in

Cuán caro le costó a Armenia la lealtad a Rusia

Para ganarse el favor de Moscú, Armenia literalmente tuvo que pagar muy caro una alianza que con la guerra de Karabaj se vio frustrada.

Rusia es un aliado estratégico clave de Armenia. Para ganarse el favor de Moscú, Armenia literalmente tuvo que pagar muy caro. Con la ayuda rusa fue que Ereván contó sobre todo después del comienzo de la segunda guerra de Karabaj. Sin embargo, estas esperanzas se vieron frustradas.

En el verano de 2015, estallaron protestas en Ereván contra el aumento de los precios de la electricidad. Electric Networks of Armenia iba a subir los precios 150%, luego negoció con el gobierno 17%, pero la gente siguió yendo a a quejarse a la Plaza de la Libertad en Ereván.

En ese momento, Armenia ya era un líder regional en producción de electricidad, los expertos en ese momento evaluaron su costo como el más bajo en el espacio postsoviético. Pero los hogares y empresas armenias pagaban las tarifas más altos que las de sus vecinos.

Los armenios maldijeron al gobierno, pero en realidad, los que subieron los precios de la electricidad en Armenia fue la empresa estatal rusa Inter RAO UES, quien controla 100% la subsidiaria en Armenia.

En 2010, Boris Kovalchuk, de 32 años (el pariente más cercano de Yuri Valentinovich Kovalchuk) se convirtió en el CEO, y todavía dirige la compañía, según SPARK.

Ayuda – al estilo ruso

Armenia es un país bastante pobre. No hay salida al mar, no hay petróleo, no hay mucho subsuelo. Y en 1988 también sufrió un monstruoso terremoto, y aún no se recuperó del golpe.

Una ola con capacidad de 6,25 puntos llegó a la ciudad de Metsamor en la parte central de la república, donde se ubica la central nuclear armenia, que produce un tercio de toda la electricidad del país. La estación, diseñada para temblores de nueve puntos, resistió. Pero esto sucedió dos años después de Chernobyl, en medio de la atomofobia. Y el Consejo de Ministros de la URSS decidió detener la central nuclear.

Luego comenzó la guerra por Karabaj, las plantas de energía hidroeléctrica en los ríos de montaña y el gasoducto principal fallaron constantemente. Y después del colapso de la URSS, comenzó una verdadera hambre de energía en Armenia.

Rusia, de manera fraternal, extendió una mano amiga a la ya independiente Armenia. Armenia se estaba recuperando después del terremoto y la guerra, no tenía fondos suficientes para esto, por lo que Rusia le suministró electricidad a crédito.

Rusia ha dado la mano a la Armenia independiente. Armenia se estaba recuperando del terremoto y la guerra, y no tenía suficiente dinero para ello, por lo que Rusia le prestó electricidad. En 1993, el gobierno armenio decidió restaurar la central nuclear, en 1995 se puso en marcha. Pero la estación requería combustible nuclear, que también provenía de Rusia y también estaba endeudado.

Para 2001, Armenia había acumulado deudas por US$100 millones. Cada año, 18 millones de la economía armenia eran consumidos por el servicio de la deuda. El servicio de préstamos por valor de US$800 millones recibidos de países occidentales costó una vez y media más barato.

Para referencia: En el mismo 2001, Rusia perdonó US$4.000l millones de la deuda de Etiopía. En 2000, US$ 9.000 millones de Vietnam. En total, de 2000 a 2005, Rusia canceló cerca de US$30.000 en deudas de Tanzania, Irak, Laos, Benin, Guinea-Bissau y otros amigos cercanos.

Armenia, por pobre que fuera, tenía constelaciones de negocios que podían generar ingresos, particularmente el complejo militar-industrial de la época de la URSS. La planta química de Nairit (el producto principal es el caucho), la planta de Mars (electrónica), el Instituto de Investigación de Máquinas Matemáticas, la Combinación de Cobre-Molibdeno Kajaran y varias plantas más pequeñas, como las centrales de Sevan-Hrazdan de ocho Centrales hidroeléctricas.

En 2001, el presidente Vladimir Putin visitó Ereván. «Rusia quiere invertir en empresas armenias», dijo entonces el viceprimer ministro Ilya Klebanov sobre el propósito de la visita. Esto se presentó como otra mano de ayuda fraternal. Es decir, desde ese momento Rusia extendió ambas manos a Armenia.

El abrazo del oso se llamó «Programa Propiedad versus Deuda» y el acuerdo se firmó en 2002. La planta de Mars se estimó en US$56 millones, tres institutos de investigación y una planta química en menos de US$7 millones y el complejo Cascada de Hrazdan en US$31 millones.

Luego, otras empresas que podían aportar al menos algunos ingresos al presupuesto de Armenia, casi todas de energía, ferrocarriles, minas de oro y molibdeno, todo se convirtió en propiedad de las empresas rusas más cercanas al estado: Rosneft, Gazprom, Russian Railways y otras.

El patrimonio de la república

Según el Comité de Estadística de la República de Armenia, 60% de la energía del país depende del gas natural. Su suministro y distribución son proporcionados por Gazprom Armenia. Su antiguo nombre era ArmRosGazprom. La compañía fue fundada en 1997, una participación de 45% era propiedad del gobierno armenio, la misma cantidad pertenecía a Gazprom ruso, 10% propiedad de Itera, controlada por Rosneft. Y entonces se asumió que la asociación con Rusia ayudaría a restaurar las redes de gasoductos destruidas, modernizarlas, devolver el gas a los edificios residenciales. Con el tiempo, la participación de Armenia se redujo a 20%.

En enero de 2013, y este paquete fue transferido a Gazprom, desde entonces se convirtió en 100% propietaria de la industria del gas de Armenia.

Fue enmarcado como un acuerdo de venta, que, como anunció el jefe de Gazprom, Alexei Miller en ese momento, «corresponde plenamente al espíritu de cooperación estratégica entre la Federación de Rusia y Armenia». El «tratado sobre el gas» firmado por los presidentes Putin y Sargsyan asumió que el gas de Armenia se suministraría a precios internos.

En la práctica, resultó que Gazprom vendía gas a precios internos a su subsidiaria al 100%. Pero «en la frontera» de Armenia, el gas de repente se volvía más caro y la «subsidiaria» lo vendía dos veces más caro a los consumidores armenios.

Armenia’s Electric Networks es un monopolio en el campo de la distribución de electricidad en el país. La compañía, como ya se ha dicho, es propiedad del Inter RAO ruso. También es dueño de la Razdan Energy Company, una central hidroeléctrica que genera 10% de la electricidad del país. Según SPARK, posee ocho centrales hidroeléctricas en cascada Sevan-Razdan (hay datos en la prensa sobre la venta de la compañía al grupo ruso Tashir).

La red ferroviaria de Armenia, el Ferrocarril del Cáucaso Meridional, es propiedad de Ferrocarriles Rusos. En 2018, ya bajo el primer ministro Pashinyan, las autoridades armenias llevaron a cabo una auditoría del ferrocarril, la razón fue otro aumento de los aranceles. Como resultado, se abrió un caso penal, se sospechó que la dirección de la empresa inflaba artificialmente los costos del programa de inversión, realizando licitaciones ficticias y evasión fiscal. Esto indignó tanto a los dueños rusos de la compañía que amenazaron con renunciar a la propiedad. Pero, según SPARK, aún no lo hicieron.

Levon Barseghian, el jefe del club de prensa Aspares, le dijo a Novaya Gazeta que él es un geofísico y que su país es rico en minas de metales no ferrosos y preciosos.

«La mina Tehut es la mina de cobre y molibdeno más grande del territorio postsoviético», dijo. «Contiene otros 11 tipos de metal, incluido el oro. El valor de las reservas de cobre y molibdeno en esta mina se estima en unos US$30.000 millones.

El gobierno armenio dio permiso para el desarrollo de la mina a la empresa rusa Valex Group durante 30 años. El acuerdo, argumenta Levon Barseghian, establece que los ingresos de Armenia de esta mina son de US$600 millones, es decir, incluso si se agregan los ingresos y la infraestructura de la gente, los ingresos de Armenia no serán más del 5% del valor del oro.
Los propietarios rusos, Geopromining, también extraen oro en la mina de oro Sotskoye.

Hasta hace poco, la Cascada Vorotan de centrales hidroeléctricas permanecía en propiedad de Armenia: tres grandes estaciones en el río Vorotan.

