in , ,

International Crisis Group advierte sobre la frágil tregua en Artsaj

La tregua entre Armenia y Azerbaiyán después del final de la guerra en Artsaj sigue siendo frágil, escriben expertos del International Crisis Group en su informe «Perspectivas de posguerra para Nagorno-Karabaj».

International Crisis Group – que es un grupo de expertos especializado en la investigación y el análisis de las crisis globales – dice que la guerra de 2020 dejó muchos problemas sin resolver; que las líneas del frente son volátiles y que hay que debatir como se mantendrá el alto el fuego; quién proporcionará seguridad y servicios a los residentes de Karabaj; o cómo gestionarán la asistencia humanitaria.

Como recuerda SoyArmenio, la zona de Nagorno Karabaj comprende la invadida República de Artsaj, que buscaba separarse de Azerbaiyán.

El mandato ruso

Según el informe, las fuerzas de paz rusas desplegadas en la región necesitan un mandato más claro.

«Si bien establecieron puestos de control a lo largo de las principales accesos de Nagorno-Karabaj y a lo largo de la carretera de montaña que la une con Armenia, están ubicados lejos de la línea del frente. No está claro cuánto tiempo pueden seguir actuando como solucionadores de problemas cotidianos. Cómo reaccionarían a una escalada de primera línea es aún más turbio, dado que el acuerdo de alto el fuego no especificó su misión con precisión. Moscú debería consultar con las partes en conflicto y luego dar a sus tropas reglas claras de combate. Las partes mismas deberían diseñar, posiblemente con la mediación rusa, un mecanismo formal para resolver problemas urgentes, ya sea la detención de los residentes o el acceso al agua», dice el informe.

Línea de comunicación

Tras el final de la guerra, se desarrolló un frágil equilibrio de poder en la región; una situación que está plagada de nuevos brotes de violencia, advierten los autores del informe del ICG. Después de que la parte armenia perdiera una parte significativa de Nagorno-Karabaj y territorios adyacentes, un tercio de la población armenia tuvo que mudarse.

La línea del frente también cambiaron: si, tras los resultados de la guerra de 1994 los bandos estaban separados por varios cientos de metros; ahora los lados armenios y azerbaiyanos están separados en algunas áreas por solo 30 metros.

Si antes, para inspeccionar la posición del enemigo, se requerían binoculares, ahora tras la tregua en Artsaj se pueden ver a simple vista.

El acuerdo diplomático sobre el estatus de Nagorno-Karabaj también llegó a un callejón sin salida, afirman también los expertos. Bakú y Ereván están exacerbando su retórica tanto como sea posible. Azerbaiyán excluye el derecho de la región al autogobierno, ofreciendo a Karabaj el estatus de «autonomía cultural». Ereván insiste en la independencia de Artsaj.

Ninguna de las capitales tiene un plan a largo plazo para Nagorno-Karabaj, especialmente desde que Armenia se vio envuelta en una crisis interna tras la derrota en la guerra y las elecciones parlamentarias anticipadas se celebrarán en junio, dicen los expertos.

El acceso de organismos internacionales

Los autores también detallan las graves consecuencias humanitarias del conflicto. Se observa que los actores locales e internacionales no intentan abordar los problemas de la posguerra (seguridad, necesidades básicas y desplazamiento). Es probable que tras la tregua en Artsaj siga siendo un área de tensiones de baja intensidad durante las próximas décadas.

«Ni Stepanakert ni Ereván tienen los recursos para lidiar solos con el caos de la posguerra, arriesgándose a una crisis humanitaria prolongada y al desplazamiento de personas a largo plazo. Por ahora, Armenia está haciendo lo que puede por los residentes de Nagorno-Karabaj, ya sea pueden regresar a sus hogares o no. Las agencias de la ONU, las ONG y los gobiernos extranjeros podrían ayudar a sobrellevar la carga de ayudar a los desplazados, pero en la actualidad, la mayoría no puede hacerlo«, dice el informe

Es de recordar que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados; así como la UNESCO; no tienen permitido entrar al zona. La razón es que Bakú insiste en que el acceso se realice solo a través de sus territorios y no desde Armenia.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings