in

Es hora de tildar de tonterías las demandas del corredor de Azerbaiyán. Por Michael Rubin

Nasimi Aghayev, embajador de Azerbaiyán en Alemania y ex cónsul general en Los Ángeles, se ha establecido como el «Bagdad Bob» de Bakú.

En repetidas ocasiones negó el bloqueo del corredor de Lachin por parte de Azerbaiyán, reforzando la ficción de que las fuerzas de paz rusas e incluso los armenios eran responsables de cortar los suministros a los armenios en Nagorno-Karabaj. Es una lógica análoga a sugerir que los ucranianos en la Unión Soviética se mataron de hambre para hacer quedar mal al dictador soviético Josef Stalin.

Segunda Guerra de Nagorno-Karabaj
Michael Rubin cree que Estados Unidos debe obligar a Turquía y Azerbaiyán poner fin al bloqueo de Armenia para exigirle el corredor Zangezur .

Para Aghayev, sin embargo, la verdad es irrelevante.

Los diplomáticos azerbaiyanos tienen tres trabajos: afirmar cada acción del dictador Ilham Aliyev, amplificar su propaganda y canalizar dinero en efectivo a quienes puedan ayudar.

Azerbaiyán calculó mal la voluntad de la comunidad internacional de aceptar sus puntos de conversación con respecto al bloqueo de Lachin de Azerbaiyán y su acoso a los armenios que buscan transitar entre Armenia y sus hogares en Nagorno-Karbakh. Incluso diplomáticos de países estrechamente aliados con Azerbaiyán admiten en privado su preocupación por el comportamiento cada vez más errático de Aliyev . Aliyev, en 2023, se ve y suena cada vez más como Saddam Hussein alrededor de 1990.

Con el mundo rechazando la narrativa de Aliyev sobre Lachin, Azerbaiyán y sus agentes, tanto registrados como no registrados, ahora buscan cambiar la conversación al llamado corredor Zangezur . Dicho corredor se bifurcaría en el sur de Armenia para conectar Azerbaiyán con la República Autónoma de Najicheván , un enclave de Azerbaiyán que limita con Irán y Turquía pero que está separado por Armenia propiamente dicha. Los funcionarios azerbaiyanos dicen que el alto el fuego de noviembre de 2020 ordenó ese corredor. Alegan que Armenia viola ese alto el fuego al no permitir que Azerbaiyán construya u opere una carretera a través del territorio armenio. En realidad, ese alto el fuego no definió el corredor ni detalló su control y el mecanismo por el cual transitarían las mercancías.

Si bien Aghayev y otros dicen que el corredor es necesario para permitir que Turquía comercie libremente con Azerbaiyán y más allá en Asia Central, ignora que, la semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, por ejemplo, reconoció que Azerbaiyán estaba construyendo un corredor alternativo a través de Irán. Mientras que Azerbaiyán pide a sus propagandistas que anuncien la competencia y el cisma entre los dos países chiítas, Bakú y Teherán han aumentado considerablemente los lazos y el comercio en los últimos años.

Aliyev puede tratar de transformar el corredor Zangezur en un nuevo casus belli mientras reclama a toda Armenia. En realidad, la razón de la falta de comercio terrestre entre Turquía y Azerbaiyán no es la intransigencia armenia ni la falta de un nuevo corredor, sino más bien el bloqueo de Armenia por parte de Azerbaiyán y Turquía durante décadas. Armenia, Azerbaiyán y Turquía enfrentan desafíos económicos y cada uno podría beneficiarse enormemente si permitieran el libre comercio a través de sus fronteras. Si Aliyev y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, así lo eligen, podrían poner fin al bloqueo de Armenia al instante, abrir sus fronteras y permitir el tráfico libre de pasajeros y camiones comerciales a través de su territorio en cualquier número de carreteras. Desafortunadamente, un desdén racista por los armenios parece motivar a Aliyev y Erdogan más que el deseo de ayudar a su propio pueblo.

Las ramificaciones van más allá del simple desarrollo económico. Si bien un pilar de la propaganda azerbaiyana es que Armenia es un satélite de Irán, esta es una profecía autocumplida ya que el bloqueo de Armenia por parte de Azerbaiyán y Turquía obliga a Armenia a utilizar a Irán como salida económica. Por lo tanto, aquellos en Washington que critican los lazos entre Armenia e Irán, si son sinceros, deberían estar al frente de las demandas de que Azerbaiyán y Turquía pongan fin a su bloqueo.

Los porristas de Azerbaiyán en Washington no hacen ningún bien a los intereses geopolíticos y de seguridad nacional de EE. UU. cuando permiten que Aliyev y Erdogan se vuelvan más erráticos y desconectados de la realidad. La posición de la Casa Blanca debería ser una obviedad y no debería haber una equivalencia moral entre los sitiadores y los sitiados. Es hora de que Turquía y Azerbaiyán pongan fin al bloqueo de Armenia.

Publicado originalmente en el sitio 1945 por el analista Michael Rubin

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Rusia habría boicoteado la resolución de la ONU que condenaba a Bakú por cerrar el corredor de Lachin

    El cuento de hadas Anahit: la historia de la creación y los símbolos ocultos