in

THES: La lección de la tragedia de Karabaj es que la condena verbal no detiene la agresión

 Ya son 70.386 las personas que llegan a Armenia desde Karabaj, en el mayor éxodo de población armenia desde el genocidio de 1915.

Como resultado del ataque de Azerbaiyán contra los armenios de Karabaj el 19 de septiembre, el mundo vio que la condena verbal no detiene la agresión de los Estados autoritarios, advirtió el profesor asociado de estudios judaicos Svante Lundgren en la plataforma de análisis científico de The Human Exploring Society (THES)

 «Esta fue una tragedia que podría haberse evitado. El New York Times escribió recientemente que lo que está sucediendo ahora en Nagorno Karabaj «casi nadie lo predijo». Nada podría estar más equivocado. Los armenios, así como quienes siguieron el conflicto, llevan mucho tiempo advirtiendo que esto sucederá», afirma el experto.

Lundgren enfatiza que la comunidad mundial y sus instituciones, incluida la UE, pueden haber permitido a Azerbaiyán digerir sus aventuras militares, que sólo hicieron avanzar a Bakú.

karabaj condena verbal agresión
Según los últimos datos, más del 85% de la población oficial de Nagorno Karabaj ya cruzó la frontera de Armenia. El éxodo casi es total.

«En el verano de 2022, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitó Bakú y firmó un acuerdo sobre el suministro de gas de Azerbaiyán a Europa. Desde entonces, elogia repetidamente al país como un «socio energético fiable para la UE».

Con este apoyo, unos meses más tarde, Azerbaiyán lanzó un ataque no contra Nagorno Karabaj, sino contra varios territorios dentro de la propia Armenia. Desde entonces, Azerbaiyán ocupa más de 100 kilómetros cuadrados del territorio indiscutible e internacionalmente reconocido de Armenia.

La UE sólo pudo pedir moderación y se sintió aliviada cuando los combates cesaron dos días después», señala el columnista.

Lundgren recuerda que en diciembre de 2022, Azerbaiyán inició el bloqueo del Corredor de Lachin, que es la única conexión entre Nagorno-Karabaj y Armenia.

«Durante más de nueve meses, mientras continuaba el bloqueo, los líderes occidentales lo condenaron y exigieron que Azerbaiyán lo levantara. Pero no había ninguna fuerza detrás de esta demanda y no hubo sanciones ni siquiera amenazas de sanciones.

El gobierno de Azerbaiyán entendió estas señales. «Se puede poner a más de 100.000 personas en una crisis humanitaria, incluso llevarlas al borde del genocidio, sin hacer nada más que una condena verbal», escribe.

«Tras la última escalada, varios representantes de renombre de la UE volvieron a condenar el uso de la fuerza y ​​formularon diversos llamamientos. Parece que no ven lo que tienen delante. Los programas agresivos de los Estados autoritarios no se detienen con condenas y llamamientos. Se necesitan medidas mucho más drásticas, señala el experto.

Azerbaiyán afirma que no los obligaron a hacerlo, sino que huyeron voluntariamente. Superficialmente, esto es cierto, porque ningún soldado azerbaiyano los sacó por la fuerza. Pero no huyen voluntariamente. Se encontraron en una situación en la que no tenían otra opción», escribe.

En su artículo, Lundgren recordó que cinco días antes del ataque de Azerbaiyán a Artsaj, el portavoz del gobierno estadounidense dijo que Estados Unidos no toleraría la limpieza étnica en Nagorno-Karabaj. Ahora ha sucedido y Washington parece tolerarlo, a juzgar por la falta de sanciones contra Azerbaiyán.

Subraya que hay motivos para preocuparse, como antes, por los planes de Azerbaiyán.

«Después de reprimir a los armenios de Karabaj, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, repitió lo que había dicho antes. considera lo que él llama «Armenia occidental» como un territorio histórico azerbaiyano que, por tanto, Azerbaiyán tiene derecho a recuperar. Con esto se refiere a Armenia. Cuenta con el pleno apoyo de Turquía en esos proyectos. El primer objetivo será la parte sur de Armenia, la región de Syunik.

Se necesita una acción decisiva por parte de Occidente para que el agresivo régimen azerí no recurra a una nueva aventura militar con su actual impulso victorioso. La UE podría imponer sanciones contra este régimen, que recientemente solicitaron más de 60 miembros del Parlamento Europeo de diferentes grupos partidistas.

El ataque de Azerbaiyán a Nagorno Karabaj debería tener consecuencias. Si el régimen de Bakú digiere esto con impunidad, lo alentará a continuar su agresión contra los armenios. Esta será una señal peligrosa para los líderes de otros estados autoritarios.

karabaj condena verbal agresión
Tras el ataque de Azerbaiyán a los armenios de Karabaj, el mundo vio que la condena verbal no detiene la agresión, dijo Svante Lundgren

La lección de la tragedia que se desarrolla en Nagorno-Karabaj es que las condenas verbales y los llamamientos no detienen la agresión de los Estados autoritarios. Esto sólo se puede lograr con medidas decisivas», concluyó Lundgren.

La tercera guerra de Karabaj

Sobre la agresión de Azerbaiyán contra Nagorno-Karabaj, el Ministerio de Defensa de Artsaj informó que el 19 de septiembre, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán violaron el alto el fuego a lo largo de toda la línea de contacto, lanzando ataques con misiles y artillería y utilizando vehículos aéreos no tripulados y aviones de combate.

Bakú acusó primero al Ejército de Defensa de de llevar a cabo acciones de sabotaje, como resultado de las cuales 6 azerbaiyanos supuestamente murieron como resultado de dos explosiones diferentes, y luego dio inicio a «medidas antiterroristas de carácter local en la región para garantizar y restaurar el orden constitucional de la República de Azerbaiyán”.

Turquía felicitó a Bakú por las campaña contra los «terroristas», Rusia acusó a Armenia de haberlo provocado por su acercamiento a occidente, mientras el mundo tildó a Azerbaiyán de agresor y exigió un tardío alto el fuego.

El 20 de septiembre, 24 horas después del ataque azerí, la República de Artsaj aceptó la propuesta de Rusia de un alto el fuego bajo las condiciones de Azerbaiyán para desarmar las milicias y entregar el gobierno.

El presidente de Nagorno Karabaj, Samvel Shahramanyan, firmó el 28 de septiembre, un decreto que disuelve todas las instituciones estatales de la república no reconocida el 1 de enero de 2024.

Dos días después, apenas quedaban armenios en una región que llegó a estar poblada por 120.000 personas.

Según los últimos datos, 200 personas murieron (10 civiles, entre ellos 5 niños) y más de 400 resultaron heridas (40 civiles, entre ellos 13 niños). 

Según los últimos datos, la parte azerbaiyana perdió 198 soldados y oficiales muertos y más de 500 heridos. El contingente ruso de mantenimiento de la paz también sufrió la pérdidas de 6 militares.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El PKK se atribuye la responsabilidad del ataque a Ankara

    El embalse de Sarsang quedó bajo el control de Azerbaiyán