in

El engañoso Trump, el Acuerdo de Paz entre los Árabes e Israel

Este Acuerdo de Paz entre los Árabes e Israel es una jugada más del engañoso Trump y esos dos países para evitar la influencia de Irán en la región, escriben Medea Benjamin y Ariel Gold en este artículo publicado en Consortium News.

“Un gran avance hoy”, gritó Donald Trump en Twitter al anunciar el nuevo acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). El acuerdo convierte a los Emiratos Árabes Unidos en el primer estado árabe del Golfo y la tercera nación árabe -después de Egipto y Jordania- en tener relaciones diplomáticas con Israel.

Pero la nueva asociación Israel-Emiratos Árabes Unidos no engaña a nadie.

Aunque supuestamente evitará la anexión israelí de Cisjordania y alentará el turismo y el comercio entre ambos países; en realidad, no es más que un plan para dar un sello árabe de aprobación al status quo de Israel en materia de robo de tierras, demoliciones de viviendas, arbitrariedad en las ejecuciones extrajudiciales, leyes de apartheid y otros abusos de los derechos palestinos.

El acuerdo debe verse en el contexto de las políticas de la administración Trump, en el que desde hace más de tres años viene endurecieron el control de Israel sobre los palestinos: trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, reconocer los Altos del Golán como territorio israelí y crear un supuesto «plan de paz» sin participación o aportes palestinos.

Si bien ninguna administración estadounidense negoció y resolvió con éxito 53 años de duración de la ocupación de Israel, los años de Trump fueron especialmente perjudiciales para la causa palestina.

El líder palestino Hanan Ashrawi escribió en Twitter, que con este acuerdo: «Israel fue recompensado por no declarar abiertamente lo que viene haciéndole a Palestina ilegal y persistentemente desde el comienzo de la ocupación».

De hecho, con Donald Trump a la cabeza y el yerno Jared Kushner como estratega principal, incluso se eliminaron las concesiones para los palestinos.

Para colmo de males, si bien el acuerdo se había formulado en términos de un compromiso de Israel de suspender la anexión de territorios palestinos, en su conferencia de prensa, cuando Netanyahu anunciando el acuerdo, dijo que la anexión estaba «todavía sobre la mesa» y que era algo a lo que está «comprometido».

Emiratos Árabes Unidos en ‘Enemy Camp’

Entre los aspectos más brutales de este período es la pérdida de apoyo a la causa de los palestinos por los estados árabes vecinos.

El partido político árabe en Israel, Balad; dijo que al firmar este pacto, «los Emiratos Árabes Unidos se unieron oficialmente a Israel contra Palestina, y se colocaron del lado de los enemigos del pueblo palestino».

Los Emiratos Árabes Unidos ocupaban anteriormente una posición coherente con la opinión pública de los países del Golfo y Oriente Medio: de que la aceptación de relaciones diplomáticas formales con Israel sólo debería tener lugar a cambio de una paz justa y de conformidad con el derecho internacional.

En junio, el embajador emiratí en los Estados Unidos Yousef al-Otaiba escribió un artículo de opinión en el periódico Yediot Ahronot, el equivalente israelí a USA Today; en el que apelaba directamente en hebreo para que Israel no se anexionara Cisjordania.

Al llegar a un acuerdo con Trump y Netanyahu para normalizar las relaciones, el país se convierte en socio de Israel para consolidar la anexión de facto y el apartheid en curso.

El cambio de los EAU -de apoyar la dignidad y la libertad de los palestinos a apoyar la ocupación interminable de Israel- es un movimiento calculado del príncipe heredero de los EAU Mohammed bin Zayed.

Bin Zayed es un astuto dictador de Oriente Medio que, utilizando recursos militares y financieros frustra los movimientos democráticos y el respeto por los derechos humanos bajo el disfraz de luchar contra el terrorismo islámico. Su apoyo a Israel consolida su relación con la administración Trump.

Trump ya se esforzó por impulsar miles de millones de dólares en ventas de armas a los Emiratos Árabes Unidos; a pesar de la oposición del Congreso debido a la gran cantidad de víctimas civiles asociadas con el uso de esas armas en Yemen.

El secretario de Estado Mike Pompeo también defendió a los EAU de informes creíbles de que las armas que les vendían eran transferidas a Yemen a grupos vinculados a Al Qaeda, milicias salafistas de línea dura y separatistas yemeníes.

Los Emiratos Árabes Unidos también se vieron afectados por las revelaciones de que había estado operando en Yemen cárceles secretas, donde los prisioneros eran sometidos a horribles formas de tortura, incluida «la parrilla», donde las víctimas eran «atadas a un asador como carne asado y grilladas al fuego»

En Libia, los EAU fueron criticados por violar un embargo de armas del Consejo de Seguridad de la ONU de 2011, al suministrar equipos de combate a las LAAF, el grupo armado comandado por el general Khalifa Haftar, que tiene un historial bien establecido de abusos a los derechos humanos.

Entonces, este acuerdo con Israel le da a los Emiratos Árabes Unidos una apariencia de respetabilidad muy necesaria.

Pero es imposible entender el ímpetu de este acuerdo sin ponerlo en el contexto de las hostilidades en curso entre los tres países e Irán.

Siguiendo el viejo adagio de que «el enemigo de mi enemigo es mi amigo», en los últimos años Israel viene negociando con varios estados del Golfo, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, para hacer retroceder la creciente influencia de Irán en la región.

Como afirma el comunicado que anuncia el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, EE.UU., Israel y los Emiratos Árabes Unidos «comparten una perspectiva similar con respecto a las amenazas en la región».

Esto encaja con la obsesión anti-Irán de Trump, que incluye la retirada del acuerdo nuclear de Irán y su campaña de «máxima presión» diseñada para obligar a Irán a volver a la mesa de negociaciones para hacer un «mejor trato».

Al anunciar el pacto entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, Trump declaró con ridícula valentía que si ganaba las elecciones, tendría un nuevo acuerdo con Irán dentro de 30 días.
Cualquiera que crea esto debe ser casi tan delirante como Trump.

Biden se jacta

El hecho de que este acuerdo entre dos países de Oriente Medio se anunciara primeramente a miles de kilómetros de distancia, en Washington DC, muestra que se trata más de apuntalar la decadente campaña electoral de Trump y de mejorar la maltrecha imagen de Netanyahu en Israel, que de traer la paz a Oriente Medio.
También muestra que Netanyahu y bin Zayed tienen interés en que Trump gane un segundo mandato en la Casa Blanca.

En lugar de señalar la vacuidad del pacto, la respuesta de Joe Biden fue, lamentablemente, felicitar a Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Y tratar de atribuirse el mérito del acuerdo.

«Personalmente pasé tiempo con líderes de Israel y los Emiratos Árabes Unidos durante nuestra administración; construyendo el caso para la cooperación y un compromiso más amplio», dijo. «Estoy satisfecho con el anuncio de hoy».

La normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, facilitada por Estados Unidos, sirve para apuntalar a tres represivos líderes – Trump, Netanyahu y bin Zayed – y causará más daño a los palestinos.

Es una pena y una farsa.


Medea Benjamin es cofundadora de CODEPINK for Peace y autora de varios libros, incluido «Inside Iran».

Ariel Gold es codirectora nacional y analista sénior de políticas de Oriente Medio de CODEPINK for Peace .

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?