in

Ganadores y perdedores de la guerra en Ucrania (y Rusia ya perdió, aunque gane)

celo de Occidente por castigar y aislar a Rusia castigará residualmente a los países del Sur Global

Rusia pierde con su guerra en Ucrania, aunque gane. China gana con la guerra de Rusia en Ucrania independientemente de si Rusia gana o pierde. EE. UU. también gana tanto con una victoria rusa como con una derrota, pero su victoria es menor si gana Rusia. Y todos los demás, especialmente Ucrania, ya perdieron independientemente del resultado, asegura el politólogo Ben Aris en este artículo de IntelliNews.  

Ganadores y perdedores de la guerra en Ucrania (y Rusia ya perdió, aunque gane)

Incluso si el presidente ruso, Vladimir Putin, consigue su preciado acuerdo de seguridad, ya condenó a Rusia al estancamiento mientras permanezca en el cargo. El pueblo ruso no solo perdió; el país perdió la mayor parte de lo que ganaron en los últimos veinte años.  

A corto plazo, la perspectiva de crecimiento de Rusia ya se redujo 2,4 % previsto para 2022 a una contracción de entre el 8% y el 15% , según la última encuesta de economistas profesionales de CBR.  

Como bne IntelliNews informara muchas veces, al construir su fortaleza fiscal que supuestamente protegería a Rusia de las sanciones, el costo real de las sanciones fue la de reducir el potencial de crecimiento de Rusia a un mero 2% , muy por debajo de la tasa de crecimiento mundial. Eso significa que la economía ya iba a caer lentamente más y más detrás del resto del planeta. Con todas las nuevas sanciones, el crecimiento de Rusia enfrenta impedimentos aún mayores que redujeron aún más su potencial de expansión. El jurado sigue deliberando sobre qué tan malo es, pero algunos analistas sugieren un 1%, otros nada, y más dicen que el crecimiento será negativo de aquí en adelante.  

Pero a Putin no le importa. Como informó bne IntelliNews en un artículo de opinión, » Putin se ha vuelto loco «, para él, garantizar la seguridad de Rusia ahora parece más importante que brindar prosperidad a su pueblo.  

Por supuesto, el mayor perdedor de todos es Ucrania. El costo de la guerra para lo que ya era uno de los países más pobres de Europa es imposible de medir todavía, pero el rango ya se extiende desde los conservadores daños por valor de US$30.000 millones, más que todas las reservas de divisas del país, hasta los US$565.000 millones mencionados por el primer ministro de Ucrania, Denys Shmyhal, el 16 de marzo, casi tres veces más que el valor total de la economía del país. A modo de comparación, el reciente acuerdo stand-by (SBA) del FMI fue de US$5.000 millones durante dos años.  

Vladimir Putin
Vladimir Putin

China gana-gana

China tiene la mayor parte de la piel en el juego, a pesar de que no está involucrada en la guerra de ninguna manera.  

“El gran ganador de este enfrentamiento será China”, dijo Chris Weafer, un veterano de los mercados rusos y director ejecutivo de Macro Advisory, a bne IntelliNews en un webcast reciente .  

“China obtuvo acceso al suministro de materiales y fortaleció en gran medida su suministro seguro para su economía (energía u otros materiales) y ahora están llegando a tierra en líneas muy seguras del mayor productor del mundo. Cada vez que una empresa occidental no está dispuesta a invertir en un proyecto ruso, China está ahí con su chequera abierta, si es que conviene al interés nacional chino”.

Christof Ruehl, ex economista jefe del Banco Mundial en Rusia y luego de BP, también señaló en otro webcast reciente que si Occidente logra aislar a Rusia de los mercados energéticos occidentales, entonces tendrá que vender petróleo, y especialmente gas a Asia, a precios muy rebajados. Si bien las sanciones a las exportaciones de petróleo rusas serán difíciles de hacer cumplir, ya que simplemente se puede poner en un barco y enviar a través de puertos como Singapur a los mercados occidentales, vender gas será mucho más difícil; Rusia actualmente vende alrededor del 70% de su gas a la UE y gana unos US$35.000 millones al año con estas exportaciones.  

Sin embargo, ya hay planes para un gasoducto Power of Siberia 2 que conectaría los campos de gas gigantes de Yamal en el Ártico de Rusia con China y otra ruta a través de Mongolia, el gasoducto Soyuz/Vostok , que también conectaría los campos de hidrocarburos de Rusia al mercado chino. Pero ambos llevarán tiempo y mucho dinero para construir.  

El problema es que Rusia no tendrá otros compradores, por lo que los chinos podrán obtener el mismo gas, pero con un gran descuento”, dijo Ruehl a bne IntelliNews .  

Los primeros signos de estos nuevos tratos de “prisioneros” ya comenzaron a aparecer. El 15 de marzo , India dijo que podría aceptar una oferta rusa para comprar petróleo crudo y otras materias primas con un descuento considerable , ya que las materias primas rusas se consideran tóxicas en medio de su invasión militar de Ucrania, informó Reuters citando a dos funcionarios indios anónimos. 

«Rusia está ofreciendo petróleo y otras materias primas con un gran descuento. Estaremos encantados de aceptarlo», dijo a Reuters uno de los funcionarios del gobierno indio.

Según Reuters, India también querría mantener a Rusia a bordo como su socio comercial clave, a pesar de los intentos occidentales de aislar a Moscú mediante sanciones. India importa 80% de sus necesidades de petróleo, pero por lo general compra solo alrededor del 3% de Rusia. Sin embargo, con los precios por las nubes, Nueva Delhi está buscando aumentar los suministros baratos de Rusia.

Los observadores occidentales dudaron de que Rusia renunciara a sus ganancias y habían asumido que la evidente catástrofe comercial de las sanciones disuadiría al Kremlin de atacar Ucrania. Pero malinterpretaron a Putin. Occidente está dirigido sobre la base del consenso de Washington, donde la felicidad y la prosperidad individuales son el núcleo de la ideología. Sin embargo, como ha argumentado bne IntelliNews , Rusia está impulsada por el Consenso de Moscú , donde la fuerza y ​​la seguridad del estado están en el centro de la ideología y se espera que los ciudadanos sacrifiquen parte de su prosperidad por el bien de la Patria.  

Ruehl especula que Moscú observó el exitoso modelo chino, que funciona exactamente de la misma manera, posiblemente en un grado aún más extremo, y decidió que este modelo es una alternativa viable al liberalismo occidental.  

Refugiados de la guerra Ucrania – Rusia

China busca el número uno

Gracias a las dos perspectivas enfrentadas, la división resultante entre Oriente y Occidente comienza a parecer un regreso a la Guerra Fría, pero esta vez con China y Rusia mucho más aliados. Sin embargo, eso es ignorar un cambio crucial. La Guerra Fría fue un choque entre dos ideologías contradictorias: capitalismo vs comunismo. Si bien la idea de promover el estado sobre los ciudadanos es un vestigio de la era soviética, el marco sobre el que se construye este sistema fue completamente reemplazado: el socialismo fue abandonado y reemplazado por el capitalismo.

Eso creó una restricción importante en la relación de China con Rusia. Si bien Beijing simpatiza con las objeciones geopolíticas de Putin al mundo unipolar liderado por Estados Unidos y está de acuerdo en que es preferible una configuración multipolar, no está preparado para arruinar sus lazos comerciales cada vez más importantes con Occidente para apoyar abiertamente la guerra de Rusia. China sigue siendo un país comunista de nombre, pero ahora también está muy interesado en el efectivo. Como informó bne IntelliNews , Beijing tiene que lograr un delicado acto de equilibrio entre estos dos polos en conflicto.  

Un lugar donde esto se ilustra es que, a pesar del creciente número de ejercicios militares conjuntos que Beijing realiza con Moscú en los últimos años, los dos países aún no se llaman «aliados» en el sentido formal. Del mismo modo, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) votó para condenar la invasión rusa de Ucrania, China solo se abstuvo en la votación . Correspondía a Rusia vetarlo. (En particular, India también se abstuvo de votar por las mismas razones).

Ucrania apoyó activamente la invasión de Turquía y Azerbaiyán al reducto armenio de Karabaj

¿Le daría la bienvenida China a la derrota de Rusia en la guerra de Ucrania?

Beijing apoya la demanda de Rusia de que el mundo funcione sobre líneas multipolares, pero también tiene un interés comercial en ver a Rusia derrotada en la guerra contra Ucrania, escribió Csaba Barnabas Horvath en un artículo de opinión en Geopolítico Monitor.  

“Conociendo la historia de las relaciones chino-rusas, una victoria rusa no parece estar en el interés de China. Lo que le interesa a China es una guerra prolongada de desgaste, agotando los recursos de Rusia tanto como sea posible, debilitándola tanto como sea posible, aislándola de Occidente tanto como sea posible y con una derrota rusa al final”, argumentó Horvath. .  

Rusia nunca quiso ser el socio menor de China, sino una potencia mundial por derecho propio. E, irónicamente, el Kremlin ve la mejor manera de lograr ese objetivo en asociación con Europa, no con China. Los rusos no confían en los chinos.  

bne IntelliNews preguntó al entonces primer viceprimer ministro Arkady Dvorkovich en una entrevista si el futuro a largo plazo de Rusia estaba en asociación con China. Él respondió: “No. Nuestro futuro está con Europa. Somos un país europeo. Queremos asociarnos con Europa. China es demasiado diferente y está demasiado lejos”.  

Putin dijo muchas veces que su objetivo final en política exterior es construir un mercado único “desde Lisboa hasta Vladivostok”, planes que el ataque a Ucrania dejó por tierra. Durante su primer mandato, Putin pidió ser miembro de la UE, pero José Manuel Barroso lo rechazó. Luego, el plan alternativo se convirtió en establecer la Unión Económica de Eurasia (UEE), que luego podría vincularse a la UE para crear un mercado único paneuroasiático gigante de más de 500 millones de personas que representan alrededor del 25% del PIB mundial, según KPMG.  

Eso no habría estado en los intereses de Beijing. Es mejor ver a Rusia cojeando y aislada, y obligada a convertirse en un proveedor de materias primas de descuento para China, dice el argumento.  

“A lo largo de la mayor parte de la historia de las relaciones chino-rusas, Rusia fue un adversario, más que un aliado, de China. El objetivo de Rusia no es convertirse en el socio menor de una alianza chino-rusa, sino ser una gran potencia por derecho propio. Rusia tiene su propia identidad de gran potencia, lo que significa que persigue su agenda de gran potencia por su cuenta, y como la historia nos ha demostrado, cada vez que esa agenda se cruzaba con los intereses de China, Moscú rara vez dudaba en enfrentarse a Beijing y, cuanto más fuerte era , más dispuesto estaba a confrontar directamente”, dijo Horvath.  

Las relaciones entre Moscú y Beijing mejoraron enormemente desde la caída de la Unión Soviética, pero Rusia estuvo en gran medida indefensa durante la mayor parte de ese tiempo.  

El establecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghái en junio de 2001 fue un paso adelante hacia una integración más profunda, pero Rusia bloqueó la solicitud de Beijing de convertirla en una zona de libre comercio, destacando las rivalidades comerciales subyacentes que persisten. La fuerte inversión de China en Asia Central, especialmente en el negocio energético kazajo, también los ha convertido en rivales en los mercados estratégicos de Asia Central.

Una victoria y la incorporación de Ucrania de alguna forma fortalecerán significativamente a Rusia en Europa y harán que sea más difícil para Beijing lidiar con ella. Una derrota hará que Putin dependa del presidente de China, Xi Jinping, al igual que el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, que ahora depende de Putin.  

Ucrania y Rusia: la historia importa. Por Karsten Riise

EE.UU. gana-más o menos gana

Estados Unidos también será un gran ganador de la guerra de Rusia en Ucrania. El presidente de EE. UU., Joe Biden, asumió el cargo con la intención de abordar rápidamente el «problema de Rusia» y propuso un nuevo compromiso con el presidente ruso Vladimir Putin en una reunión en Ginebra el 16 de junio de 2021 para suavizar las tensiones que acumularon en los últimos dos. décadas para poder centrar su atención en la creciente rivalidad con China. Se sugirieron muchas cosas para la agenda, incluido el delito cibernético y nuevos acuerdos de control de armas.  

No funcionó así. La creciente beligerancia de Putin captó toda la atención del Departamento de Estado de Estados Unidos desde diciembre. El problema de Rusia empeoró mucho, no mejoró. Pero incluso antes de que se encuentre la paz en Ucrania, Putin destruyó tanto la posición de Rusia en el mundo como las perspectivas económicas a corto y largo plazo, que las esperanzas que Rusia tenía de ser un rival de EE.UU. han sido destruidas. En poco tiempo, Biden podrá seguir adelante y volver toda su atención a que China haya aplastado cualquier rivalidad que Rusia pudiera haber mostrado.  

El único peligro es si China abraza a Rusia a medida que se separa de la comunidad global y forman una alianza. Entonces el desafío para Biden se habrá vuelto mayor. Sobre el papel, la sinergia entre los dos países es impresionante y su ejército combinado sería un serio rival para el de los EE. UU. Sin embargo, pocos analistas creen que las cosas se desarrollarán de esa manera y que Rusia está condenada a convertirse en un apéndice chino de materias primas.

Europa pierde-pierde

La UE ya perdió incluso si Rusia es derrotada en la guerra. Dejando de lado la inestabilidad en la frontera de la UE y los 2,5 millones de refugiados que ya cruzaron esa frontera, la guerra de Rusia en Ucrania ya está disparando los precios de la energía, los alimentos y las materias primas a niveles políticamente problemáticos.

Al mismo tiempo, el impacto en el mercado y la interrupción renovada de las cadenas de suministro solo avivarán más inflación que ya estaba en niveles muy altos gracias a la coronacrisis.  

Albania, por ejemplo, ya se está desestabilizando y vemos protestas contra la tasa imposible del aumento del costo de vida la semana pasada. Nuevas protestas estallaron el 15 de marzo en Tirana, ya que la situación solo empeora. Todos en la región están viendo un aumento en las tasas de inflación que causan problemas similares o, como mínimo, arrastrarán el crecimiento en el futuro previsible.  

La economía de la eurozona crecerá menos de lo esperado este año gracias a la guerra de Putin, dijo la Comisión Europea en febrero, ya que los precios de la energía y los problemas de la cadena de suministro aumentan la inflación y retrasan una recuperación más sostenida de la pandemia.

El ejecutivo de la UE dijo que el PIB en el bloque de la moneda única crecería un 4% este año, en lugar del 4,3% que pronosticaba solo tres meses antes. La inflación también aumentará a un 3,5% mucho más fuerte de lo esperado en 2022.

«Múltiples vientos en contra enfriaron la economía de Europa este invierno: la rápida propagación de Omicron, un mayor aumento de la inflación impulsado por los altos precios de la energía y las persistentes interrupciones en la cadena de suministro», dijo el comisario de economía de la UE, Paolo Gentiloni, esta semana.  

Y todo esto es antes de que Putin golpee contra las sanciones de Rusia que se anunciarán la próxima semana. Se desconoce la gravedad de esas sanciones. Por un lado, el Kremlin está tomando las sanciones sorprendentemente duras de la UE como un acto de guerra económica , por lo que la respuesta podría ser extrema; Por otro lado, Rusia se tambalea al borde de una crisis económica y financiera y es posible que el Kremlin no pueda aislarse de los ingresos que necesita desesperadamente.  

Putin lleva a Rusia a la batalla

El resto del mundo es ambivalente

El resto del mundo no está mejor y en la mayoría de los lugares está peor que la UE. La inflación mundial y el aumento de los precios de los alimentos perjudican a las economías ricas, pero provocan una carnicería en las naciones más pobres, donde la población ya luchaba por sobrevivir.  

Putin debe tener la esperanza de evitar la dependencia de China recurriendo al G20 y al resto del mundo emergente en busca de aliados y mercados. Y allí ya puede encontrar simpatía. Para él es una ventaja el hecho de que los Mercados Emergentes son colectivamente más ricos y más poblados que los Mercados Desarrollados. Su desventaja es que, individualmente, todos son mucho más débiles que los países del mundo occidental.  

Está surgiendo un sentimiento inequívoco en Asia, África y el mundo árabe de que Europa se está lanzando a un desastre por Ucrania y que el orden internacional mismo se está desmoronandoescribió Radha Stirling en un artículo de opinión en The Times of Israel. “Mientras las naciones occidentales se precipitan hacia la crisis, los países de Oriente Medio, la región de Asia-Pacífico y África están ocupados calculando las ramificaciones para sus propios pueblos y tratando de anticipar lo que depara un futuro desglobalizado”.

“Si bien la unidad occidental sobre el tema de Ucrania parece ser una demostración de fuerza, el resto del mundo ve un profundo autosabotaje que bien podría conducir al caos continental en los próximos años, y que significa la retirada de Estados Unidos del orden mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial. Muchos ven las sanciones rusas y su inevitable impacto destructivo en Europa como parte del pivote estadounidense hacia Asia que se ha discutido durante mucho tiempo”, concluyó Stirling.  

Cincuenta y dos naciones se abstuvieron o simplemente no votaron en la resolución de la ONU que condena la invasión rusa de Ucrania , y su silencio podría interpretarse, no como una aprobación de la invasión, ni como una hostilidad hacia Occidente, sino como una ambivalencia sobre el emergente nuevo orden internacional implícito en el voto.

Stirling señala que en el mundo árabe la indignación de un país grande que invade a uno más pequeño en el mundo occidental huele a hipocresía después de que Ucrania recibiera importantes armas y dinero del rival de Rusia, EE. UU., y buscaba unirse a una alianza que Rusia percibe como hostil.  

También hay consideraciones más prácticas para la ambivalencia del mundo árabe con respecto a la guerra de Ucrania. Retirar un tercio del suministro mundial de cereales dañará más que nadie a Oriente Medio, que depende de Rusia y Ucrania para un tercio de sus importaciones de cereales. Ahora es casi seguro que a mediados de este año se producirá una conmoción en los precios de los alimentos mayor que la que provocó la primavera árabe en 2011.  

Rusia y Ucrania juntas son en gran parte responsables de alimentar a Oriente Medio, por lo que nadie en la región está ansioso por hacer sonar los tambores de guerra, porque cualquier prolongación del conflicto sin duda conducirá a una inseguridad alimentaria catastrófica, inestabilidad y disturbios civiles”, dice. Stirling, y agregó que el golpe será doblemente dañino, ya que viene inmediatamente después del impacto del coronavirus (COVID).

“Nadie está listo para aceptar este tsunami de consecuencias económicas por el bien de las aspiraciones de Ucrania de unirse a la OTAN”, dice Stirling.  

El celo de Occidente por castigar y aislar a Rusia por la guerra castigará residualmente a los países del Sur Global donde Rusia ha estado trabajando arduamente para construir relaciones económicas, energéticas y de seguridad con muchos países.  

En los últimos años, los árabes comenzaron a invertir activamente en Rusia e incluso rescataron al gobierno en 2016 cuando encontró un enorme agujero de 2 billones de rublos en el presupuesto que no pudo llenar con la falsa privatización de una participación del 19,5% en la empresa estatal Rosneft. en diciembre de ese año.

A los países de la OPEP, en particular, se les pide que aumenten la producción de petróleo, pero no ven que EE. UU. siga políticas similares. La UEA y el Reino de Arabia Saudita, dos de los aliados más cercanos de EE. UU. en el Medio Oriente, se han negado a recibir llamadas del presidente de EE. UU. durante la crisis, pero parecen haber estado en comunicación regular con Moscú, informa The Times of Israel.  

“Se habla de resucitar el Movimiento de Países No Alineados del período de la Guerra Fría flotando en el éter a través del mundo en desarrollo, con países desde el Golfo hasta el Lejano Oriente que predicen que tendrán que valerse por sí mismos y forjar nuevas economías y políticas. alianzas en ausencia de la hegemonía occidental”, dice Stirling. “La guerra en Ucrania parece un momento decisivo para muchos en el Sur Global, y sienten más que nunca que deben elegir a sus amigos con cuidado”.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Yandex reubicó a decenas de sus empleados en Armenia: medios

    Catar y Kuwait interesados ​​​​en importar ganado de Armenia