«El papel de la cascada Vorotan en la red eléctrica de Armenia se compara con el papel del hígado en el cuerpo», dijo Stepan Safaryan, un politólogo armenio. «Cuando, por ejemplo, la tensión en el sistema aumenta, ayuda a equilibrarlo».
Al darse cuenta de que tal joya no se puede mantener en la propiedad durante mucho tiempo, que Rusia eventualmente pondrá sus ojos en ella, el gobierno armenio en 2015 decidió rápidamente, hasta que los hermanos rusos se dieran cuenta, venderla a la compañía estadounidense con el fin de diversificar de alguna manera la estrategia energética y crear competencia. En el verano de 2015, cuando las protestas de «energía» estaban arrasando en Ereván, los rusos dijeron que ese acto de los dirigentes armenios es lo que jugó para que se aumentaran los aranceles.

Aliados – al estilo ruso

Durante mucho tiempo, las autoridades armenias intentaron sentarse en dos sillas: ser amigas tanto de Rusia como de Occidente. Cooperar políticamente con Rusia en la Unión Económica Euroasiática (UEE) e integrarse económicamente a la Unión Europea.

Se llevaron a cabo negociaciones con Rusia para unirse a la UEE. Al mismo tiempo, la alianza no prometió nada bueno económicamente para Armenia. Por una sencilla razón: la falta de una frontera común con otros miembros de la futura UEE anuló el beneficio percibido de un espacio económico común.

Además, Armenia esperaba un fuerte aumento de los precios, era necesario desarrollar una lista completa de «bienes sensibles», cuyo aumento de precio tendría que ser compensado con el presupuesto.

Pero dos palabras, Nagorno-Karabaj, obligaron a Armenia a hacer concesiones y esperaban que Rusia fuera un «paraguas» para Artsaj.

Al mismo tiempo, Armenia estaba negociando con Europa el Acuerdo de Asociación. En julio de 2013, se vieron coronados por el éxito; se esperaba que las partes firmaran un acuerdo en el otoño. Luego, en julio, se supo que Rusia había elevado el precio del gas para Armenia: los 1.000 metros cúbicos pasaron de US$180 a US$270.

Dicen que el presidente Serzh Sargsyan, que entonces estaba de vacaciones, fue convocado urgentemente a Moscú para ser informado. En septiembre, se reunió de nuevo con el presidente Putin y anunció que aún no habría integración europea, y Armenia expresó su deseo de unirse a la Unión Euroasiática.

A principios de 2014, este tema se consideró resuelto. Pero no tenían prisa por admitir a Armenia en la unión, ya que una de las razones era Karabaj.

Armenia insistió en que Artsaj también fuera incorporada a la unión, y Rusia parecía incluso ceder, pero resultó que era imposible. Porque Karabaj, explicó Rusia, no es reconocida por la comunidad internacional. Repetimos: Rusia dijo esto en mayo de 2014, es decir, dos meses después de la anexión de Crimea. Y Armenia, señalemos entre paréntesis, fue uno de los pocos países que acogió con satisfacción el referéndum en Crimea.

Hasta se celebró un concierto de celebración en Stepanakert, la capital de Karabaj.

Entonces surgió en la opinión publica el estado de ánimo de que, dicen, la UEE no era necesario y que mejor era una unión con Europa. Y de repente, la empresa eléctrica de Armenia anuncia un aumento en las tarifas eléctricas. Los armenios no podían entender cómo era posible si habían firmado el notorio «Tratado sobre el Gas» que lo impedía.

Pronto se celebró en Astaná una reunión del Consejo Económico Supremo Euroasiático. Y allí, en presencia de la delegación armenia, se leyó una carta del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev, pidiendo que se aceptara Armenia en la unión «sólo dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente». Eso es, sin Karabaj. Los armenios lo tomaron, claro, como una humillación.

El siguiente golpe fue la venta por parte de Rusia de otro envío de armas a Azerbaiyán. Pero Armenia también toleró esto, porque continuó prometiéndole lo principal: un «paraguas» para Karabaj. Los armenios creían: si algo pasaba, Rusia vendría y ayudaría.

Y el momento adecuado llegó y Rusia no ayudó.

Versión completa del material en el sitio web de Novaya Gazeta en ruso, traducida al español por SoyArmenio

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0