in

Arabia Saudita y Armenia: trabajar juntos para pacificar a Erdogan

Vahram Ayvazyan analiza que existe una posibilidad histórica para Arabia Saudita y Armenia que establezcan lazos y juntos pacificar a Erdogan

Recep Tayyip Erdogan. ADEM ALTAN AFP

Los acontecimientos recientes en el Medio Oriente y el sur del Cáucaso, la participación directa de Turquía y la guerra contra  Armenia  ahora y su respaldo a los terroristas ya hacen que uno se plantee una pregunta: ¿hacia dónde nos dirigimos?

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, se ha transformado en un líder beligerante que desestabiliza toda la región con sus miopes decisiones políticas. No hace falta decir cómo está perjudicando al mundo árabe, y a Arabia Saudita en particular, con sus declaraciones y acciones belicosas.

Es de suma importancia señalar que existe una posibilidad histórica ahora para que Arabia Saudita y Armenia establezcan lazos políticos y trabajen juntos para pacificar al gobierno de Erdogan y devolver la paz y la estabilidad a las regiones más amplias de Oriente Medio, África del Norte y el Cáucaso Meridional. 

Está claro que la Turquía de Erdogan recuerda al último imperio otomano y quiere regenerar ese último imperio del mal, que por supuesto está más allá del alcance de Turquía.

Históricamente, el imperio otomano era un opresor para todas las naciones de las regiones de Oriente Medio, África del Norte y el Cáucaso y había estado matando, saqueando y aniquilando a árabes, griegos, armenios y otras naciones, lo que finalmente resultó en un genocidio de los armenios, griegos y Asirios entre 1914-1923.

Desafortunadamente, el gobierno de Erdogan estuvo actuando constantemente sobre la base del neo-otomanismo en aras de la hegemonía regional, convirtiéndose así en un malvado intrigante de la región.

Mirando hacia atrás, hay que subrayar que nunca hubo antagonismo entre árabes y armenios.

Además, tuvimos ejemplos brillantes de cooperación árabe-armenia como el tratado árabe-armenio en el año de 652, o la coexistencia pacífica y las buenas relaciones comerciales durante el Reino armenio de Cilicia (1080-1375), y lo más importante, el apoyo inolvidable que el pueblo árabe mostró a los armenios durante y después del genocidio armenio (1915-1923) al brindar refugio y refugio a los sobrevivientes en Siria, Líbano, Egipto y más allá, que la nación armenia recuerda con inmensa gratitud.

Por último, pero no menos importante, como naciones antiguas con una rica cultura e impacto en la civilización humana, los armenios y árabes en general, y Armenia y Arabia Saudita en particular, no tienen ningún obstáculo para las buenas relaciones y los esfuerzos políticos y económicos conjuntos en el Medio Oriente.

Armenia tuvo excelentes relaciones políticas, económicas y diplomáticas con muchos estados árabes y la élite política de Arabia Saudita no debe excluir esta oportunidad histórica de establecer y desarrollar buenas relaciones con el pueblo armenio.

Además de trabajar juntos para detener las acciones desestabilizadoras y las guerras de Erdogan en Armenia, Artsaj (más comúnmente conocida como Nagorno-Karabaj) y la región de Medio Oriente-Norte de África, también debería haber discusiones serias sobre las oportunidades de inversión, especialmente en el rápido desarrollo del sector de alta tecnología en Armenia.

Arabia Saudita y Armenia pueden convertirse en un buen ejemplo de cooperación pacífica y próspera.

Vahram Ayvazyan es un erudito en relaciones internacionales y genocidio, fundador de una startup y líder de la realidad climática, capacitado personalmente por el ex vicepresidente de EE. UU. Al Gore. 

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?