in , ,

El insoportable silencio de los intelectuales turcos

Hay un silencio complica de los intelectuales turcos, que callan el ataque de su país con Azerbaiyán a Karabaj, opina Vicken Cheterian.

Hay un insoportable silencio complica de los llamados intelectuales turcos, que callan el ataque de su país en conjunto con Azerbaiyán a Karabaj, opina Vicken Cheterian. También los acusa de apoyar con su silencio al permitir que la política negacionista de genocidio armenio y su racismo se convirtiera también en una ideología estatal en Azerbaiyán.

Cuando estalló la Segunda Guerra de Karabaj el 27 de septiembre del año pasado, con un ataque masivo de los azerbaiyanos contra los armenios de Karabaj, los intelectuales turcos guardaron silencio. Por intelectuales turcos me refiero a personas que producen ideas de forma profesional independientemente del estado (de lo contrario, los productores de ideas vinculados al estado se llamarían “propagandistas”). Hoy, un año después, siguen en silencio. Esta indiferencia plantea una serie de preguntas en términos de evaluación política y postura moral.

El silencio de los intelectuales turcos supone, en el mejor de los casos, que el conflicto de Karabaj no concierne a Turquía. En el mejor de los casos, la guerra enfrenta a dos “tribus salvajes” de un Cáucaso distante donde dos grupos étnicos compiten por un pedazo de tierra. Éste podría ser el caso; es cierto que desde 1988, los armenios y los azeríes “de origen” se enfrentan en Karabaj y sus alrededores por el control del territorio. También es cierto que este problema es en gran parte el resultado de las rígidas instituciones políticas que datan de la era estalinista y los procesos de construcción nacional de arriba hacia abajo, que estallaron en los últimos años de la historia soviética.

Pero eso es solo una parte de la historia. La otra parte de la historia del conflicto de Karabaj es que Turquía es parte de él, y siempre lo ha sido: en 2020 todos vimos generales turcos en Bakú, F-16 y Bayraktars [Dron de combate] desplegados para librar la guerra contra los armenios. en Karabaj. Si Turquía es “un factor de guerra y no de paz en Karabaj” contra los armenios, ¿Cómo es que los intelectuales turcos guardan un silencio ensordecedor? [1]

Turquía, que libra una nueva guerra contra los armenios, un siglo después de haber aniquilado a los armenios otomanos, no es “algo” políticamente neutral que deje en silencio a ningún intelectual. De hecho, desde el comienzo del conflicto, Turquía tomó partido, apoyando a Azerbaiyán y oponiéndose a Armenia. Ankara apoyó diplomáticamente las posiciones azerbaiyanas, proporcionó ayuda militar masiva en forma de armamento y entrenó a miles de oficiales azerbaiyanos en la guerra al estilo de la OTAN. A través de su apoyo incondicional al Bakú oficial, Turquía endureció las posiciones de los líderes azeríes, los hizo cada vez más militaristas y ayudó a socavar una solución diplomática al conflicto dentro del Grupo de Minsk de la OSCE para la seguridad y la cooperación en Europa.

Ankara no solo brindó un apoyo político y militar masivo a Azerbaiyán, sino que también ejerció una enorme presión sobre Armenia: desde el colapso de la Unión Soviética, Turquía se niega a normalizar las relaciones con Armenia a través de intercambios diplomáticos y continúa manteniendo la frontera bien cerrada. Es la última frontera cerrada que data de la Guerra Fría [2].

Sin embargo, hay otra dimensión, la del genocidio y la negación del genocidio. Turquía transmitió a Azerbaiyán su ideología genocida y la de la negación del mismo.

Armenia y Azerbaiyán intercambian prisioneros

Cuando el conflicto de Karabaj estalló el 20 de febrero de 1988, cuando los armenios de Karabaj expresaron abrumadoramente su voluntad de separarse del Azerbaiyán soviético y unirse con la Armenia soviética, la “respuesta” llegó en una semana. Masacres armenios en la ciudad de Sumgait. Esta violencia estuvo acompañada de una justificación ideológica para la violencia anti-armenia, que era la copia exacta de la justificación turca para el genocidio armenio. En un momento en que la ideología del “socialismo” se estaba desintegrando en el Azerbaiyán soviético, se tomó prestada una nueva ideología del nacionalismo de Turquía, en la que se demonizaba a los armenios: no solo no tenían derecho a formular el más mínimo reclamo político, pero su misma existencia en Transcaucasia fue descrita como ilegítima. Eran sólo agentes del imperialismo y Azerbaiyán tenía derecho a expulsarlos “como perros”. ¿Esto te recuerda a algo?

A medida que Turquía se alejó de la negación absoluta del genocidio, descubrimos que se convirtió en una ideología estatal en Azerbaiyán. La propaganda estatal en Azerbaiyán no solo niega el genocidio armenio de 1915, sino que, en la mejor tradición de negación, presenta a los propios armenios como los perpetradores del genocidio [3] . En la propaganda oficial de Azerbaiyán, los armenios continúan siendo deshumanizados, como lo ilustra el vergonzoso “Trophy Park” recientemente inaugurado en Bakú.

¿Por qué Turquía apoyó a Azerbaiyán en su esfuerzo de guerra? ¿Por qué Turquía sigue imponiendo un bloqueo económico a Armenia desde el primer día de su independencia? ¿No es ese el legado del genocidio de 1915? Cien años después de la aniquilación de los armenios otomanos, Turquía continúa su lucha contra la Armenia recién independizada para obligar a Ereván a abandonar todas las demandas vinculadas al genocidio, ya sea el reconocimiento político del crimen o cualquier forma de compensación material. Si esto no concierne a los intelectuales turcos, ¿Qué les preocupa?

Los intelectuales turcos descubrieron tardíamente el exterminio de los armenios, después de un largo silencio de más de 90 años. Descubrieron la historia del genocidio armenio con Hrant Dink [escritor y periodista turco-armenio, asesinado por un nacionalista turco en 2007, fundó el periódico Agos , establecido en Estambul y publicado en turco y armenio] y sus esfuerzos increíbles para despertar a los intelectuales turcos de su amnesia.

Desde entonces, los intelectuales turcos parecen contentarse con recordar a Hrant Dink. Es suficiente para ellos decir “dijo mi amigo Hrant Dink” para lavar todos sus pecados morales. Los intelectuales turcos pueden haber descubierto, tardíamente, que hubo un genocidio, pero todavía están muy lejos de asumir las consecuencias políticas, y mucho menos las consecuencias morales. Para ellos, la lucha centenaria por el reconocimiento del genocidio armenio y por que se haga justicia a los armenios parece comenzar pero también terminar con Hrant Dink.

La espesa sombra de 1915 está presente no solo en Turquía sino también en el Cáucaso. Más que nunca, debemos enfrentar nuestro pasado, deconstruir el nacionalismo y el militarismo y hacer posible la paz y la justicia. Y en esta lucha, todavía estamos esperando escuchar las voces de los intelectuales turcos.

Artículo publicado el 10 de septiembre de 2021 en Francés.

[1] Vicken Cheterian, «¿Por qué Turquía es un factor de guerra y no de paz en el conflicto de Karabaj?», Agos, 10 de enero de 2020.

[2] Vicken Cheterian, «La última frontera cerrada de la Guerra Fría: Turquía-Armenia», Journal of Borderlands Studies, 6 de febrero de 2017

[3] Vicken Cheterian, «Los usos y abusos de la historia: el genocidio y la creación del conflicto de Karabaj», Estudios Europa-Asia, 31 de julio de 2018.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *