in

El modelo armenio para Bielorrusia: Carl Bildt

Carl Bildt, publicó el artículo en Project Syndicate

Nikol Pashinyan

El ex primer ministro sueco y ministro de Relaciones Exteriores, Carl Bildt, publicó un artículo en Project Syndicate en el que promueve que el modelo armenio sería mucho más útil para comparar en el caso de Bielorrusia.

Si bien muchos observadores occidentales han aprovechado las revoluciones de Ucrania de 2004-05 y 2014 para comprender las protestas masivas en Bielorrusia; una analogía mucho mejor es la transición democrática de Armenia en 2018. Los armenios exigieron un cambio en el gobierno nacional, no en la orientación geopolítica del país, y eso hizo toda la diferencia.

Con un número sin precedentes de bielorrusos saliendo a las calles y negándose a dejarse intimidar por la violencia estatal, es obvio que el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha fracasado en su intento de robarse otras elecciones y prolongar su mandato. Según todos los estándares, sus días en el poder ahora están contados.

Muchos comentaristas están comparando la situación en Bielorrusia con las revoluciones Orange y Maidan de Ucrania en 2004-05 y 2014, respectivamente. Pero Bielorrusia no es Ucrania, y tampoco es particularmente útil aplicar el modelo de Maidan a la escena que se desarrolla en Minsk y otras ciudades y pueblos bielorrusos.

Aunque las cuestiones internas de corrupción y mala gestión sin duda han influido en los acontecimientos políticos de Ucrania posteriores a la Guerra Fría, el principal factor determinante ha sido el deseo de incorporar al país en Europa. El movimiento Maidan fue una respuesta directa al intento del entonces presidente ucraniano Viktor Yanukovich de abandonar la causa de la integración y reforma europeas. Los revolucionarios se movilizaron abiertamente bajo la bandera de la Unión Europea.

El levantamiento en Bielorrusia es diferente. Las preocupaciones internas están claramente desempeñando un papel más destacado, y las preguntas sobre la orientación del país con respecto a Europa o Rusia están casi totalmente ausentes. Los bielorrusos simplemente están hartos del reinado de 26 años de un hombre que está cada vez más desconectado de la sociedad. El estandarte de la revolución es la bandera nacional bielorrusa blanca-roja-blanca prohibida, que probablemente pronto se convertirá en la bandera oficial del país (como lo fue en 1918 y 1991-95). De hecho, no ha aparecido ningún otro cartel.

Aún así, aunque cada revolución política debe forjar su propio camino, existen modelos disponibles para ayudar a los observadores externos a comprender lo que puede suceder. En el caso de Bielorrusia, ofrecería una analogía no con Ucrania, sino con Armenia en la primavera de 2018, cuando las manifestaciones masivas llevaron a la renuncia del presidente Serzh Sargsyan e inauguraron una nueva era democrática para el país.

También Armenia siempre ha tenido una estrecha relación con Rusia, tanto por razones históricas como estratégicas. En 2013, el país se abstuvo de unirse a Georgia, Moldavia y Ucrania para firmar un Acuerdo de Libre Comercio Profundo y Completo con la UE, optando en cambio por unirse a la Unión Económica Euroasiática (UEE) liderada por Rusia.

Durante los eventos de 2018, hubo temores justificados de que Rusia interviniera de alguna manera para prevenir otra «revolución de color» en una ex república soviética. Pero, debido a que la orientación geopolítica de Armenia no estaba lista para cambiar, el Kremlin parece haberse refrenado.

En las mejores circunstancias, la revolución armenia podría proporcionar un modelo para Bielorrusia. El objetivo inmediato es que una administración de transición allane el camino para una nueva elección presidencial bajo la supervisión internacional. Para garantizar un proceso sin problemas, la orientación externa de Bielorrusia debe mantenerse fuera de la mesa. La elección y la lucha más amplia deben ser únicamente sobre la democracia dentro del país y nada más.

Para crear las condiciones para el «modelo de Armenia», la UE debe elaborar sus próximas sanciones con cuidado, dirigidas únicamente a las personas responsables e involucradas en la obvia falsificación de las elecciones y la consiguiente violenta represión contra los manifestantes. Cualquier acción que imponga costos a la sociedad bielorrusa y a la economía en general sería contraproducente.

Además, Europa y otras potencias occidentales deberán aceptar que una Bielorrusia recientemente democrática seguirá dependiendo económicamente de Rusia, al menos por ahora. Cabe esperar que las reformas necesarias desde hace mucho tiempo para modernizar la economía bielorrusa hagan que esa relación sea más equilibrada en el marco de la UEE.

Del mismo modo, dado que un acuerdo de asociación al estilo de Ucrania con la UE no será una opción, la prioridad debería ser incorporar a Bielorrusia en la Organización Mundial del Comercio y apoyarla a través del Fondo Monetario Internacional. Ambos procesos introducirían condiciones para las reformas económicas internas, y la esperanza es que un régimen democrático las adopte rápidamente.

Después de su revolución democrática, Armenia continuó albergando una base militar rusa fuera de su capital, Ereván. Si bien Rusia no tiene una presencia militar comparable en Bielorrusia, sí tiene obvios intereses de seguridad, con una pequeña unidad de la fuerza aérea y dos instalaciones estratégicas. En este y otros temas de defensa similares que no representan una amenaza para nadie más, no hay ninguna razón por la que los acuerdos existentes no deban seguir vigentes.

Si el presidente ruso Vladimir Putin aceptaría una transición política al estilo armenio en Bielorrusia es, por supuesto, una cuestión abierta. Es probable que algunos en su círculo íntimo emitan advertencias paranoicas sobre una pendiente resbaladiza que llevará a la OTAN a tomar el control. Para detener a quienes piden una represión brutal para evitar cualquier tipo de avance democrático, Occidente tendrá que ser proactivo en su diplomacia, dejando en claro que apoyará a una Bielorrusia democrática que aún elige tener vínculos estrechos con Rusia.

La situación en Bielorrusia no es una lucha geopolítica. Es un asunto interno, que afecta al pueblo bielorruso y a un régimen que ha perdido legitimidad y ha dejado de ser útil. La diplomacia occidental puede ayudar al pueblo bielorruso a alcanzar un resultado democrático, pero solo si se lleva a cabo con prudencia.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?