in

HRW denuncia que Azerbaiyán usó armas prohibidas contra Artsaj

También enumera varios casos de torturas contra ancianos

Nuevo informe de la organización de derechos humanos Human Rights Watch HRW denuncia que Azerbaiyán utilizó repetidamente municiones en racimo prohibidas contra zonas residenciales de Artsaj, en Nagorno-Karabaj. 

Una mujer de 69 años de la capital de Artsaj, Stepanakert, dijo que su casa comenzó a temblar alrededor de las 7:15 am del 27 de septiembre de 2020: “Los niños gritaron y todos entraron en pánico cuando las bombas comenzaron a caer. Abrimos las ventanas y vimos que los autos estaban en llamas”.

También se observa que durante la guerra de seis semanas de 2020, la mayoría de los jóvenes civiles huyeron de los combates. Los que se quedaron, salvo raras excepciones, eran personas mayores que no querían salir de sus casas.

 Arega Shahgeldyan, de 72 años, dijo que ella y su esposo, Eduard, de 79, permanecieron en su casa en el pueblo de Avetaranots durante todo el conflicto. A finales de octubre, las fuerzas azerbaiyanas entraron en la aldea y en su casa, amenazaron a la pareja con ametralladoras y los detuvieron.

Los soldados azerbaiyanos los llevaron a una casa abandonada en la aldea y los dejaron toda la noche con Sedrak, un vecino de 70 años, y otro aldeano de 60 años. Arega dijo que pasaron toda la noche en este galpón sin comida ni agua. «Hacía frío y yo estaba temblando con mi vestido delgado. Mi esposo y Cedrak se quedaron dormidos en algún momento, pero yo no podía dormir. Estaba demasiado asustada. Me senté, temblé y lloré», dijo Arega.

Al día siguiente, los soldados llevaron a los detenidos a un sitio maderero en las montañas cercanas, donde un soldado golpeó y pateó a Eduard varias veces.

HRW denuncia que Azerbaiyán usó armas prohibidas contra Artsaj
HRW informó que Azerbaiyán utilizó repetidamente las prohibidas municiones en racimo contra zonas residenciales de Nagorno Karabaj.

Luego, los soldados azerbaiyanos los llevaron a una prisión en Bakú, la capital de Azerbaiyán, y colocaron a Arega en una celda con otra anciana armenia. Los funcionarios se negaron a darle a Arega medicamentos para la presión arterial alta y no le permitieron ver a un médico a pesar de sus solicitudes. A principios de diciembre, los funcionarios le informaron a Arega que su esposo había muerto mientras dormía y se la llevaron para identificarla. Ella reveló que la cara de su esposo era negra y azul. Sufría de asma y es posible que no haya tenido acceso a medicamentos. Su certificado de defunción, emitido por las autoridades armenias después de una autopsia, enumeraba la causa de la muerte como lesión cerebral traumática contusa, edema cerebral y deterioro agudo de las funciones cerebrales vitales.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Irán responde provocación azerí sobre la Mezquita Azul en Ereván

    Armenia no reconocerá a Donetsk y Lugansk