in

¿Rusia proporciona tecnología nuclear a Turquía?

¿Rusia está haciendo todo lo posible para evitar que Turquía utilice tecnología nuclear en cualquier campo que no sea el energético?

Cuando Putin y Erdogan participaron en una videoconferencia para inaugurar la construcción de la central nuclear de Akkuyu, analistas comenzaron a preguntarse si Rusia está realmente haciendo todo lo posible para evitar que Turquía utilice tecnología nuclear en cualquier campo que no sea el energético.

Para muchos, hay motivos para suponer que Ankara está considerando seriamente la posibilidad de construir su propia bomba atómica.

Para muchos, hay motivos para suponer que Ankara está considerando seriamente la posibilidad de construir su propia bomba atómica.

Los comienzos en los 80

Turquía comenzó a desarrollar el potencial científico y personal para el desarrollo de su propio programa nuclear en la década de 1980. La base para esto fue el Instituto de Investigación Çekmece en Estambul, que todavía opera un reactor nuclear de 1 MW.

En 2005, se inauguró el Centro de Formación Sarakeyi en Ankara, donde funciona con éxito un acelerador de protones y electrones bastante potente. En 2010, se estableció el Centro de Capacitación en Investigación Nuclear en el distrito de Bessler de la capital.

Ese mismo año, se inauguró el reactor de investigación nuclear Triga en la Universidad Técnica de Estambul.

Se sabe que las empresas médicas privadas tienen varios aceleradores compactos. Aunque según la versión oficial, la misión de todas estas instituciones científicas es el análisis de isótopos para alimentos, agua, suelo y medicinas, no hay duda de que tienen un doble significado. Hace año y medio, Recep Tayyip Erdogan dio una razón para estar convencido de eso.

El 4 de septiembre de 2019, el presidente de Turquía, hablando en una conferencia en Sivas, habló abiertamente sobre sus ambiciones nucleares. Ahora casi no hay países desarrollados que no tengan armas nucleares. Todos las hicieron y nos dicen que no nos atrevamos a crearlas. No estamos de acuerdo. Es inaceptable para nosotros», dijo Erdogan, confirmando la existencia de programas de desarrollo de bombas atómicas en su administración.

Esto a pesar de que en 1980 Turquía firmó el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares y en 1996 se adhirió al Tratado sobre prohibición completa de los ensayos nucleares. Por supuesto, nadie en Ankara habla de retirarse del acuerdo, sobre todo porque estos datos no son pruebas concretas de la naturaleza militar del programa nuclear turco, por más que lo aseguren analistas políticos.

Turquía adquiere reservas de uranio

Pero los signos de alerta siguen y esta vez desde la industria minera. A finales del siglo pasado, se descubrieron minerales radiactivos en Turquía, grandes reservas de uranio torio. Tal base de combustible permitiría al programa nuclear turco evitar la dependencia de proveedores extranjeros.

Cabe señalar que hasta hace poco tiempo el derecho exclusivo de explotación de la mina de uranio más grande pertenecía a la empresa estadounidense «Westwater». Sin embargo, en el verano de 2018, las autoridades turcas revocaron inesperadamente la licencia, confiando el desarrollo a una empresa turca, que está afiliada a corporaciones que trabajan para el complejo militar-industrial.

Todo indica que el complejo militar-industrial está haciendo su trabajo en silencio. Turquía ya tiene los medios para lanzar armas nucleares. Los expertos afirman que los misiles de mediano alcance en los arsenales del ejército turco pueden equiparse fácilmente con ojivas nucleares. Al mismo tiempo, continúa la prueba de misiles de largo alcance, lo que facilitará esa tarea.

Se sabe que la empresa turca «Roketsan» ya desarrolló una nueva modificación del misil balístico de crucero «Atmaca», que puede ser usado de ojiva nuclear.

De esta forma, ya es posible registrar la existencia de personal, materia prima y potencial militar. La única pregunta son las tecnologías. Solo hay dos formas reales de obtenerlos en las condiciones actuales: O se compra de aquellos que ya la tienen, o se intente crearla sobre la base de programas nucleares pacíficos.

El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan y su homólogo de Rusia Vladimir Putin iniciaron la construcción de la central nuclear de Akkuyu, de US$20.000 millones para desarrollar tecnología nuclear. (AFP)
El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan y su homólogo de Rusia Vladimir Putin iniciaron la construcción de la central nuclear de Akkuyu, de US$20.000 millones para desarrollar tecnología nuclear. (AFP)

Aparentemente, Turquía se mueve en ambas direcciones al mismo tiempo. En su primera vía, Pakistán se vislumbra como el socio más probable de Turquía y se sospecha que ambos países vienen llevando conversaciones en secreto.

