, Irán, Estados Unidos y Francia ofrecieron opciones basadas en la integridad territorial de Azerbaiyán. Estaba claro. Nos estuvieron diciendo esto durante los últimos 30 años.
La segunda parte es que nadie en el mundo esperaba que retuviéramos estas siete distritos. Siempre esperaban su regreso, bajo ciertas condiciones.
Nuestros enemigos y nuestros amigos, nuestros supuestos amigos, mantuvieron constantemente sus posiciones sobre estos dos temas. Esta es la realidad. Si esto era justo para nosotros, no era su problema.
Independientemente de lo que hagan las diferentes administraciones en el campo diplomático y más allá, la parte armenia no logró convencer a la comunidad internacional. Eso es todo.
Podemos considerarlo un fracaso diplomático, pero no es una cuestión de diplomacia: es una cuestión de intereses personales y colectivos de los Estados con los que estamos tratando.
Independientemente de si consideramos que sea justo la condición de independencia de Karabaj, estamos tratando con un adversario que no estaba dispuesto a aceptar estas condiciones incluso tras ser derrotado.
Y teníamos que tener en cuenta que, con el tiempo, Azerbaiyán solo se estaba fortaleciendo en términos de poder militar y recursos. Y cuanto más largo era nuestro camino hacia un acuerdo, más su ausencia acercaba la guerra y menos posibilidades teníamos de ganar esta guerra.
Es decir, la pregunta era: ¿admitimos la posibilidad de devolver estas áreas, a cambio de garantías de seguridad para personas y territorios? Y en ausencia de una oportunidad para acordar un estatus ahora, ¿podemos posponerlo para más tarde, cuando se puedan considerar otras opciones?
Nosotros, el equipo de Ter-Petrosian, queríamos crear una oportunidad para devolver la mayoría de los distritos a cambio de la paz y dejar el tema del estatus para más adelante.
Las siguientes administraciones decidieron que los territorios sólo podían ser devueltos a cambio de estatus, es decir, el reconocimiento de la independencia de Karabaj por parte de Azerbaiyán o al menos un camino hacia la independencia, como un referéndum.
La administración de Pashinyan decidió que las negociaciones se basaban en postulados erróneos, que claramente preveían sólo el regreso de siete distritos y no aclaraban la cuestión del estatus.
Pashinyan insistió en que se necesita una comprensión clara del futuro estatus, , y sin esto, la posición de Azerbaiyán no podía tomarse en serio, no teniendo así sentido las negociaciones, porque Azerbaiyán insistía en la integridad territorial. Pashinyan llegó a la conclusión de que primero teníamos que ponernos de acuerdo sobre el estatus, y si esto requería una guerra, entonces habría una guerra. Y que la ganaríamos.
Esta lógica fue parte de Armenia durante los últimos 25 años, y ahora vemos los errores de cálculo. Masivos errores de cálculo. No estoy interesado en discutir el curso de la guerra en detalle. Durante esta guerra se hicieron evidentes problemas técnicos, logísticos y estratégicos. Pero incluso sin ella, estaba claro que no seríamos capaces de ganar esta guerra tan fácilmente como la ganamos en el pasado.
Y ahora nos enteramos, por la declaración del jefe del Estado Mayor de Armenia, que en el cuarto día de la guerra ya había advirtió al respecto al Primer Ministro.
Pero incluso antes de la guerra hubo otros errores de cálculo. Armenia tomó una serie de medidas completamente innecesarias, que fueron provocativas contra Azerbaiyán y Turquía.

– ¿De qué tipo de provocaciones estamos hablando?
– Por ejemplo, cuando hablamos del futuro estatus de Karabaj, Azerbaiyán ofrecía su solución: «Karabaj es Azerbaiyán». Esta es la posición de la comunidad internacional. Y aquí nosotros contestamos: «¡Olvídate de las negociaciones, Karabaj es Armenia, y punto!»
En segundo lugar, el Presidente y el Primer Ministro de Armenia hicieron declaraciones este verano en el aniversario del tratado de paz de Sevres, que puede considerarse la presentación de reclamaciones territoriales a Turquía.
Además, el Ministro de Defensa armenio dijo: «La nueva guerra son nuevos territorios».
Hubo otras declaraciones. Y nuestro bando también comenzó a hablar del «líder ilegítimo de Azerbaiyán» y del «dictador de Turquía». No es asunto nuestro, no es nuestro país, ¿verdad? Fue un intento de exportar la idea de la democracia a Azerbaiyán y Turquía. ¿Cómo negocias con líderes de países a los que acusas de ilegítimos?
Pashinyan pensó que era un gran estadista cuando dijo que cualquier decisión debería ser aceptable para los pueblos de Azerbaiyán, Karabaj y Armenia. Pensó que esta era una idea brillante, que Aliyev debía repetir y aceptar, y si no lo hacía, era un mal líder.
Pero el hecho es que no ofrecía ninguna solución: ¿Qué solución pueden tomar tres pueblos?
También pensó que los líderes elegidos democráticamente podrían ser más flexibles. Pero él mismo fue elegido democráticamente, elegido por el pueblo, y era menos flexible que sus predecesores. Y recordamos a Elchibey, el segundo presidente de Azerbaiyán, que era un nacionalista más grande que Heydar Aliyev. La democracia tiene poco que ver con la flexibilidad.
Pashinyan también pensó que la comunidad internacional recompensaría a Armenia por avanzar en el camino de la democracia y cambiaría su posición sobre los siete distritos. Pero tales intercambios sólo existirían en su cosmogonía, en su imaginación.
Todos estos errores de cálculo – tal vez errores de cálculo sinceros. Pero no tenían nada que ver con la realidad.
Todos estos son errores de cálculo. Tal vez errores de cálculo sinceros. Pero no tenían nada que ver con la realidad.

– ¿Entonces dice que las autoridades armenias juzgaron mal la realidad?
– No es sólo una cuestión de lo que están en el poder. Mire todo el espectro de la política armenia. Con la excepción de un partido, todos son ultra-patriotas. No veo en el Partido Republicano, Armenia próspera, Armenia Brillante o Dashnaktsutun, en ningún partido, uno que haya escuchado lo que la comunidad internacional nos estaba diciendo. Y la opinión de la comunidad internacional debe ser importante para nosotros, porque cuando perdemos, corremos hacia ella y le pedimos ayuda. Les pedimos que hagan lo que no pueden hacer.

– Así que no hay diferencia, en principio, entre Kocharian y Pashinyan, entre el primero y el último gobierno.
– Hay una diferencia entre Kocharian y Pashinyan, pero creo que diferentes fuerzas políticas tenían la sensación de que Karabaj no era sólo nuestro problema, y pensaban dejar que los mediadores lo resolvieran. Y si no podían resolverlo, pues bien, tenemos tiempo. Y si hay una guerra, ganaremos.
Este pensamiento está muy extendido, y todos los «políticos» son responsables de ello. Esta falta de imaginación política, esta falta de comprensión de lo que está enfrentando y la incapacidad de separar tus deseos de lo que realmente necesita y lo que se puede obtener.
Este es un problema de cultura política. Y entonces, cuando dicen que Pashinyan debe irse, les pregunto: ¿Quién tomará su lugar? La mayoría de las fuerzas políticas quieren poder, quieren jugar con la derrota, pero no ofrecen nuevos enfoques.

– ¿Cómo ve la situación después de la declaración de paz del 9 de noviembre?
– Esta declaración puede tener dos interpretaciones. Una cosa es pesimista y muy probablemente cierta. Pero es tan pesimista que será difícil para la gente aceptarla. Por lo tanto, la declaración del alto el fuego en realidad cierra el tema de Karabaj. No lo dice directamente, pero se basa en el principio de la integridad territorial de Azerbaiyán. Y Pashinyan, el primer ministro de Armenia, la firmó. Y nadie va a cambiar eso.
Los azerbaiyanos regresarán a esas tierras y las autoridades azerbaiyanas harán todo lo posible para que regrese el máximo número posible. Queremos que nuestros compatriotas, los armenios de Karabaj, regresen. Pero, ¿estarán dispuestos a regresar a ese Karabaj? Y si no hay un retorno masivo [de los armenios de Karabaj], entonces no será necesario discutir el estatus adicional de Karabaj.
Por otro lado, Rusia está muy interesada en que regresen tantos armenios como sea posible. Porque si no hay armenios en Karabaj, Azerbaiyán bien podrá decir al ejército ruso: ¿Qué están haciendo aquí?
Pero cuando el presidente Putin y otros líderes mundiales dicen que no se determinó aún el estatus de Karabaj, no quieren decir que la independencia de Karabaj sea posible. Ya dijeron que eso era imposible, que Karabaj es parte de Azerbaiyán. Lo dejaron muy claro.
En el pasado, los diplomáticos rusos no apoyaron un solo proyecto que no contemplara a Karabaj como parte de Azerbaiyán. Lo único que hicieron fue acordar posponer el tema del estatus.
La declaración del 9 de noviembre deja en claro que no hay posibilidad de elección, una elección entre Karabaj independiente o dentro de Azerbaiyán. Esta elección ya no existe, si es que alguna vez existió.
Las negociaciones pueden tener dos escenarios. ¿Será el Karabaj armenio una unidad geográfica y territorialmente definida dentro de Azerbaiyán, o los armenios recibirán la autonomía cultural, de la que habla Ilham Aliyev y que no implica ningún derecho territorial para la minoría?
Esto significará una situación similar a la de los armenios en Turquía o Irán, donde, como minoría religiosa, tienen cierta autonomía: su propia iglesia, escuelas, quizás periódicos, editoriales y lecciones de idioma armenio. Pero no el territorio.
Estas son dos opciones: territorial o extraterritorial como autonomía dentro de Azerbaiyán. Y garantías para las minorías, pero eso es todo. Este es el máximo que se negociará ahora. Pero no se trata de elegir entre independencia o inclusión en Azerbaiyán.

– Ereván lo ve de manera diferente. Pashinyan está pidiendo ahora el reconocimiento de la independencia de Karabaj en la arena internacional.
– De eso estoy hablando, la mentalidad no cambió. Este es el principal problema de nuestro pensamiento político, y este problema tiene por lo menos 200 años. No es nuevo. Nos gusta tanto, nos gusta la ilusión, nos gusta pensar que una solución justa, una solución perfecta, es una solución posible. Esta es nuestra estrategia de vida: soñar. Pero soñar no es una estrategia.

– ¿La estrategia es soñar? ¿Cómo es eso?
– La gente confunde lo que quiere con lo que cree debe recibir. Nadie tiene que darte nada. Se da lo que puede tomarse. Y contar con la victoria en cualquier guerra es vivir de mitos, no de realidades. Cultivamos la falta de voluntad para aceptar la realidad, métodos para rechazar la realidad y reemplazarla con nuestros sueños. Lo hemos hecho un arte.
Pero cuando en mis artículos insto a mirar la realidad a los ojos, me critican y me preguntan: ¿pero qué pasa con los demás?

– ¿Qué quiere decir? ¿Qué cuando critica las opiniones y acciones de la parte armenia, le dicen: «Mira lo que están haciendo Erdogan y Aliyev»? ¿A esto se refiere?
– Si. Digámoslo sin rodeos: Creo que Erdogan y Aliyev son muy malas personas. Pero si esto es así, entonces es necesario ser doblemente cuidadoso. Ésta es una de las paradojas de la vida armenia. Si estamos tratando con gente mala, si quieren someternos a un genocidio, entonces tenemos que construir nuestra estrategia para evitarlo, ¿no es así?
Pero estamos acostumbrados a dar héroes y mártires. Estamos acostumbrados a la derrota y a la reconciliación con ella. No importa lo que digan ahora, históricamente estamos acostumbrados a las derrotas y no a las victorias. E incluso nuestra victoria se convirtió en derrota. Perseguimos los sueños y lo imposible, y perdimos lo que pudimos conseguir.

