in ,

Pascal Sebah y los hermanos Abdullah: fotógrafos armenios en el Imperio Otomano

Cuando se habla de fotografías en el imperio otomano, se tiene que mencionar a sus máximos fotógrafos, que eran armenios: Pascal Sebah y los hermanos Vichen, Hovsep y Kevork Abdullahyan.

Los armenios

El Instituto de Investigación estadounidense Getty, gracias al coleccionista de fotografías francés Pierre de Gigor, recopiló fotografías tomadas en el siglo XIX en el Imperio Otomano.

Las fotografías recopiladas muestran familias, miembros de comunidades religiosas, personas con trajes típicos, así como barrios donde vivían los armenios. La mayoría de las fotografías fueron tomadas en estudios de fotografía, que era propiedad de fotógrafos armenios.

Los armenios del Imperio Otomano trabajaban con mayor frecuencia como químicos, joyeros y farmacéuticos. Al conocer así los procesos químicos que requería la fotografía en esa época, les ayudó a tener éxito en el rubro. A fines del siglo XIX, algunos estudios en Constantinopla eran propiedad de fotógrafos de origen armenio y los operaban ellos mismos.

Patriarca armenio, 1880. Fotografía de Pascal Sebach. Foto: The Public Domain Review

El fotógrafo Pascal Sebah, mitad asirio, mitad armenio, abrió su primer estudio «El Charq» en 1857. Logró un gran éxito con sus retratos y en 1873 abrió una segunda sucursal del estudio en El Cairo egipcio.

El nombre de Sebah se convirtió en sinónimo de fotografía de estudio en Constantinopla. Tras su muerte, el estudio siguió funcionando bajo la dirección de Policarp Joallier, que cambió su nombre por el de Sebah y Joallier. El negocio floreció y el número de clientes comenzó a aumentar; en 1889, incluso el Kaiser Wilhelm II de Alemania estaba en su lista.

El retrato de dos armenios vestidos de gala muestra que Sebakh dominaba tanto el aspecto técnico como el artístico de la creación fotográfica. Los hombres se paran en poses formales, mostrando sus pantalones anchos, bufandas y sombreros, elementos del traje tradicional armenio. Esta es una fotografía de estudio escenificada que Sebah probablemente tomó para mostrar a los miembros del grupo étnico armenio. El fotógrafo también presta atención a la tonalidad de la imagen: el color sepia en la foto cambia de claro a oscuro, organizando sombras y reflejos.

Hombres armenios, 1875. Fotografía de Pascal Sebach. Foto: The Public Domain Review

Sebah presta la misma atención a la composición y la tonalidad en el álbum “Trajes Turcos Populares” de 1873, que fue encargado por el diplomático otomano, artista y fundador de la Academia de Bellas Artes de Estambul, Osman Hamdi Bey.

Fue Pascal a quien eligió como fotógrafo para crear imágenes de los pueblos del Imperio Otomano para la Exposición Internacional de 1873 en Viena. El estilo sofisticado de Sebah también se puede ver en la fotografía de la novia armenia: las borlas colgantes, el collar y el patrón dorado de su vestido arrojan luz, contrastando con el delicado encaje del velo.

Constantinopla. novia armenia. Fotografía de Pascal Sebach. Foto: The Public Domain Review

La fotografía del barrio armenio de Brousse tomada por Sebah y Joulier en 1894 es una vista desde una colina. Esta toma también demuestra el dominio de los tonos por parte del fotógrafo. El brillante sol del mediodía creaba dificultades: podía desenfocar algunos detalles de rostros y objetos. Pero Sebach resolvió hábilmente este problema: colocó a un niño pequeño a la derecha de la carretera, a la sombra de un árbol, para reducir el resplandor. Cada persona en la imagen está a la sombra de árboles o edificios.

Brouss. Barrio Armenio, 1894. Fotografía de Pascal Sebach y Polycarpe Joalier. Foto: The Public Domain Review

En 1858, se abrió el estudio «Hermanos Abdullah» en Constantinopla, propiedad de tres hermanos fotógrafos de origen armenio: Vichen, Hovsep y Kevork Abdullahyan. Rápidamente ganaron reconocimiento por su habilidad: solo cinco años después fueron nombrados fotógrafos reales del sultán otomano.

Entre sus clientes también se encontraban el príncipe Eduardo de Gales y la emperatriz francesa Eugenia. En 1886, la fama de los fotógrafos llegó a Egipto. A pedido personal del Jedive Taufik Pasha, los Abdullahyans abrieron una sucursal del estudio en El Cairo, que duró unos diez años. A principios del siglo XX, el estudio Abdullah Brothers fue vendido a Pascal Sebah.  

Los hermanos fotógrafos armenios Abdullahyan se destacaron en la creación de paisajes, retratos y escenas de la vida cotidiana en las principales ciudades del Imperio Otomano. Su fotografía del Puente Galata en Constantinopla es notable porque muestra la Ciudad Vieja. En la imagen, lo tradicional se encuentra con lo moderno, con los minaretes elevándose en la distancia, y se ven imágenes borrosas de barcos en el fondo, que recuerdan a lugares comerciales concurridos.

Puente de Gálata. Fotografía de los hermanos Abdullah. Foto: The Public Domain Review

La misma mezcla de tradición y modernidad se puede ver en una colección de cinco fotografías de estudio que muestran a porteadores y vendedores ambulantes. Las actividades tradicionales de los hombres se presentan a través de medios modernos: iluminación de estudio, fondos cuidadosamente seleccionados y poses coreografiadas.

Portero y vendedores ambulantes. Fotografías de los hermanos Abdullah. Foto: The Public Domain Review

La fotografía de la brigada de bomberos en Constantinopla está coreografiada con menos cuidado, pero sigue llena de energía. Debido a la vejez y la proximidad de los edificios entre sí, así como al uso de vigas de madera en la construcción, la ciudad estaba bajo constante amenaza de incendio. Por lo tanto, los bomberos desempeñaron un papel importante en Constantinopla. Al dedicarles una página en el álbum, los hermanos Abdullah confirmaron su importancia para la sociedad, y también demostraron el alto nivel de preparación de los servicios municipales.

Brigada de bomberos. Fotografía de los hermanos Abdullah. Foto: The Public Domain Review

Estos no son todos los fotógrafos armenios que se dedicaron a la fotografía a fines del siglo XIX. Docenas de otros fotógrafos de origen armenio trabajaron no solo en el territorio del Imperio Otomano, sino también en Europa del Este y Asia Central. Su legado aún no fue explorado.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Feria de Arte de Armenia se llevará a cabo en Ereván el 27 de mayo

    Pashinyan: cuando Armenia aceptó los Principios de Madrid entregó Artsaj a Azerbaiyán