Foto: Soghomon Matevosyan
in ,

La iglesia sumergida de Hripsime (video)

La Iglesia de San Hripsime está bajo el agua desde hace medio siglo. Pero durante un breve tiempo al año se puede nadar hasta ella y visitarla

La Iglesia de San Hripsime en el pueblo de Tolors de la región de Syunik de Armenia está bajo el agua desde hace medio siglo. Pero durante un breve tiempo al año se puede nadar en bote hasta ella y visitarla, e incluso a rezar en sus antiguas paredes.

Rechazada por la Unión Soviética

En la antigüedad, Tolors era uno de los pueblos de la provincia de Tskhuk Sisakan. Las excavaciones arqueológicas muestran que la zona estuvo habitada desde la antigüedad.

La Iglesia de San Hripsime en el pueblo de Tolors de la región de Syunik de Armenia está bajo el agua desde hace medio siglo.
Foto: Soghomon Matevosyan

Prueba de ello es que los arqueólogos encontraron tumbas en el casco antiguo de finales de la Edad del Bronce y principios de la Edad del Hierro, con todo tipo de joyas de oro y estatuas de bronce.

Situado en las colinas cercanas al pueblo, también hay un cementerio medieval con lápidas dobles.

Los antepasados ​​de los actuales habitantes del pueblo de Tolors se establecieron aquí hace unos trescientos años.

El pueblo estaba ubicado en la confluencia de los ríos Ayri y Sisian. Los viejos residentes recuerdan su antiguo pueblo y sus casas. Dicen que los coches circulaban por las calles estrechas y que había poca tierra cultivable, unas 350 hectáreas. Sin embargo, enfatizan que eran sorprendentemente fértiles.

En la década de 1960, las autoridades soviéticas decidieron trasladar la aldea y construir un embalse en su lugar. A los residentes se les ofrecieron diferentes locaciones, pero la gente de Tolors decidió no alejarse de sus tierras nativas: No querían dejar las tumbas de sus antepasados ​​y querían tener a la vista la iglesia local, aunque inundada.

Así fue como se inició en paralelo la construcción del embalse y la nueva aldea. Como compensar a los aldeanos, se construyeron cómodas casas de piedra de dos pisos.

Iglesia hundida y la ira de Dios

Al principio había una cruz en el techo de la iglesia. A diferencia del edificio en sí, no pudo resistir y se cayó.
Cuando el embalse ya estaba terminado y ante la insistencia de los lugareños, el Fondo de Protección de Monumentos de la Armenia Soviética trasladó los khachkars y dinteles que estaban en el patio de la Iglesia de San Hripsime al cementerio del pueblo.

A juzgar por el dintel, la construcción de la iglesia se completó en 1861. Según los documentos que se encuentran en el Archivo Nacional, la construcción fue iniciada 13 años antes por la familia Ter-Minasyan, cuyos representantes en ese momento eran mentores espirituales en estos lugares.

Aunque no se encontró evidencia escrita en ninguna parte, los residentes de Tolors están seguros de que en el siglo XIX la iglesia no fue construida, sino reconstruida. Se estima que la base original es de hace décadas, tal vez incluso siglos.

A principios de los 70, cuando la iglesia ya estaba bajo el agua, hubo varios casos de soldados ahogados. Los residentes ancianos más religiosos estaban seguros de que no pasaba por accidente: era un castigo de Dios por que la iglesia se hundió.

Muchos veteranos todavía dicen que en primavera, cuando la iglesia está completamente cubierta de agua, cae granizo y destruye la cosecha.

Se dice que la ausencia de una iglesia a lo largo de los años alejó a los jóvenes de la iglesia y la fe. Sería por eso que, en 2012, la gente de Tolors decidió construir una nueva iglesia.

El deseo más íntimo de los aldeanos era «sacar a San Hripsime del agua»: numerar las piedras, mover y reconstruir la iglesia en un nuevo lugar, pero esto requería mucho dinero.

Con la ayuda de benefactores, se construyó una nueva iglesia del mismo nombre en la colina adyacente al embalse, no lejos del hundido San Hripsime. Y aunque funciona hoy, la antigua iglesia no ha sido olvidada.

Cuando la central hidroeléctrica baja el nivel, en invierno el lago casi se seca y los habitantes de Tolors visitan su San Hripsime. No pierden la esperanza de que la iglesia se mantendrá firme hasta que haya oportunidades y medios para, finalmente «sacarla del agua».

Escrito por Klaus Lange Hazarian

Director de SoyArmenio. Lic. en Comunicador social. Periodista y amante de la buena cocina ( y a veces de los peores libros)

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué opina?