in

Cientos de empresas de Rusia e Irán se crearon en Turquía para evitar sanciones occidentales

(L-R) Russian President Vladimir Putin, Iranian President Ebrahim Raisi and Turkish President Recep Tayyip Erdogan pose for a photo before a trilateral meeting on Syria in Tehran on July 19, 2022. (Photo by Sergei SAVOSTYANOV / SPUTNIK / AFP) (Photo by SERGEI SAVOSTYANOV/SPUTNIK/AFP via Getty Images)

Según estadísticas turcas, aumentó significativo el establecimiento de nuevas empresas en Turquía por parte de ciudadanos de Rusia e Irán, lo que sugiere una maniobra estratégica para mitigar las sanciones occidentales.

Una investigación publicada por Nordic Monitor,, muestra que la creciente presencia de empresas respaldadas por intereses rusos e iraníes en Turquía, aparentemente aprobada por el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan, tiene el potencial de exacerbar significativamente las ya tensas relaciones de Turquía con sus aliados y socios occidentales.

El 22 de septiembre, la Unión Turca de Cámaras y Bolsas de Productos Básicos (TOBB), el grupo empresarial más grande del país, dio a conocer sus datos que mostraban que en 6 meses hay 592 nuevas empresas rusas, catapultándolos a la cima de la lista de inversores extranjeros.

Siguiendo el ejemplo de Rusia, los iraníes crearon 515 nuevas empresas en Turquía durante el mismo período, y la mayoría adoptó la estructura de sociedades limitadas. En marcado contraste, individuos de Alemania (el principal socio comercial de Turquía y hogar de aproximadamente 3 millones de expatriados turcos) establecieron apenas 212 empresas en el mismo período.

Simultáneamente con el aumento del compromiso comercial de rusos e iraníes en Turquía, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos intensificó las sanciones contra empresas turcas desde el año pasado. La lista ampliada de empresas y empresarios turcos sujetos a sanciones estadounidenses surgió tras advertencias públicas y discretas emitidas por funcionarios estadounidenses a sus homólogos turcos y líderes del sector privado.

empresas rusia irán Turquía
Crearon ciento de nuevas empresas en Turquía por parte de Rusia e Irán, lo que sugiere maniobras para mitigar las sanciones occidentales.

Una revisión de los datos del registro comercial correspondientes a empresas turcas sancionadas revela una tendencia interesante: un número cada vez mayor de personas extranjeras están adoptando la nacionalidad turca y identificándose como ciudadanos turcos en lugar de revelar sus países de origen. 

Algunos han llegado incluso a cambiar sus nombres por otros que suenan turcos, posiblemente como medida de precaución para evadir el escrutinio mientras realizan negocios con empresas occidentales o durante viajes internacionales.

En cuanto al volumen comercial entre Turquía y Rusia, los datos más recientes que abarcan el período de enero a julio subrayan un aumento significativo en la actividad comercial general. Turquía ha informado de exportaciones a Rusia por valor de US$6.600 millones, lo que significa un impresionante aumento del 83% en comparación con el período correspondiente del año anterior, que fue de US$3.600 millones. Mientras tanto, las importaciones de Turquía desde Rusia han experimentado una modesta disminución, pasando de US$32.100 millones a US$28.400 millones, bajando 12%.

A diferencia de Rusia, las exportaciones de Turquía a Irán se mantuvieron estables durante los últimos cinco años, oscilando constantemente hasta los US$3.000 millones al año. Esto se debe a que el volumen comercial oficial no refleje con precisión el alcance del comercio bilateral entre Ankara y Teherán, ya que la proliferación de empresas de propiedad iraní en Turquía, emplean a terceros países como intermediarios.

Como informara SoyArmenio, en octubre de 2021, Turquía fue agregada oficialmente a la lista de países sujetos a un mayor escrutinio, comúnmente conocida como “lista gris”, por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el organismo de control internacional contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. A pesar de algunas medidas adoptadas por el gobierno de Erdogan para atender las recomendaciones del GAFI, Turquía sigue estando dentro de esta clasificación a día de hoy. Este estatus de “lista gris” ha resultado en primas de riesgo elevadas para Turquía, lo que hace más difícil y costoso para el país obtener préstamos extranjeros.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Armenia introduce beneficios para los desplazados forzados de Karabaj

    El primero en entregar y el ultimo en irse: Shahramanyan no abandonará Karabaj y ordenan detener a Harutyunyan