in

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

RSF incluyó a los presidentes de Azerbaiyán, de Rusia y de Turquía en la lista de depredadores de la libertad de prensa 2021.

Reporteros sin Fronteras (RSF) incluyó a los presidentes de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, de Rusia, Vladimir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la lista de depredadores de la libertad de prensa 2021.

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

Los líderes de tres de los cuatro países limítrofes con Armenia fueron incluidos en la lista de depredadores de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros sin Fronteras (RSF). La lista de «enemigos de la libertad de prensa» en 2021 también incluye al presidente ruso Vladimir Putin y al presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko.

RSF publicó la lista de 37 jefes de Estado o de Gobierno que reprimen masivamente la libertad de prensa. Algunos de estos «depredadores de la libertad de prensa» vienen operando durante más de dos décadas; mientras que otros acaban de unirse a la lista negra; que por primera vez incluye a dos mujeres y un depredador europeo.

Casi la mitad (17) de los depredadores están haciendo su primera aparición en la lista de 2021; que RSF publica cinco años después de la última, de 2016. Todos son jefes de Estado o de Gobierno que pisotean la libertad de prensa creando un aparato de censura; encarcelando arbitrariamente a periodistas o incitando a la violencia contra ellos.

Diecinueve de estos depredadores gobiernan países que son de color rojo en el mapa de libertad de prensa de RSF; lo que significa que su situación está clasificada como «mala» para el periodismo; y 16 países gobiernan países de color negro, lo que significa que la situación es «muy mala».

«Ahora hay 37 líderes de todo el mundo en la galería de depredadores de la libertad de prensa de RSF y nadie podría decir que esta lista es exhaustiva»; dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire, según publica SoyArmenio.

Azerbaiyán

No contento con aplastar todas las formas de pluralismo, el presidente Ilham Aliyev libró una guerra implacable contra sus críticos restantes desde 2014.

Los periodistas y blogueros independientes son encarcelados por motivos absurdos si no ceden primero al acoso, el chantaje o los sobornos. En un intento de silenciar a los periodistas que siguen resistiendo en el exilio, las autoridades acosan a sus familiares que aún viven en Azerbaiyán.

Los principales sitios web de noticias independientes están bloqueados. Las esperanzas suscitadas por el anuncio de importantes reformas a finales de 2019 se vieron rápidamente frustradas.

La represión postelectoral, la crisis del coronavirus y luego la guerra en Nagorno Karabaj ( un territorio disputado con la vecina Armenia) en otoño de 2020 contribuyeron a un aumento de la censura y a un empeoramiento de la situación de los periodistas. Al menos siete reporteros resultaron heridos en el terreno y otros sólo escaparon por poco de ser alcanzados por bombardeos militares. A los reporteros extranjeros les resultaba más difícil obtener la acreditación y, una vez sobre el terreno, muchos no podían trabajar libremente.

Mientras los medios de comunicación no puedan operar con seguridad y su independencia económica no esté asegurada, las declaraciones del presidente no inspirarán confianza.

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

Rusia

Con leyes draconianas, bloqueo de sitios web, recortes de Internet y los principales medios de comunicación frenados o estrangulados; la presión sobre los medios independientes creció constantemente desde las grandes protestas antigubernamentales en 2011 y 2012.

El acoso aumentó a un nuevo nivel desde el regreso del opositor al Kremlin Alexei Navalny a Rusia y su arresto inmediato a su llegada. Los periodistas que intentan cubrir eventos relacionados con Navalny ( incluidas las manifestaciones en su apoyo ) están siendo sometidos a una obstrucción sin precedentes y a veces violenta.

A medida que los principales canales de televisión continúan inundando a los televidentes con propaganda; el clima es opresivo para aquellos que cuestionan el nuevo discurso patriótico y neoconservador; o simplemente tratan de mantener un periodismo de calidad.

Se utilizan leyes vagas y selectivas para encarcelar a periodistas y blogueros.

El Kremlin parece decidido a controlar Internet, un objetivo conocido como la «Internet soberana». Los periodistas ahora están siendo tachados de «agentes extranjeros», una etiqueta difamatoria que ya se aplica a algunos medios de comunicación y a las principales ONG de defensa de los medios de comunicación.