– La negativa a devolver los siete distritos está relacionada con el hecho de que en algún momento la sociedad armenia comenzó a llamarlos liberados, no ocupados. ¿Cómo sucedió esto?
– Nuestra visión de estos siete distritos cambió con el tiempo. Los ocupamos porque bombardeaban nuestras casas en Stepanakert, e incluso las casas de nuestro pueblo en Armenia. Los tomamos con fines defensivos y dijimos que cuando hubiera garantías de seguridad, las devolveríamos.
En 1992, cuando tomamos a Lachin, Robert Kocharian, quien se convirtió en presidente del Comité de Defensa del Estado, emitió una declaración prometiendo devolver a Lachin tan pronto como recibiéramos garantías de seguridad. Me pidió que escribiera el texto de esa declaración. Pocas personas lo saben, y es poco probable que lo recuerden. Muchos estadistas configuran su memoria para que sea muy corta y no se les pueda pedir cuentas por sus palabras y acciones.
Así que inicialmente tomamos estas áreas para la defensa y estábamos listos para cambiarlas por garantías de seguridad.
Luego, estas áreas se convirtieron en objeto de negociaciones. Y entonces esta frase comenzó a sonar: no podemos regresarlos porque son armenios. Incluso si no fueran armenios al comienzo del conflicto, históricamente eran tierras armenias, y no debíamos devolverlas bajo ninguna circunstancia.
Vazgen Sargsyan, Primer Ministro y Ministro de Defensa hasta 1999, desempeñó un papel importante en la configuración de este punto de vista. Argumentó que las áreas no debían ser devueltas. Tenía esta lógica: la tierra conquistada por la sangre de nuestros soldados no podía ser entregada.
Quiero contarle un caso. Hablé con Vazgen tres semanas antes de que lo mataran en un intento de asesinato en 1999. Y le pregunté qué pensaba de esa punto de vista. Dijo que existía esa opinión y le pregunté cómo se sentía al respecto.
En ese momento, ya había sido Primer Ministro durante algún tiempo, había participado en las negociaciones, y creo que se dio cuenta de que había cometido un error al apoyar el complot de Kocharian contra Ter-Petrosian.
Y cuando le pregunté sobre esa lógica, la de la sangrs de los soldados, me dijo: «¡¿Quién dijo eso?!». A lo que contesté: «Eso lo dijo Usted»

– Ya no estabas en el gobierno, ¿por qué se reunió?
– Lo entrevisté para mi libro, que todavía estoy escribiendo. Hablé con él y con 27 participantes más en las negociaciones sobre Karabaj en 1991-1997, incluidos cuatro azerbaiyanos, cinco turcos, tres iraníes, dos rusos, suecos, italianos, finlandeses y en parte franceses, pero la mayoría de los franceses se negaron. Tengo transcripciones de todas las entrevistas. Uno de mis interlocutores fue mi buen amigo y excelente diplomático Vladimir Kazimirov, representante autorizado del Presidente ruso para Nagorno Karabaj y copresidente del Grupo de Minsk de la OSCE en 1992-1996. Tengo mucho respeto por él y aprendí mucho de él.

– Volviendo a la evolución de la visión de siete distritos…
– Cuando decidimos que no íbamos a devolver estas zonas, nos convertimos en partidarios de la expansión territorial, en lugar de luchar por el derecho de los armenios de Karabaj a vivir libremente y en seguridad y su derecho a la libre determinación. En cambio, comenzamos a llamar a estos territorios históricamente armenios. No jugó a nuestro favor. Muchos en el Ministerio de Asuntos Exteriores turco y entre las élites políticas comenzaron a pensar que en Karabaj no se trataba de la autodeterminación y la seguridad de los armenios de Karabaj, sino del sueño de la Gran Armenia.
Negocié con Turquía, fui el principal negociador de 1992 a 1997. Estudiado las opiniones de los diplomáticos turcos y muchos de ellos compartían esta opinión. No todos, pero muchos de ellos. Esta es la cuestión de cómo percibieron nuestras palabras y acciones con respecto a Karabaj. Y pensaron que si se trataba de una expansión, lo siguiente sería la armenia occidental. Nosotros, por supuesto, no teníamos ese poder militar, pero para ellos era un miedo irracional.
Siempre hablamos con nosotros mismos. Y si lo que decimos viene de patriotas y suena patriótico, entonces tenemos razón. Peor aún, negociamos con nosotros mismos. No tratamos de entender y estudiar lo que Azerbaiyán puede o no puede dar. Decidimos que Azerbaiyán no podía darnos nada que valga la pena.
Las negociaciones son un trabajo diario extremadamente doloroso, al igual que la independencia de los países pequeños, especialmente el nuestro. Es un trabajo diario. La proclamación de la independencia es sólo su comienzo, el comienzo de los problemas, no del fin de los mismos. Debe ser valorado y protegido diariamente de acuerdo con la forma en que el mundo cambia a su alrededor.

– Supongo que habló sobre este tema con el nuevo gobierno armenio.
– Una vez tuve una conversación con un representante de alto rango del gabinete de Pashinyan. Pregunté: «¿Qué solución proponen al conflicto de Karabaj?» La respuesta fue: «No hay nada que decidir aquí». En ese momento, ya no había negociaciones y no se propuso ninguna solución.
Pregunté, ¿por qué decidieron eso? ¿Se sentaron con Aliyev y discutieron todas las opciones posibles? No lo hicieron. Lo hicieron hasta cierto punto, y vieron posibles opciones, pero no importaba. Era su deber hacer todo lo posible antes de afirmar que no había solución y que no había nada que discutir con Azerbaiyán. No es solo una falta de pensamiento estatal. Esta es una negociación con nosotros mismos.

– Cuando los periodistas le preguntan a Pashinyan sobre sus duras declaraciones, señala las igualmente duras declaraciones de los líderes de Azerbaiyán y Turquía.
– Es importante subrayar que no me gusta la posición de Azerbaiyán y Turquía. Pero no importa lo que me gusta. Hace veinte años, aquí en Boston, di un discurso y dije que si no nos comprometíamos, sería un desastre. Cuando terminé y el público podía hacer preguntas, un caballero se puso de pie y dijo: «Señor, esto es importante, pero tan deprimente». Y le contesté: «¿Me presenté como artista? Vaya a su casa y mire televisión si quiere entretenerse. No venga a mis conferencias. Mi trabajo no es entretener ni inspirar optimismo. No soy portador de buenas noticias para nadie»
Damos a las personas información incorrecta, análisis erróneos y ofrecemos escenarios poco realistas como posibles soluciones. Los empujamos hacia el nacionalismo en lugar de la estadidad. Y luego decimos: la paz no será aceptada. Así que, ¿Quién es el responsable de eso?

– Los diplomáticos armenios señalarán a Aliyev y sus declaraciones de que los armenios son un pueblo extranjero en el Cáucaso y que Ereván es una ciudad azerbaiyana. ¿O es una reacción a las declaraciones de Pashinyan de que Karabaj es Armenia y punto?.
– Poco después de que Ilham Aliyev se convirtiera en presidente, tuvimos una conversación muy seria. Yo no estaba más en el poder y enseñaba en la universidad. Lo había visto antes solo una vez, cuando dio un discurso en la Universidad de Harvard, y no tenía la mejor opinión de él; me parecía superficial y no muy inteligente. Su discurso fue más una guía de viajes a Azerbaiyán que una discusión seria.
Sin embargo, luego me invitó a Bakú y hablamos durante más de tres horas. Conocía hasta los detalles más pequeños y hacía las preguntas adecuadas. Y respondió honestamente. Y me pareció que era un tipo muy inteligente. Hablamos uno a uno, sin intérprete, en inglés.

– Por todo lo que acaba de decir, lo llamarán traidor a la nación. ¿Le molesta?
– Cuando la gente irresponsable dice esto, es una insignia de honor… No me molesta.

– Hablando de responsabilidad. Cuando habla de los problemas de la mentalidad, es como quitarle la responsabilidad a Pashinyan. Pero él fue el que dirigió Armenia durante los últimos dos años y medio.
– La responsabilidad se extiende a lo largo del tiempo. La responsabilidad de Pashinyan es mayor porque redujo la forma de pensar existente a tres o cuatro simples declaraciones: Azerbaiyán no puede darnos nada aceptable, el estatus de Karabaj puede ser resuelto por la guerra, las negociaciones se pueden llevar a cabo sin nada, y la democracia nos traerá el apoyo de Occidente.
Pero si ese pensamiento no hubiera existido antes que él, no lo habría desarrollado. Naturalmente, es responsable de una serie de decisiones erróneas. Si recuerda, la oposición desde el principio lo acusó de dos cosas: puntos de vista antirrusos y planes para entregar Karabaj. ¿Trató de asegurarles que no iba a entregar la tierra? ¿Querías que te aceptaran en Karabaj? No sé. Pero hizo declaraciones duras.
Hay otras cosas. Uno de ellos es lo que pasó en Dushanbe en una reunión con Aliyev. Parecía que finalmente se estaba observando el alto el fuego, y se estableció una línea directa de comunicación entre los ministerios de defensa. Esta reunión era muy importante en términos de cómo Aliyev percibió a Pashinyan. No confiaba en Kocharian – su padre le legó que no confiara en Kocharian. Tenía esperanzas con Pashinyan. No sé si estaban justificadas o no.
Y cuando Pashinyan le pidió que observara el alto el fuego, accedió. No sé los detalles de su conversación, pero sé que fue algún tipo de intercambio. Probablemente, Aliyev dijo algo como «Bien, lo haremos, pero tenemos que discutir la esencia del tema». Y Pashinyan dijo algo en el espíritu de, «OK, pero dame tiempo.»

– Pashinyan dice algo completamente diferente: según él, fue Aliyev quien le pidió que dejara de hablar sobre la ausencia de democracia en Azerbaiyán.
– Conozco el contenido de la conversación por una fuente muy confiable en Azerbaiyán. Tal conversación tuvo lugar. ¿Y qué pasó después? Pashinyan comenzó a decir que Artsaj es Armenia. Comenzó a insistir en el regreso de Karabaj a la mesa de negociaciones: y eso ya se había perdido bajo el mandato de Kocharian.
Si pones una y otra vez una condición que es obviamente inaceptable para tu oponente, significa que estás saboteando la idea misma de las negociaciones. Y entonces comenzó a hablar de una solución que sería aceptable para los tres pueblos, no para los tres gobiernos. De hecho, comenzó a insultar a Aliyev.
Y Aliyev decidió que había sido engañado. Ese Pashinyan lo engañó prometiendo negociar, pero sólo quería ganar tiempo para resolver los problemas dentro del país. Y mientras Mnatsakanyan, el Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, discutía una cosa con Mammadyarov, Pashinyan decía otra cosa. Y esta desconfianza jugó un papel importante en el hecho de que Aliyev decidiera que las negociaciones estaban condenadas.
No quiero decir que Aliyev siempre cumpliera su palabra. En el pasado, abandonó el plan de asentamiento acordado en Kazán en 2011. Y Heydar Aliyev hizo lo mismo: estuvo de acuerdo, y luego decidió que podía lograr mejores condiciones. Este es el problema de estas negociaciones: las partes no tienen una mínima base. Pashinyan no la tenía y Aliyev tampoco. Y los líderes del Karabaj tampoco tenían una base para negociar.

– ¿De quién de los líderes de Karabaj hace referencia?
– En un momento, me comuniqué principalmente con Arkady Ghukasyan, quien era el Ministro de Relaciones Exteriores, y luego se convirtió en el presidente. Pero después de mi renuncia, me comuniqué con muchas otras personas de Karabaj y personalidades que conocían la situación en Karabaj. Y este era su pensamiento: cualquier opción en la que obtengamos menos de lo que queremos es demasiado arriesgada. Y si hay guerra, habrá guerra.
Le respondí: amigo mío, pero la guerra es impredecible, y cuanto más lejana esa impredecibilidad, más nos jugará en contra. Y ellos respondieron: lucharemos, y preferimos morir antes que aceptar lo que no queremos.
Esta era la lógica de tantos. Muchos pensaron que la guerra era divertida, un entretenimiento. Que la guerra crea héroes y es necesaria para demostrar nuestro patriotismo y heroísmo. La guerra es un sacrificio, si, por supuesto, pero si te sacrificas a ti mismo y no al hijo de tu vecino.

Publicado originalmente en inglés en BBC bajo el título «Mucha gente pensaba que la guerra es divertida»: Jirayr Libaridian sobre la derrota de Armenia y el futuro de Karabaj.
Traducida al español por SoyArmenio.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?