in

Azerbaiyán y Turquía en lista de vigilancia especial por USCIRF

La Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) agregó a Azerbaiyán y Turquía a su lista de vigilancia especial (SWL) por «participar o tolerar graves violaciones de la libertad religiosa» en Artsaj.

La catedral de Ghazanchetsots fue bombardeada por las fuerzas azerbaiyanas en octubre de 2020 en lo que USCIRF y Human Rights Watch han descrito como un ‘crimen de guerra’.

El informe anual de 2021 USCIRF expresó su preocupación por la profanación y destrucción de iglesias, monasterios y otros sitios cristianos; todos realizados por Azerbaiyán y con ayuda de Turquía en Nagorno-Karabaj (Artsaj).

El informe cita el bombardeo de la catedral de Ghazanchetsots en Shushi el 8 de octubre de 2020 como un probable crimen de guerra; y agrega que existían preocupaciones sobre las “diversas iglesias, monasterios y cementerios armenios perdidos o cedidos posteriormente al control de Azerbaiyán”.

«Al final del período del informe», agregó el comité, «había evidencia de que algunos de estos sitios, como el cementerio de una iglesia armenia en Hadrut, ya habían sido objeto de vandalismo».

En marzo de 2021, la Comisión Nacional Armenia para la UNESCO condenó como «otro acto de crimen cultural de Azerbaiyán» la presunta demolición de un edificio de la iglesia en Mekhakavan, Artsaj.

La guerra de Nagorno Karabaj

La invasión de Azerbaiyán a Nagorno-Karabaj, un enclave étnico-armenio dentro de la República de Azerbaiyán de mayoría musulmana, comenzó a fines de septiembre de 2020. El conflicto terminó en noviembre y Azerbaiyán tomó importantes territorios que anteriormente habían estado en manos de la comunidad armenia.

Nagorno-Karabaj (o Artsaj) es parte de la patria histórica del pueblo armeni y la región todavía contiene muchas iglesias y monasterios antiguos. Karabaj se sacó de Armenia y se puso dentro de Azerbaiyán por la URSS en 1923.

La ofensiva de Azerbaiyán estuvo apoyada política y militarmente por Turquía, como confirmó el Departamento de Estado de Estados Unidos en abril de 2021, según informa USCIRF.

Mientras tanto, Azerbaiyán ha abierto un Parque de Trofeos Militares en la ciudad capital, Bakú, que celebra la invasión azerbaiyana de Nagorno-Karabaj.

El parque incluye un túnel revestido con cientos de cascos de soldados armenios muertos; y esculturas de cera de armenios con rasgos raciales exagerados, algunos de los cuales están encadenados en réplicas de celdas de prisión azerbaiyanas.

Azerbaiyán se niega a liberar a unos 200 prisioneros militares y civiles que permanecen en cautiverio; argumentando sin fundamento que los armenios capturados son «terroristas» que no deberían ser liberados. Al Comité Internacional de la Cruz Roja también le prohibió el acceso para proporcionar ayuda humanitaria a los prisioneros.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings