Menu

Noticias de Armenia y del Cáucaso Sur

in

El Congreso debe dejar de darle pase libre a Azerbaiyán sobre Irán y Rusia

Para el analista Michael Rubin, está claro que Azerbaiyán trabaja con Irán y Rusia en contra de Estados Unidos.

Presidente Aliyev de Azerbaiyán acusa a sus diplomáticos de traición

Para el analista Michael Rubin, el Departamento de Estado no termina de hacer responsable a Azerbaiyán de sus acciones en Karabaj, a pesar de que está claro que trabaja con Irán y Rusia en contra de Estados Unidos.

Académico residente en el American Enterprise Institute y columnista de la revista estadounidense «The National Interest»


Michael Rubin

Twitter: @mrubin1971

Las armas ahora están en silencio en Nagorno Karabaj. Armenia liberó a sus prisioneros de guerra y los diplomáticos presionan a Azerbaiyán para que haga lo mismo. El Grupo de Minsk, que Estados Unidos copreside junto con Rusia y Francia, trata de restablecer su relevancia diplomática, ya que Azerbaiyán relegó al Departamento de Estado al avanzar en su ofensiva militar de septiembre de 2020 en el territorio en disputa. Esa acción contradecía la base de su exención en virtud del artículo 907 de la Ley de apoyo a la libertad que permitía a los Estados Unidos prestar asistencia militar a Azerbaiyán.

El representante Bob Menéndez (D-N.J.), presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, destacó el desafío que tanto Turquía como su alianza con Azerbaiyán plantearán a la política exterior de Estados Unidos durante la audiencia de confirmación de su comité para Anthony Blinken,el candidato del presidente Joe Biden para dirigir el Departamento de Estado. Blinken criticó a Turquía, pero no señaló ningún cambio sustantivo en la política.

Si bien continuar el statu quo político hacia el Cáucaso sería un error, parte de la razón por la que el Departamento de Estado sigue socavando los esfuerzos para responsabilizar a Azerbaiyán de sus acciones, es debido a la desconexión que hay fundamentalmente entre las percepciones de Azerbaiyán en el Congreso y la realidad de la política de ese país.

Mientras que el lobby armenio promueve vocalmente el reconocimiento estadounidense del genocidio armenio, diplomáticos y grupos de presión azerbaiyanos mantuvieron durante mucho tiempo un perfil más bajo pero igualmente eficaz en el Congreso, donde ambos pintan a Azerbaiyán como un aliado en la guerra contra el terrorismo y como un baluarte regional dispuesto a plantar cara a Rusia e Irán. Tan es así que Elin Suleymanov, embajador de Azerbaiyán en Washington, y una serie de agentes de influencia no registrados, argumentan a senadores y congresistas que Armenia está en manos tanto de Irán como de Rusia.

Es cierto que Armenia tiene vínculos con Irán y Rusia. El bloqueo económico de Turquía y Azerbaiyán sobre Armenia hace de Irán un salvavidas económico al que Armenia puede exportar productos agrícolas y algunos productos manufacturados. Rusia mantiene una base militar en Gyumri. Las tropas estacionadas en la base permanecen en gran medida confinadas y no parecen activas en otras partes de Armenia o el Cáucaso. Los armenios que entrevisté— incluidos los más orientados filosóficamente hacia Occidente- dicen que la presencia rusa sirve en gran medida más como un elemento disuasorio para la agresión turca o azerí que como un respaldo a la política exterior de Rusia.

En realidad, sin embargo, los lazos de Azerbaiyán con Irán y Rusia en los últimos años se han vuelto más profundos y más estratégicos significativos que los de Armenia. La relación de Azerbaiyán con Irán no siempre fue positiva. Mientras que los dos países establecieron relaciones diplomáticas en 1992, Bakú acusó a Irán en 1999 de espiar para Armenia y capacitar a islamistas militantes para socavar al gobierno azerbaiyano. En 2001, un buque de guerra iraní ordenó a un buque de exploración azerbaiyano contratado por British Petroleum que se retirara de las operaciones de exploración en una zona en disputa dentro del Mar Caspio. Funcionarios iraníes también se enfrentaron con sus homólogos azeríes por la cooperación en materia de seguridad de Azerbaiyán con Israel. El resentimiento iraní hacia el secularismo azerbaiyano mantuvo la sospecha mutuamente alta.

En los últimos años, sin embargo, la relación entre Teherán y Bakú se ha vuelto cada vez más cálida. En agosto de 2004, por ejemplo, los dos países acordaron un contrato de intercambio de gas de veinticinco años en el que Irán suministraría la región de Najichevan sin litoral de Azerbaiyán y Azerbaiyán entregaría a las provincias del noreste de Irán. En diciembre de 2005, el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev se unió al presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad en la ceremonia de apertura del nuevo gasoducto desde Irán hasta la región de Najichevan sin litoral de Azerbaiyán mientras ponían en acción el acuerdo.

Esta cooperación se ha acelerado con alacridad en los últimos años. El 9 de abril de 2014, Aliyev viajó a Teherán. En su audiencia con el Líder Supremo Ali Jamenei, destacó la «importancia de ampliar aún más los lazos azerbaiyano-iraní».

Ali Hasanov, jefe del Departamento de Asuntos Sociales y Políticos de la Presidencia azerbaiyana, explicó en su momento que la visita de Aliyev a Irán fue el «comienzo de una etapa importante para el desarrollo de la amistad y la asociación… y la profundización de la cooperación mutua»

Poco después, Azerbaiyán recibió una delegación comercial iraní compuesta por cincuenta empresas iraníes encabezadas por Mahmoud Vaezi, ministro de telecomunicaciones y tecnología de la información de Irán.

En 2015, el acercamiento se profundizó. Irán anunció su apoyo a la posición azerí en Nagorno Karabaj, y los dos países formaron una comisión conjunta de defensa. Seis meses más tarde, los dos países firmaron un memorando de entendimiento para construir un ferrocarril norte-sur, parte del creciente vínculo entre Irán, Azerbaiyán y Rusia.

Bakú y Teherán llegaron a acuerdos para unir las redes eléctricas de los dos países poco después. El 23 de febrero de 2016, Aliyev regresó a Irán para firmar once documentos, incluyendo un acuerdo para la construcción de plantas hidroeléctricas en el río Aras. Se aplicaron específicamente a las regiones que Azerbaiyán había perdido ante Armenia en 1994, y señalaron la lógica económica detrás del cambio de Irán de Armenia a Azerbaiyán. (Según la prensa en lengua persa, estos proyectos están avanzando). 

Otros acuerdos comerciales llegaron rápidamente . Los anuncios posteriores mostraron que estos acuerdos no sólo eran aspiracionales sino reales, ya que los dos países cumplieron sus acuerdos. En la última década, las importaciones azerbaiyanas a Irán se cuadruplicaron a casi US$500 millones. A medida que la administración Trump implementó una campaña de «Presión Máxima» sobre Irán, Azerbaiyán se convirtió en un importante salvavidas para la República Islámica. Considere: Entre enero y agosto de 2020, las exportaciones iraníes a Rusia a través de Azerbaiyán ascendieron a US$1.500 millones; en el mismo período del año anterior, el total fue de sólo US$4,3 millones.

Otros aspectos de la relación bilateral deberían haber levantado campanas de alarma en Washington. En una visita del 8 de junio de 2016 a Alemania, Aliyev admitió que Azerbaiyán había estado comprando armas a Irán. La cooperación militar Irán-Azerbaiyán repuntó durante el año siguiente y, en 2018, los dos países llegaron a un acuerdo para producir conjuntamente equipos militares. Esto significa que las ventas de armas estadounidenses a Azerbaiyán corren el riesgo de mejorar la propia industria armamentística nacional de Irán.

Un Acuerdo de 2018 sobre un convenio legal para gobernar las aguas del Caspio eliminó el principal obstáculo para una mayor cooperación. La cooperación militar bilateral se aceleró en 2019 a pesar de que Azerbaiyán fingió la cooperación con las sanciones estadounidenses contra Irán. Mientras Suleymanov sigue asegurando al Congreso que Azerbaiyán es un aliado en la guerra contra el terrorismo, el ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán, Elmar Mammadyarov, lamentó la muerte del jefe iraní de la fuerza Qods, Qasem Soleimani.

Teherán y Bakú también firmaron un memorando de entendimiento para ampliar la cooperación de los medios de comunicación. Aliyev le dijo a Jamenei durante una reunión el 5 de marzo de 2017, en Teherán, que ambos países apoyaron activamente las posiciones de los demás en organizaciones internacionales. En 2016, Azerbaiyán, Irán y Rusia comenzaron a celebrar cumbres trilaterales para avanzar en su eje estratégico, el primero de muchos.

De igual importancia ha sido el desarrollo del corredor de transporte norte-sur. El 7 de marzo de 2016, Irán, Azerbaiyán y Rusia firmaron un memorándum en el que se esbozando una mayor cooperación ferroviaria y una reducción de los aranceles comerciales. Con el fin de implementar el corredor, Aliyev prestó a Irán US$500 millones. Irán y Azerbaiyán continúan desarrollando instalaciones y protocolos para promover el proyecto.

Aliyev ahora se jacta abiertamente de cómo la cooperación de Azerbaiyán con Irán y Rusia se produce a expensas de Armenia. En su discurso de Año Nuevo de 2021, el presidente azerbaiyano declaró que «hay un formato trilateral que involucra a Azerbaiyán, Irán y Rusia. ¿Tiene Armenia tal formato con otros países?. Este es un claro ejemplo de lo correcta que ha sido nuestra política».

Articulo publicado originalmente en inglés en The National Interest

Escrito por Klaus Lange Hazarian

Director de SoyArmenio. Lic. en Comunicador social. Periodista y amante de la buena cocina ( y a veces de los peores libros)

Leave a Reply