in

Armenia: cuando la desinformación se propaga más rápido que la epidemia

A casi un año de iniciada la pandemia en Armenia, aún se pueden escuchar dudas sobre la existencia de la infección y sobre cómo se propaga

El gobierno de Armenia confirma que el estado de emergencia no se extenderá. Le dice adiós y avisa que introducirá nuevas pero laxas restricciones desde el 11 de septiembre.

Casi un año después de que iniciara la pandemia en Armenia, aún se pueden escuchar dudas sobre la existencia de la infección y sobre cómo se propaga, convirtiéndose, a su vez, en tema de especulación política.

Publicado en inglés en Jam News, traducido al español por SoyArmenio

El primer caso de coronavirus se registró el 1 de marzo. En los siguientes seis meses se detectaron más de 46.000 casos de contagio en el país, y el número de víctimas del COVID-19 superó las 900.

Un brote de infección de este tipo en un país con una población pequeña sugiere que muchos tienen parientes, amigos o miembros de la familia que se han encontrado personalmente con el virus.

Y, sin embargo, meses después del inicio de la pandemia, todavía se pueden escuchar conversaciones llenas de dudas sobre la existencia de la infección en mercados, patios e incluso taxis en Ereván y otras ciudades de Armenia. En estas conversaciones, las fuentes reales y las razones de la propagación de COVID aún se rechazan. Y esto, a su vez, se convierte en tema de especulación política.

Estas discusiones están alimentadas por la desinformación constante, las noticias falsas y las teorías de la conspiración que abundan en el espacio de los medios.

Si bien muchos de los rumores que circulan en los medios locales y regionales son infundados, parte de la población ni siquiera duda de su autenticidad.

Ani Grigoryan, editor de la plataforma de verificación de datos fip.am:

“Al principio, muchas personas, aprovechando que la información relacionada con el coronavirus aún se estaba procesando y no había fuentes confiables, arrojaron información ilógica y manipuladora al campo de los medios, y la sociedad se la tragó muy rápido.

“Varios ‘médicos’ publicaron en línea una gran cantidad de desinformación, y los medios contribuyeron a su difusión. Por ejemplo, la exdirectora del Masis Medical Center Nune Nersisyan publicaba constantemente publicaciones sensacionales sobre el coronavirus. Muchos sitios simplemente difunden esta información sin siquiera intentar verificar si era cierta».

Mitos sobre las causas del virus

En marzo de 2020, cuando el virus acababa de llegar a Armenia, una publicación local informó del descubrimiento de la fuente del COVID-19. El periódico Hraparak presentó a un hombre chino de 24 años como el llamado «paciente cero», quien, presuntamente, tuvo relaciones sexuales con varios animales, incluidos murciélagos.

La publicación también dijo que las autoridades chinas emitieron una advertencia para prohibir las relaciones sexuales con animales, especialmente con murciélagos. La publicación, que también fue reimpresa por otros medios; cuando en realidad se refería a una plataforma satírica con información falsa.

Algún tiempo después, los sitios de noticias armenios informaron que se había encontrado al creador del coronavirus. El periódico Iravunk, refiriéndose al sitio web estadounidense WCVB , escribió que el virus fue creado por el jefe del Departamento de Química y Biología Química de la Universidad de Harvard y que el profesor ya había sido arrestado. De hecho, fue detenido, pero por una razón completamente diferente.

“Nuestros medios generalmente son muy susceptibles a las noticias falsas, porque no existe una práctica de verificación de información. Si leen contenido en inglés, creen que es válido, lo mismo ocurre con los materiales en ruso. Simplemente pueden reimprimir material de algún sitio divertido y presentarlo a los lectores como la verdad. Pero el hecho de que el contenido esté escrito en inglés o ruso no significa que se corresponda con la realidad”, dice Arshaluis Barseghyan, periodista de media.am responsable de la verificación de datos.

El nombre de un profesor de Harvard no fue el único que apareció en los recursos armenios en esos días. Algunas publicaciones, incluida una plataforma que afirma investigar noticias falsas, afirmaron que el multimillonario estadounidense George Soros estaba detrás de la propagación de la epidemia. El nombre de otro empresario estadounidense, Bill Gates, se asoció con el «chip» de personas con el pretexto de estar vacunadas contra el virus.

Un sitio predijo que la epidemia mataría a 26 millones de personas en todo el mundo, con la hipótesis de que Steve Jobs estaba detrás de todo. Esto fue seguido por una declaración del presidente de la organización pública Sociedad Saludable Marine Khachatryan, quien dijo que la infección se creó con el propósito de la vacunación obligatoria. Es famosa por ser una participante activa en la campaña contra las vacunas y regularmente se convierte en una fuente de desinformación en los medios de comunicación sobre diversos temas.

“Había varios de los llamados influencers en las redes sociales, Facebook en particular, que eran las principales fuentes de desinformación. Las páginas y grupos de Facebook se crearon con el único propósito de difundir desinformación. Había, por ejemplo, una página llamada «Coronavirus – la estafa del siglo». La página fue dirigida por cuatro administradores y Facebook muestra que sus usuarios se encuentran en Rusia. Los creadores de la página han abierto recientemente una página subsidiaria, que ahora se centra en la campaña contra las vacunas”, dice Arshaluis Barseghyan.

Esto, por supuesto, está lejos de ser el único mito sobre la propagación planificada del virus. En las redes sociales se reveló una “guarida del mal”, alegando que el COVID-19 se conocía desde 2012. Como prueba de esta teoría, sugirieron echar un vistazo a la grabación de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres y señalar similitudes. entre el «virus» y el conjunto de rendimiento.

El análisis, tomado de un canal de YouTube en ruso, se lleva a cabo en absoluta conformidad con la lógica de las teorías de la conspiración. El video también agita la idea de que la tecnología de comunicación 5G es una herramienta para la propagación de infecciones.

Cómo se transmite COVID-19

Desde que el virus se extendió por todo el mundo, han surgido muchas teorías de conspiración que intentan explicar por qué se está extendiendo la epidemia.

Un rumor generalizado de que la epidemia se está extendiendo por la red 5G ha provocado actos de «masacre» en torres móviles llevados a cabo por multitudes de personas enojadas en diferentes partes del mundo. Posteriormente, este mito se extendió a Armenia. Como resultado, los operadores móviles tuvieron que anunciar oficialmente que la red 5G no era compatible en Armenia.

La leyenda de que la infección se transmite supuestamente a través de las pruebas COVID-19 ha provocado una serie de discusiones candentes en las redes sociales. Algunos sitios armenios, refiriéndose a un video de YouTube en ruso, pidieron un boicot contra las vacunas y las pruebas, ya que, según los informes, están causando la propagación del virus.

El ruso Komsomolskaya Pravda publicó un artículo en el que afirmaba que una de las fuentes de la infección es un laboratorio financiado por Estados Unidos que opera en Armenia.

Según la desinformación difundida por el periódico, uno de los laboratorios biológicos financiados por el Pentágono de Estados Unidos se ha convertido en la fuente de infección en el país. El periódico también recordó a los lectores que Rusia está preocupada por el trabajo de los laboratorios financiados por Estados Unidos en Armenia. A pesar de que en 2018, por orden del primer ministro Nikol Pashinyan, se permitió el acceso a estos laboratorios a especialistas rusos para disipar esas sospechas de Moscú.

Juegos geopolíticos

Según una encuesta realizada por el CRRC Armenia Research Center, el 9% de los armenios encuestados cree que la epidemia de coronavirus fue causada por la rivalidad política / económica de las potencias mundiales.

La epidemia ha dado lugar a muchas razones para la especulación geopolítica en los medios de comunicación. En un principio, se informó que la causa de ello fue Estados Unidos, que la pandemia surgió en el contexto de un conflicto político entre Estados Unidos y China. Solo después de que Estados Unidos se encontraba entre los países más afectados por el coronavirus, la teoría de la conspiración cesó su propaganda.

Algunos también argumentaron que el coronavirus se creó como un «arma biológica» en el marco de la confrontación entre Estados Unidos, Irán, China y Rusia, y la infección en sí se denominó «la estafa del siglo».

La propagación de la infección se explica no solo por motivos políticos mundiales, sino también regionales. Uno de los medios opositores armenios, por ejemplo, informó que Azerbaiyán le pagó al primer ministro armenio Nikol Pashinyan por la propagación del COVID-19 en el país.

Hay publicaciones que aún afirman que la propagación del virus tiene como objetivo crear un nuevo sistema geopolítico, acusando a los “globalistas ricos” de pagarle a las familias de las personas que murieron por otros motivos para que se hagan pasar por víctimas del coronavirus, además de también ganar dinero con la venta de mascarillas médicas.

La famosa hipótesis de los «100.000 drams» también sigue siendo popular en varios círculos. El caso es que supuestamente se les paga a los familiares de los fallecidos para que accedan a tergiversar la causa real, como un infarto, y no como coronavirus.

Métodos de tratamiento

Poco después de los primeros casos de infección, algunos sitios y redes sociales comenzaron a difundir una lista de terapias y medicamentos tradicionales que supuestamente son capaces de prevenir o incluso curar el COVID.

Mientras el mundo buscaba una vacuna contra el virus, en Armenia comenzaron a difundirse los mitos de que comer ajo podía curarlo. El jengibre se evaporó de los estantes de las tiendas y su precio aumentó aproximadamente 10 veces, ya que muchos comenzaron a creer que de hecho podría curar el COVID-19.
Se ha comprobado que estos productos en sí fortalecen el sistema inmunológico, pero no hay evidencia de que sean efectivos para combatir el coronavirus.

En algún momento, la desinformación alcanzó un clímax en su inverosimilitud, y surgieron artículos que afirmaban que la masturbación también «aumenta la inmunidad, por lo tanto, puede prevenir la amenaza de infección».

Si la infección aún no se podía evitar, se propuso una solución casera en lugar de las pruebas adecuadas: contener la respiración durante 10 segundos, lo que supuestamente podría ayudar a diagnosticar COVID.

Además, los nombres de los medicamentos que se promocionan como curas para el virus se publican regularmente, pero la Organización Mundial de la Salud no ha confirmado ninguno de estos informes.

Gran parte de la información errónea en los sitios web y redes sociales armenios sobre los métodos de tratamiento y la propagación de la epidemia se debió principalmente a traducciones de contenido en ruso. La inconsistencia de estos materiales con la realidad se puede detectar fácilmente al verificar y buscar fuentes confiables de información.

Y, por supuesto, el mayor mito es el “mito de 2020”. Hay personas que consideran que la epidemia de coronavirus es un eslabón en los dramáticos acontecimientos del año en curso y esperan su fin. Esperan que con la partida de 2020 todos los problemas terminen.

Escrito por Aren Melikyan

Periodista, productor de podcasts. Apasionado de la narración y los documentales. El tipo con el tatuaje de 'Zvartnots'.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?