in

De Grecia a Armenia: Turquía resuelve sus problemas uno a uno. Por Peter Makedontsev

Para el analista Peter Makedontsev, los problemas con Grecia, así como el conflicto armenio-azerbaiyano, deben verse desde la necesidad electoral Erogan en Turquía.

Incluso antes del inicio de las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán, en la noche del 13 de septiembre, hubo otro agravamiento del conflicto entre los dos países de la OTAN: Grecia y Turquía. La confrontación greco-turca, junto con el conflicto armenio-azerbaiyano, es en realidad uno de los eslabones de la misma cadena y requiere mucha atención.

El motivo del actual agravamiento fue el presunto bombardeo del barco de Anatolia por parte de la guardia costera griega cerca de la provincia turca de Canakkale, según informó la agencia Anadolu en referencia al mando de la guardia costera turca el pasado 11 de septiembre. De manera característica, había 6 ciudadanos de Egipto, 4 ciudadanos de Somalia, 5 ciudadanos de Azerbaiyán y 3 ciudadanos de Turquía en el barco bajo la bandera de las Comoras.

La reacción de Turquía fue inmediata. Así, el 12 de septiembre, el Ministro de Relaciones Exteriores Mevlut Cavusoglu dijo: “Atenas está ardiendo. Aquellos que siguen el ejemplo de fuerzas externas están condenados a cosechar las consecuencias de sus acciones. Mis palabras son una advertencia abierta a Grecia”.

Cabe señalar que esta declaración fue hecha por Cavusoglu en un simposio en Ankara dedicado a la Batalla de Sakarya, que duró del 23 de agosto al 13 de septiembre de 1921, durante la cual el ejército turco bajo el mando de Mustafa Kemal Pasha ( Ataturk ) derrotó a los tropas griegas. Es decir, se puede afirmar que, en el contexto de los aniversarios asociados con la guerra greco-turca de 1919-1922, las relaciones entre Atenas y Ankara se están deteriorando gradualmente.

Pero incluso si el jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Turquía habla en ese tono, no debería sorprendernos las declaraciones del Ministro de Defensa Hulusi Akar del 13 de septiembre. Así, hablando de un incidente reciente, señaló: “A pesar de todas nuestras buenas intenciones, la vecina Grecia continúa aumentando las tensiones a través de acciones y retórica provocativas. Estamos haciendo todo lo posible para evitar tal desarrollo de eventos… Grecia está haciendo todo lo posible para utilizar y distorsionar cada evento, para influir en terceros con mentiras y calumnias, y para quejarse de Turquía. Atenas sigue una política hipócrita. Por un lado, representan una reacción positiva a nuestros llamados al diálogo. Por otro lado, se han acostumbrado a quejarse de Turquía a base de mentiras y negaciones cada vez que tienen contacto con terceros países… Inmediatamente después del incidente, los políticos en Grecia acusaron a Turquía de agresión. ¿Qué es esto sino hipocresía? Si se miran en el espejo, verán la verdad, y quizás entonces sientan vergüenza. Tal hipocresía y duplicidad flagrantes son simplemente incomprensibles… Grecia debería aprender de la historia y no entregarse a nuevas aventuras. Alguien puede susurrarle promesas. Pero como ha demostrado la historia, terminan vacíos. No repitas lo mismo, sé razonable en este asunto».

Para Peter Makedontsev los problemas con Grecia y el conflicto de Armenia deben verse desde la necesidad electoral Erogan en Turquía

La seriedad de las intenciones de Ankara queda demostrada por el hecho de que, según el presidente de la Gran Asamblea Nacional turca, Mustafa Sentop , las acciones y declaraciones de Grecia suponen una amenaza para la seguridad nacional de Turquía. Además, incluso Shentop enfatizó la inaceptabilidad de Turquía de la militarización griega de las islas más cercanas y declaró: “Turquía representa la diplomacia y la cooperación, el proceso de negociación. Grecia, a su vez, desafía la buena vecindad y el diálogo abierto. Ankara considera inaceptable el deseo de Grecia de convertir el Egeo en un «lago griego».

Es decir, de hecho, en el centenario del final de la guerra greco-turca, Turquía le dice a Grecia: no toleraremos su política y estamos listos para derrotarlo nuevamente.

Vale la pena señalar que la analogía con la invasión de Chipre en 1974 es más apropiada. Luego, Estados Unidos y los países de Europa Occidental impusieron sanciones contra Turquía. Sin embargo, en este caso, algo más es indicativo: la invasión turca de Chipre se produjo tras la introducción por parte de los países árabes del embargo petrolero contra Estados Unidos, Europa Occidental y Japón en 1973. Es decir, además de las acciones de coroneles negros y grecochipriotas, Turquía invadió Chipre debido al debilitamiento económico de Estados Unidos y Europa Occidental.

En la situación actual, Ankara se beneficia de las contrasanciones rusas contra Occidente, especialmente porque la propia Turquía no ha impuesto sanciones contra Rusia. Y si añadimos que en Turquía la situación con los precios del gas y la electricidad no es tan catastrófica como en la Unión Europea, queda claro por qué Ankara hasta ahora solo ha subido el tono en las relaciones con Grecia.

Mientras tanto, cuanto más cerca estén las elecciones presidenciales y parlamentarias en Turquía, previstas para junio de 2023, más tangibles serán las consecuencias de las sanciones contra Rusia para Occidente. En este caso, Turquía puede convertirse en una isla de bienestar, a la que no le importarán las sanciones de la Unión Europea, especialmente en unas condiciones en las que Occidente ha volcado todas sus fuerzas para enfrentarse a Rusia.

Al mismo tiempo, para comenzar la devolución de Tracia occidental y las islas del mar Egeo, Turquía debe garantizar la seguridad en las fronteras. En dirección este, el principal problema de Ankara es el conflicto no resuelto entre Azerbaiyán y Armenia. Es importante para Ankara que el conflicto se resuelva a favor de Azerbaiyán. Por tanto, aunque la decisión de reanudar las hostilidades fue tomada por Azerbaiyán, para Turquía es muy beneficiosa en estos momentos una solución contundente del conflicto armenio-azerbaiyano a favor de su aliado transcaucásico. Además, el posible éxito de Azerbaiyán también dará lugar a una elevación moral en Turquía, y el presidente Recep Tayyip Erdogan podrá sumar al tesoro de logros la solución del conflicto armenio-azerbaiyano a favor de Bakú, ya que fue su gobierno el que logró el fortalecimiento de la unión turco-azerbaiyana. Finalmente, es la inestabilidad de las disputas territoriales con Armenia lo que impide que Azerbaiyán reconozca oficialmente a la República Turca del Norte de Chipre. Por lo tanto, la solución del conflicto armenio-azerbaiyano a favor de Bakú garantizará la seguridad de Turquía en la dirección este y permitirá que Azerbaiyán apoye más activamente a Ankara en el conflicto con Grecia y Chipre.

En el sur y sureste, Turquía está amenazada por el PKK y otros grupos kurdos, con los que el ejército turco continúa luchando. Al mismo tiempo, es posible que antes de junio de 2023, Turquía aún lleve a cabo la operación anunciada previamente contra los kurdos sirios. Si esto realmente sucede, entonces el resultado militar del conflicto greco-turco será aún más real. Mientras tanto, Turquía ayudará a Azerbaiyán y controlará el efecto de las sanciones contra Rusia en la Unión Europea.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Moscú ayudará a Armenia enviando un embajador

Guerra del yogurt entre Georgia y Armenia

Buscan registrar productos armenios como Denominación de Origen