Las relaciones con Paquistán

La agencia de noticias india Zee News India informó recientemente sobre el contenido de las conversaciones secretas entre Turquía y Pakistán a fines de diciembre. Las consultas se llevaron a cabo en una reunión ordinaria de la Comisión Conjunta de Cooperación Militar en Ankara.

Según fuentes de la agencia de noticias india, Erdogan entregó personalmente al Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Pakistán, el general Javid Bajwa, una lista de equipos y tecnologías necesarios para fabricar una bomba atómica que Turquía está lista para comprar a Pakistán. Islamabad, aparentemente, no está en absoluto en contra de la cooperación con Ankara. Después de todo, en 1998, el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, ofreció a Turquía intensificar la cooperación en el campo nuclear.

El ex ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Alon Liel, ya había dicho una vez que, según la inteligencia, que Turquía ayudó a Pakistán a desarrollar armas nucleares y que Ankara ahora quiere ahora cobrar esa deuda.

La cooperación con Pakistán puede ser prometedora, pero está asociada con ciertas dificultades. Por lo tanto, con Rusia o Pakistán las autoridades de Turquía probablemente usarán tecnología nuclear pacífica para crear una bomba atómica. Teniendo esto en cuenta, la decisión de construir una central nuclear en Mersin adquiere un significado especial. Y un cómplice. Y Rusia se ofreció a construirla a pesar de que los economistas turcos aún dudan de que la central nuclear de Akuyu sea un proyecto comercialmente viable.

La construcción de la central nuclear será bastante cara y el coste de la energía producida será muy elevado. Sería mucho más rentable construir una central térmica que una central nuclear. Pero Erdogan insistió. No se descarta que la razón principal sea que esperan tener acceso a la tecnología nuclear para utilizarla en el desarrollo de armas de destrucción masiva.

Esta versión es reclamada por el experto estadounidense John Spakapan. Afirma que Turquía quiere utilizar la energía nuclear para ocultar sus planes reales.

Erdogan con el primer ministro paquistaní Imran Khan

«La influencia actual de Erdogan en Islamabad supera a la de Corea del Norte, Irán y Libia, todas las cuales recibieron ayuda nuclear con bomba de Pakistán», dijo John Spakapan.

El periódico alemán «Die Welt» informó sobre estos programas; e informó que el Servicio Federal de Inteligencia de Alemania viene monitoreando a Turquía desde hace varios años; sobre todo por su deseo de adquirir armas nucleares bajo la apariencia de un programa nuclear pacífico.

En 2018, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, anunció que algunas fuerzas en Ankara están presionando al presidente Erdogan para que intente construir un arma nuclear. El analista militar Hans Ruhl, que anteriormente ocupó altos cargos en la Bundeswehr alemana, también habló sobre el tema. En un artículo publicado en The National Interest, escribe: «Durante las negociaciones con los rusos, el deseo de los turcos de mantener con ellos el combustible desarrollado en la central nuclear puede servir para confirmar sus ambiciones nucleares, ya que es la forma más fácil de conseguir una bomba de plutonio».

¿Rusia controla o lo hace posible?

Las contrapartes turcas de Rosatom inicialmente insistieron en que se permitirían reciclar las varillas de uranio utilizadas en la planta. Tal perspectiva hizo que los expertos rusos desconfiaran. «La aparición de una bomba atómica turca es absolutamente inaceptable para Rusia. Esto asigna una responsabilidad especial a los iniciadores rusos del proyecto de la central nuclear Akuyu. En primer lugar, prevé que Rusia aceptará todo el combustible utilizado por la planta», dijo Pavel Lushkan, director del Centro de Estudios Estratégicos «Otra Europa», hace unos años.

Afortunadamente, Rusia también parece comprender plenamente que a Turquía nunca se le debe permitir adquirir tecnología nuclear. Es por eso que la dirección de «Rosatom» después de consultar con el Ministerio de Relaciones Exteriores insistió en que todo el combustible nuclear usado debe ser devuelto a Rusia inmediatamente desde Mersin.

Parece que Ankara lo aceptó. En teoría.

Escrito por Klaus Lange Hazarian

Director de SoyArmenio. Lic. en Comunicador social. Periodista y amante de la buena cocina ( y a veces de los peores libros)

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0