Crimea, que fue anexionada en 2014, y Chechenia se convirtieron en «agujeros negros» de los que surgen pocas noticias e información. Otras dos repúblicas del Cáucaso ruso, Daguestán e Ingushetia, van por el mismo camino.

Los asesinatos y ataques físicos contra periodistas siguen impunes; incluso si las campañas pueden lograr victorias frente a acusaciones absurdas de las autoridades; como en el caso de Ivan Golunov, un periodista de investigación liberado en junio de 2019 tras ser arrestado por un cargo falso de tráfico de drogas.

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

Turquía

Las operaciones militares de Turquía a lo largo de la frontera con Siria y en la región de Idlib; su intervención militar en Libia; su manipulación política de la crisis de refugiados sirios y su manejo de la pandemia de Covid-19; fueron utilizados para reforzar sus políticas autoritarias hacia los medios críticos y su uso del sistema judicial con fines políticos.

Incluso si Turquía ya no es el mayor carcelero de periodistas del mundo; el riesgo de encarcelamiento y el miedo a ser sometido a control judicial o despojado del pasaporte está siempre presente.

El gobierno controla 90% de los medios de comunicación nacionales a través de reguladores como el Consejo Superior de Radiodifusión (RTÜK); mientras que el Consejo de Publicidad de Prensa (BIK); que asigna publicidad estatal; y la Dirección Presidencial de Comunicaciones (CIB), que emite tarjetas de prensa; utilizan prácticas claramente discriminatorias para marginar y criminalizar a los críticos de los medios de comunicación del régimen.

Se utilizan todos los medios posibles para eliminar el pluralismo. En esta «Nueva Turquía» marcada por la hiperpresidencia de Recep Tayyip Erdogan; en la que las decisiones arbitrarias de magistrados y agencias gubernamentales son la nueva normalidad, la censura en Internet alcanzó niveles sin precedentes.

Cuestionar a las autoridades y a los privilegiados es ahora casi imposible. Si las plataformas internacionales de redes sociales no nombran a un representante legal en Turquía y no aplican las decisiones de censura tomadas por los tribunales de Turquía; están expuestas a una creciente gama de sanciones que incluyen multas, retiro de publicidad y reducción en el ancho de banda disponible para ellos.

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

Irán

Irán sigue siendo uno de los países más represivos del mundo para los periodistas, sometiendo las noticias y la información a un control implacable.

Al menos 860 periodistas y periodistas ciudadanos fueron procesados, arrestados, encarcelados y, en algunos casos, ejecutados desde la revolución de 1979.

La República Islámica no da señales de relajar su acoso a los periodistas y medios de comunicación independientes; ni de aflojar su férreo control sobre el panorama de los medios de comunicación en su conjunto. Los periodistas iraníes siguen siendo objeto constantemente de intimidación, detenciones arbitrarias y largas penas de cárcel impuestas por tribunales revolucionarios al final de juicios injustos.

Las autoridades también luchan contra la libertad de informar más allá de las fronteras del país; ejerciendo una gran presión sobre los periodistas iraníes que trabajan para medios de comunicación internacionales. Y siguen hostigando a los familiares de los periodistas encarcelados amenazándolos e incluso arrestándolos y condenándolos a largas penas de prisión.

El gobierno no tiene reparos en desconectar Internet durante largos períodos para privar al público de fuentes alternativas de noticias; ahora que los periodistas ciudadanos en las redes sociales están en el centro de la batalla por las noticias e información de libre difusión.

Pero los reporteros alternativos en línea también luchan por mantener informada a la población mientras el régimen continúa haciendo todo lo posible para ocultar la realidad, incluida la escala de los desastres.

Este fue el caso de la pandemia de coronavirus a principios de 2020; cuando la República Islámica fue uno de los censores más draconianos del mundo de la cobertura de la pandemia y al mismo tiempo uno de los principales protagonistas de lo que Naciones Unidas llamó la desinformación «infodémica».

Rusia Azerbaiyán Irán y Turquía depredadores de la libertad de prensa

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *