in ,

Escepticismo sobre las perspectivas de un cambio de poder en Armenia

La demanda de un cambio de poder es bastante alta en la sociedad armenia, señalaron politólogos y observadores políticos, pero a mismo tiempo, en su opinión, la oposición no tiene suficientes recursos para resistir el poder de Nikol Pashinyan.

Comienzan otra vez las protestas

El 17 de abril, el líder del partido «Hayrenik», el jefe de la facción parlamentaria «Tengo el honor» Artur Vanetsyan y sus seguidores anunciaron una acción de protesta las 24 horas en la Plaza de la Libertad. en Ereván.

En la tarde del 18 de abril, se les unieron Nver Kirakosyan y Artur Avagyan, quienes iniciaron una huelga de hambre para llamar la atención del pueblo armenio sobre el problema del estatus de Nagorno-Karabaj. Declararon que romperían la huelga de hambre y pasarían a otras formas de lucha tan pronto como se les unieran suficientes simpatizantes.

El 20 de abril, el partido «5165» organizó una marcha por las calles de Ereván contra los intentos de cambiar el estatus de Nagorno-Karabaj.

El 21 de abril, Nver Kirakosyan y Artur Avagyan recogieron casi mil firmas de sus seguidores. Pero al día siguiente terminaron la huelga de hambre, declarando que pretenden continuar la lucha por otros métodos, ya que claramente no habían conseguido muchos seguidores.

El 23 de abril la tradicional procesión de las antorchas, organizada por el ala juvenil de la ARF, se convocó cabo bajo el lema «¡Despierta, hijo!» y no partió desde la Plaza de la Libertad, sino de la Plaza de la República, donde se sumaron los presidentes segundo y tercero de Armenia, Robert Kocharyan y Serzh Sargsyan, presidentes de los partidos opositores, quienes habían convocados a sus partidarios a marchar contra la supuesta política del Primer ministro de negociar el estatus de Artsaj.

Y el 25 de abril comenzará la segunda y decisiva etapa de la lucha, dijo Artur Vanetsyan , jefe de la facción opositora «Tengo el honor», líder del partido «Patria», en una sesión informativa diaria el 22 de abril . Ese día anunció que desarrollarían acciones de desobediencia que obligarán a las autoridades a dimitir. «El objetivo principal es la renuncia de las autoridades, la restauración del estado y la solución de los problemas de seguridad«, dijo Vanetsyan.

¿Funcionaran estas acciones, cuando no tuvieron efecto las veces anteriores?

Lo que opinan los politólogos armenios

La oposición no tiene suficiente apoyo público para un cambio de poder, dijo Hakob Badalyan , un observador político del portal de información y análisis 1in.am.

Además, a su juicio, la oposición no se plantea el objetivo de tomar el poder en sus propias manos, tanto porque no tiene fuerza para hacerlo y porque aun así la tuvieran, no quieren ser quienes hagan las negociaciones con Azerbaiyán.

“Hay dos razones. La primera es que la oposición entiende que no tiene la base social que le permita llegar al poder. Y la segunda es que la presencia del poder implica responsabilidad en una situación geopolítica tan difícil para un amplio una variedad de problemas, incluido el tema de resolver el problema de Artsaj. No hay certeza de cómo se desarrollará el equilibrio de fuerzas geopolíticas en la región «, explicó el observador político.

La oposición ahora está decidiendo quién eventualmente dominará, agregó Badalyan.Hay una demanda en la sociedad por un cambio de poder. Toda la cuestión es en qué capa y cómo se manifiesta esta solicitud. Es obvio que domina la percepción de que las antiguas fuerzas políticas no deberían llegar al poder. La gente está insatisfecha con la Aunque muchos votaron por el partido en el poder, el papel decisivo lo jugó el hecho de que el rival de la fuerza gobernante era el antiguo sistema político”, enfatizó.

El observador político señaló que en la sociedad, la oposición parlamentaria se percibe de manera diferente a como solía ser Pashinyan. «Vanetsyan, por supuesto, puede acostarse frente al autobús. Pero es difícil imaginar que esto aumentará el nivel de aceptación pública. No podrá repetir el éxito de Pashinyan», dijo Badalyan.

La editora en jefe de la versión rusa de Lragir.am Naira Hayrumyan , dijo a que mucho depende de lo que constituya una nueva etapa de «lucha descentralizada» anunciada desde el 25 de abril.

Admitió que «si las acciones de desobediencia realmente llegan a ser masivas, entonces, quizás, habrá algún resultado. Pero difícilmente vale la pena juzgar el potencial de las fuerzas políticas solo por la cantidad de personas que toman las calles. El poder en Armenia depende no solo de la alineación interna, sino también de la dinámica externa, en particular, de la lógica, el formato de el acuerdo de Karabaj, sobre los cambios en la influencia de Rusia«, dijo.

Hayrumyan cree que la demanda por un cambio de poder es realmente grande, pero el término de cambio de poder, según ella, abarca a todos, a oficialistas y opositores por igual. “Es decir, nadie quiere cambiar el punzón por jabón, y no hay nuevos líderes capaces de dirigir a las masas, por lo tanto, cada cual determinará las condiciones externas”, señaló el observador político.

Ella cree que Vanetsyan tiene una oportunidad solo si obtiene el apoyo de fuerzas externas, en particular de Rusia. «Es difícil juzgar qué lugar ocupa el factor externo en las protestas de Vanetsyan, pero creo que tiene lugar. Especialmente en el contexto de las declaraciones francas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia de que Bruselas está tratando de «usurpar» el acuerdo de Karabaj y la normalización regional. Moscú con celos se refiere a los pasos soberanos y alternativos de Armenia. Y se debe suponer que el movimiento de Vanetsyan es una de las formas de evitar que las autoridades armenias abandonen el camino ruso”, explicó Hayrumyan.

En cambio, Armen Badalyan cree que la oposición no tiene los recursos para cambiar el gobierno.

“La oposición tiene recursos para realizar acciones de desobediencia. Pero es dudoso que esto lleve a un cambio de poder. Las circunstancias que se usaron para cambiar el poder en 2018 no funcionarán ahora. Hubo una serie de factores que no existen ahora. Se formó una «guardia» de activistas, que bloquearon las calles. La oposición no tiene tales grupos. Entonces hubo apoyo informativo de la prensa occidental, ahora no lo tienen. No podemos repetir lo que sucedió en 2018. Ahora esos recursos no funcionan porque las condiciones cambiaron”, dijo.

Badalyan señaló la diferencia diametral entre las imágenes de Pashinyan y Vanetsyan. «Pashinyan tenía la imagen de un luchador que luchó contra el mal: la oligarquía criminal de Serzh Sargsyan. Y Vanetsyan es un oficial de seguridad. Si Vanetsyan intenta copiar a Pashinyan, fracasará. Hay una percepción en la mente de la sociedad de que un funcionariode seguridad no puede ser un luchador… Si Vanetsyan intenta repetir la imagen de Pashinyan, perderá su electorado, mientras que no podrá atraer al electorado de Pashinyan», explicó el consultor político.

La sociedad es heterogénea y es posible juzgar la solicitud de cambio de poder solo a partir de encuestas de opinión, que no existen, agregó.

Para el politólogo Andrias Ghukasyan, el cambio de poder requiere el apoyo de fuerzas externas, por ejemplo, Estados Unidos y Francia, así como una tesis clara que pueda unir a la sociedad.

Según él, la única tesis capaz de conducir a un cambio de poder es el rechazo de una alianza militar con Rusia y la elección de un curso externo independiente de Armenia. «En el contexto de la crisis internacional en desarrollo, puede darse un cambio de poder con el apoyo de Estados Unidos y Francia y un cambio en el vector geopolítico», explicó.

Sin embargo, la oposición cree que puede darse un cambio de poder con una actitud leal hacia Rusia y el apoyo público a la tesis de que Pashinyan es un mal líder y Vanetsyan un buen candidato, agregó el politólogo.

“Pero esto no es suficiente para cambiar el gobierno. La oposición tiene recursos: dinero, medios, simpatizantes, partidos, escaños en el parlamento. La oposición, si renuncia a mandatos, puede crear una crisis parlamentaria que provocará nuevas elecciones. El programa declara apoyo incondicional a Rusia. La pregunta es por qué Rusia debería apoyar el cambio de poder en Armenia, dado que Pashinyan está completamente satisfecho con el Kremlin. Es un líder leal, subordinado al Kremlin. ¿Por qué cambiar un subordinado por otro? ?» dijo.

Hay una solicitud en la sociedad para un cambio de poder, pero la sociedad no quiere el regreso al poder de Serzh Sargsyan o Robert Kocharyan, enfatizó Ghukasyan. «Y Vanetsyan está asociado con ellos en la sociedad», señaló el politólogo.

Written by Klaus Lange Hazarian

Director de SoyArmenio. Lic. en Comunicador social. Periodista y amante de la buena cocina ( y a veces de los peores libros)

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuevo tráiler del largometraje armenio Polli

    Armenia será sede del Campeonato Europeo de Halterofilia 2023