in

«Cartas armenias» de Leonardo da Vinci y el viaje del genio renacentista

Varios historiadores aseguran que el genio Leonardo Da Vinci visitó Armenia como lo atestiguan sus «Cartas armenias», mientras varios investigadores italianos, niegan categóricamente que el genio viajara, ubicándolo entre otras invenciones artísticas de Leonardo.

El escritor armenio Kostan Zaryan (1885-1969) se interesó en el tema del viaje de Leonardo da Vinci (1452-1519) a Armenia desde 1920. En 1944 dio una conferencia en Boston, en 1952-1954 un curso de conferencias en la Universidad Americana de Beirut. En 1967, el artículo de Kostan Zaryan sobre Leonardo da Vinci se publicó en la revista Sovetakan Arvest, que se volvió a publicar en la colección Navatomar editada por Yuri Khachatryan en 1999.

Leonardo da Vinci es reconocido como la personalidad más integral del Renacimiento. A pesar de las numerosas creaciones que han sobrevivido hasta el día de hoy, sigue siendo la persona más misteriosa de su época. Parece que es muy conocido, gracias a sus pinturas, manuscritos, miles de estudios posteriores, mientras, a cada paso se nos escapa, como la sonrisa incomprensible de su Mona Lisa.

Kostan Zaryan. Foto: avproduction.am

El historiador, el investigador nunca puede estar seguro de sus conclusiones. Evaluando sus pinturas, el hecho mismo de su autenticidad durante muchos años siguen siendo objeto de controversia. Sus dibujos, de los que tantas referencias hay, han desaparecido por completo o se han estropeado por un almacenamiento inadecuado. Sus esculturas están perdidas o destruidas. Los canales construidos, los muros levantados se olvidan y ni siquiera se mencionan. Nadie sabe realmente nada acerca de sus numerosos viajes.

Verdaderamente un hombre misterioso Leonardo da Vinci.

Y ahora nos surge una pregunta curiosa: ¿ha estado Leonardo alguna vez en Armenia, como él mismo asegura? Varios historiadores que han estudiado el problema – Richter, McCourty, Strzhigovsky, Clemente Fusaro – no lo dudan. Otros, en su mayoría italianos, sin ser del todo imparciales, niegan categóricamente el hecho de viajar, ubicándolo entre otras invenciones artísticas de Leonardo.

Antes de intentar responder a la pregunta nosotros mismos, debemos volver al destino de los manuscritos del artista.

Un testigo tan serio y creíble como el secretario del Cardenal de Aragón, Antonio de Beatis, relata que al visitar al artista en Nube, vio en él una incontable cantidad de volúmenes con registros en lengua común. El mismo Leonardo habla de 120 de sus cuadernos, de los cuales, lamentablemente, sólo nos ha llegado la mitad, y aun eso dista mucho de estar en perfecto estado.

Francesco Melzi, a quien Leonardo legó sus manuscritos, los trasladó a su casa de Milán. Cuarenta y siete años más tarde, el famoso artista y famoso autor de las «Vidas» Vasari vio y hojeó estos manuscritos en la casa de Melzi. Sin embargo, ya en ese momento la mayoría de ellos estaban divididos: Vasari habla de un artista milanés que eligió adquirir una nota sobre arte.

Inmediatamente después de la muerte de Melzi, comenzó el derroche despiadado. Catorce manuscritos terminaron en la Biblioteca Ambrosiana de Milán, dos desaparecieron, trece fueron llevados a Francia por orden de Napoleón Bonaparte en 1796, incluido el Codex Atlanticus , que luego regresó a Milán. Muchos otros manuscritos de la colección, después de desventuras y vagabundeos por el mundo, encontraron refugio en la Biblioteca Real de Windsor, el Museo Británico, la Biblioteca de Ciencias y Artes de East Kingston y la Biblioteca Holkan Hall de Lord Leicester. El más voluminoso, Codex Atlanticus , consta de 1.222 páginas encuadernadas.

Una parte significativa de las notas se perdió con el tiempo. Incluso antes de la división de los manuscritos, un tal Pompeo Leoni arrancó sin piedad cientos de páginas que, en su opinión, tenían valor científico, otras fueron desechadas. A pesar de tan irrazonable e ignorante despilfarro, nos han llegado 5 mil páginas manuscritas de Leonardo.

Las páginas sobrevivientes son un tesoro invaluable. Al leerlos, uno puede imaginar el estilo de la obra de Leonardo, sus preocupaciones diarias, su visión del mundo y, en cierta medida, los detalles de su biografía.

En primer lugar, llama la atención el horizonte ilimitado de su pensamiento, la variedad de sus investigaciones, la sed insaciable de comprenderlo todo y el deseo irresistible de someterlo todo a análisis.

Si hojeamos solo el Código Atlántico, encontraremos mil y un problemas: se mezclan sin ningún sistema, bajo la influencia de necesidades momentáneas, de acuerdo con el estado de ánimo. En las mismas páginas encontramos cálculos matemáticos, varios bocetos, listas, problemas geométricos, cuentas comerciales, comparando el paso del aire por los pulmones de una persona con las mareas del mar, nuevas ideas sobre la visión, sobre la evaporación del agua del superficie del mar Mediterráneo, sobre la naturaleza del granizo, numerosos dibujos, fórmulas y mucho más.

Al abordar la evidencia de estos manuscritos, se deben tener en cuenta dos puntos importantes. Primero, fueron cortados de manera bárbara, perdidos parcialmente y desgarrados arbitrariamente. En segundo lugar, y esto es extremadamente importante, al ser diarios personales, no estaban destinados a la publicación. Como saben, Leonardo hizo todo lo posible para dificultar su lectura: escribió de derecha a izquierda, por lo que solo se puede leer lo que está escrito en una imagen de espejo.

Si todo esto es cierto, ¿se puede suponer que Leonardo deseaba engañarse a sí mismo contando hechos ficticios? ¿Por qué necesitaba escribir sobre fábulas, como algunos investigadores intentan convencernos obstinadamente?

Después de las aclaraciones preliminares necesarias, pasemos a las páginas del Código Atlántico, que contienen las famosas Cartas armenias . Hace unas décadas, Richter, el primer investigador de estos manuscritos, llegó a la conclusión de que antes de llegar a Milán, Leonardo viajó por Oriente, principalmente por Asia Menor, desempeñando determinados trabajos, al parecer como ingeniero al servicio del sultán egipcio.

Esta conclusión fue cuestionada inmediata y activamente por varios historiadores italianos: la vida de Leonardo ha sido estudiada en detalle año tras año, y no hay una sola evidencia de su salida de Italia durante este período. Tales intentos de negación, basados ​​en los hechos de la cronología, deben considerarse artificiales e infundados. Hasta el descubrimiento de los manuscritos en la casa Melzi, nadie tenía idea de que Leonardo ocupaba un puesto similar como ingeniero al servicio de Cesare Borgia. Al ser un hombre silencioso y retraído, a Leonardo no le gustaba hablar de sí mismo y de su vida.

De hecho, sabemos muy poco de su vida hasta los treinta años, cuando se movía de un lugar a otro en busca de esa región, ese país, donde pudiera cumplir sus muchos planes. Baste recordar su célebre carta a Ludovico Sforza, donde escribe sobre las numerosas y variadas obras que pudo realizar.

Examinemos punto por punto las objeciones que suelen formularse contra el hecho del viaje de Leonardo a Oriente. Empecemos por el hecho de que Leonardo no podía estar ausente de Italia antes de entrar al servicio de Sforza en Milán. Está documentada su estancia en Florencia en 1472, 1475, 1478 y 1481. En 1483 y 1487 estuvo en Milán. Todo esto es absolutamente cierto, pero no nos permite juzgar los intervalos de tiempo entre las fechas indicadas.

Se argumenta que el viaje a Oriente tomó años en esa época. Hoy sabemos que no es así, se podría llegar a las costas de Asia Menor en un mes y, si es necesario, aún más rápido.

Cuando se organizó una conspiración contra la familia Medici, Giuliano fue asesinado en la Catedral de Florencia, Lorenzo apenas logró salvar su vida. El jefe de los conspiradores, Bernardo di Bandino Baronchilli, huyó a Constantinopla y Lorenzo de ‘Medici exigió que el sultán lo extraditara inmediatamente a su embajador. El sultán cumplió con este requisito y Bandino fue llevado a Florencia en 15 días. Estaba colgado en la pared del Bargello, como lo demuestra el impresionante boceto de Leonardo que nos ha llegado.

leonardo da vinci Ahorcado Bernardo di Baroncelli, 1479. Foto: 1000museums.com

No se olvide de otra cosa: desde que la República Florentina tomó posesión de la ciudad de Pisa y compró el puerto deportivo de Livorno, se ha establecido una conexión constante entre Oriente Medio y Florencia. Se fundó una flota de primera clase, cuyos barcos entregaban regularmente mercancías de exportación e importación, transportaban numerosos pasajeros. Leonardo podría aprovechar fácilmente esta oportunidad, y su ausencia durante varios meses podría pasar desapercibida.

¿Por qué se embarcó en semejante aventura?

Esta importante cuestión necesita ser investigada en detalle. <…>

La vida en Florencia en la época de Leonardo estaba llena de alegrías y peligros. En la época de la autocracia de los Medici, la envidia, la crueldad, la intriga, la calumnia y la venganza se convirtieron en algo común.

Personalidades brillantes, grandes hazañas, gestos nobles, gastos generosos y, junto a ellos, fanatismo intolerante, despiadado, cruel, venganza, castigos injustos. «Beffa», es decir, calumnia, bajeza, era un arma común de personas inmorales y limitadas contra talentos seleccionados para arrojarlos de su pedestal. <…>

Sin duda, había suficientes personas en Florencia que estaban obsesionadas por el genio de Leonardo y sus éxitos.

Este hijo ilegítimo, nacido de una relación ilegítima, en lugar de mantenerse en las sombras de la vergüenza, por el contrario, en todas partes demuestra sus talentos y habilidades versátiles, nobleza espiritual y dignidad. Ha alcanzado una posición envidiable y siempre está rodeado de personalidades brillantes. Al no poseer una gran riqueza, se permite vivir con gran estilo.

Fue el ambiente opresivo lo que hizo que Leonardo dejara su país y llegara a Armenia . A estas circunstancias no se les da la debida importancia, aunque la lucha oculta y envidiosa contra Leonardo llegó a tal punto que en abril de 1475, por denuncia, fue llevado a juicio por mala vida, junto con Bartolomeo Paschini, Bacini y Leonardo Tornambuoni, un pariente cercano de la esposa de Lorenzo, Medici. El día nueve, los acusados ​​comparecieron ante los jueces de San Marco, pero fueron puestos en libertad el mismo día en relación con las pruebas irrefutables recibidas a su favor.

La baja denuncia, generada por una aterradora hostilidad, aunque no tuvo consecuencias legales, sin embargo, se convirtió en un serio golpe en la vida del gran artista, quien cayó en las garras del dolor y la desesperación. Perdió la serenidad de pensamiento y la voluntad de crear. Sin duda, esta es la razón por la que durante el último período de su vida en Florencia creó muy poco, aunque hubo bastantes encargos en abundancia, y el resto de los artistas trabajaron sin descanso. Perdió el deseo de pintar, incluso el retrato de Lorenzo, encargado para decorar la capilla de San Bernardo en el Palazzo della Signoria, nunca se completó.

Hombre de disposición orgullosa, Leonardo no estaba acostumbrado a quejarse de su difícil situación financiera. Ciertamente se sintió limitado financieramente, incapaz de cubrir sus gastos habituales. Por ejemplo, se vio obligado a dirigirse a los monjes de San Donato con la solicitud de pagar un pequeño anticipo para la compra de pinturas para completar el trabajo iniciado en el monasterio. Sin embargo, también quedó inacabado.

Para comprender mejor el estado de ánimo de Leonardo en ese momento, basta apreciar el estado de ánimo con el que procedió al lienzo “San Jerónimo”: después de largas desventuras, la pintura inacabada terminó en el Museo de Arte del Vaticano. Da testimonio irrefutable de la depresión y la desesperación del artista.

En su vejez no disimulada, San Jerónimo parece más un esqueleto cubierto de piel que un ser vivo. Con los ojos hundidos, los labios torcidos, al borde fatal de la vida y la muerte, levanta su mano huesuda para cubrir su miserable pecho herido por el frío. Los ojos ardientes parecen estar orando por la intervención de las fuerzas celestiales, un grito de horror sale de la boca entreabierta.

A sus pies yace un magnífico león en una pose real con una cola curva. El rugido del león pretende aumentar aún más el horror del anciano. Las sombras espesas crean una atmósfera opresiva de prisión.

Esta poderosa imagen inacabada nos lo explica todo. Sin duda, San Jerónimo encarna el estado de ánimo del artista en Florencia: la ciudad se ha convertido para él en una mazmorra insoportable. El león rugiente simboliza el orgullo herido de Leonardo.

Leonardo se sintió irremediablemente solo, infeliz y lleno de asco. Su único objetivo era escapar de la ciudad, de la atmósfera asfixiante, para encontrar de nuevo la libertad. La existencia cotidiana transcurría mecánicamente. Se reunió con viejos conocidos, con otros artistas, cuyas sonrisas y rostros falsos se le hicieron insoportables. Ya no podía ver a los mercaderes y comerciantes groseros y arrogantes, ni al público culto que se reunía en grupos en la Piazza Signoria para despotricar sobre el arte clásico y el poema de Dante.

No tenía personas cercanas. El padre, que vivía con su tercera esposa, mostró poco interés por su hijo. La madre, una campesina analfabeta, se mudó a su pueblo natal y no pudo brindar apoyo moral a Leonardo.

La huida era la única salida. Deshazte de los groseros e ignorantes comerciantes florentinos y del igualmente ignorante clero para siempre.

Por supuesto, en la propia Italia había suficientes lugares para trabajar. El Papa Sixto IV inició trabajos de construcción a gran escala, Botticelli y Perugino ya trabajaron para él. El duque de Urbino, el marqués de Mantua, el dux de Venecia, el regente de Milán tampoco se quedaron de brazos cruzados y animaron la llegada de los artistas.

Hubo rumores sobre los que fueron a tierras lejanas: Egipto, Siria, Rusia, Turquía, como Michelozzo, Aristóteles de Fioravanti, Gentile Bellini. El propio Miguel Ángel fue invitado a Constantinopla para construir el Puente de Gálata.

Leonardo debió preferir un viaje a algún país lejano. Nuevo mundo, nuevo entorno, nueva gente, nuevas experiencias. Para olvidar y refrescar el alma.

¿Por qué eligió exactamente Armenia, como él mismo escribe, «Erminia»? Después de todo, Armenia ya perdió su independencia, su parte cilicia cayó bajo el dominio de Egipto. Sin embargo, en sus notas, Leonardo menciona constantemente a Armenia y nunca a Egipto.

leonardo da vinci Códice Atlántico . Página 393 (verso), 1500

Los investigadores extranjeros perdieron completamente de vista el hecho de que los armenios eran conocidos en Florencia mucho mejor de lo que comúnmente se cree. En primer lugar, vale la pena mencionar la pintoresca colina que domina Florencia con una hermosa basílica, donde a Leonardo le gustaba sentarse durante mucho tiempo, observando la naturaleza. La basílica se llama San Miniato, pero este es un nombre posterior, rehecho a la italiana. En la Edad Media, se llamaba San Minias, el nombre de un armenio que predicaba el cristianismo en la Toscana en el año 250 y fue martirizado.

Desde muy joven, Leonardo tenía la costumbre de visitar esta basílica, examinando los numerosos mosaicos -especialmente sobre el altar mayor, con la imagen del mismo santo- que estaba inscrito en letras de oro: «San Minuato Rex Erminiae».

Aquí Leonardo se reunió con los monjes del monasterio ubicado detrás de la iglesia. Según el padre Lugano, eran armenios. Estos monjes de largas barbas y ojos ardientes pudieron contarle a Leonardo sobre su patria abandonada a la fuerza, sus desgracias, sus costumbres y belleza, sobre la lucha que libró su pueblo en defensa de su fe.

Además de los monjes, los armenios se podían encontrar en cada paso; después de todo, construyeron treinta y cuatro iglesias y monasterios en Italia, le dieron a este país once santos.

Los italianos se encontraron a menudo con armenios durante sus viajes al este, especialmente a Bizancio. Todos los orientales en Italia se llamaban «griegos», es decir, griegos, en Florencia todavía hay una calle medieval Via dei Grechi. Aquí, los artesanos llegados de Oriente -los griegos y especialmente los armenios de Cilicia- tenían sus propios «botegs», es decir, talleres donde realizaban trabajos de acabado y joyería. Antes de Duccio, ya habían creado su escuela de arte en Florencia.

Leonardo ciertamente conocía a los armenios.

Visitó la Academia Platónica, donde, con toda probabilidad, conoció y conversó con Grigorio Trapisonzi, griego de nacionalidad, conocedor de todo lo armenio, destacado personaje que enseñó en Florencia, autor de valiosas obras sobre Platón y Aristóteles, participante en disputas académicas y defensor de los puntos de vista filosóficos de David Anakht y el Monasterio Tatev.

En un momento, Armenia mantuvo relaciones comerciales animadas con Venecia, Pisa, Florencia, todos aún recordaban las desventuras del último rey armenio.

Más tarde, durante las visitas de las embajadas egipcia y turca, los armenios sirvieron como intérpretes de los bárbaros. Da Vinci podría hablar con ellos, interesado en información sobre los países del este. Uno de los intérpretes armenios, natural de Cilicia llamado Bardugimeos, pasó por Florencia camino de Cesare Borgia. De él Leonardo podría obtener información sobre Cilicia. Quién sabe, quizás fue a través de él que Leonardo logró encontrar trabajo con el sultán egipcio. <…>

Mención de Armenia y boceto en el manuscrito de Leonardo da Vinci. Códice Atlántico . Página 393 (verso), 1500

El Dr. Richter, quien fue el primero en escribir sobre el viaje de Leonardo basándose en datos del Código Atlántico, creía que el artista estuvo durante algún tiempo al servicio del sultán egipcio como ingeniero.

Eduard McCourty, Strzhigovsky, Clemente Fusaro consideran que esta suposición es completamente natural, dada la decepción y la difícil situación financiera de Leonardo en ese momento.

Hay que citar algunas circunstancias más que aún no han recibido la debida atención de los investigadores. Según una serie de signos, Leonardo, como muchas otras figuras del Renacimiento, fue influenciado por las enseñanzas religiosas y filosóficas orientales predicadas en secreto. En un momento incluso se sugirió que se convirtiera al Islam. Casi de inmediato, esta opinión fue refutada inequívocamente. Sin embargo, no pecaremos contra la verdad si decimos: un estudio detallado de los manuscritos sugiere que el gran artista fue en efecto partidario de una enseñanza mística que contenía nuevas profecías. Tales creencias se han extendido bastante. Las ciencias llamadas «secretas» eran pan de cada día. Un realista extremo como Maquiavelo, que en general era escéptico de la religión, creía sin embargo que el aire estaba saturado de espíritus, las causas de los grandes acontecimientos son espíritus milagrosos, profetas, revelaciones y señales celestiales. El filósofo griego Marsilio Ficino, figura central de la Academia platónica y su fundador, escribió libros en defensa de la adivinación, la magia y el culto al diablo. En una de las cartas dirigidas a Pico della Mirandola, Marsilio Ficino se disculpa por no poder visitarlo, porque las estrellas se encuentran en una posición desfavorable.

Agostino Nifon, uno de los mejores alumnos de Ficino, convence en sus obras: “Debemos hablar como todos, pero pensar como unos pocos”. Los escritos de Leonardo son nada menos que la encarnación de este principio.

Pasemos a los manuscritos. En el Codex Atlanticus, principal tema de nuestro interés, hay varios borradores dirigidos en forma de cartas al «Devadar de Siria, virrey del santísimo Sultán de Babilonia». Aquí, en cartas, Leonardo promete exponer las causas y consecuencias de cierto desastre. el esta escribiendo:

“Estando en esta parte de Armenia, a fin de llevar a cabo vuestra misión con la cual fui enviado con amor y diligencia, y proceder a ella en el lugar más adecuado, llegué a la ciudad de Kalindra, situada cerca de nuestras fronteras, en el pie de esa parte de las Montañas Tauro, que se separó del Éufrates, dominando el Gran Tauro en el oeste». Según el geógrafo Freckfield, esta ciudad, al parecer, estaba situada en la zona de Calindra en Cilicia, y en la Edad Media se llamaba Cylindra. También se menciona en el manuscrito Windsor de Leonardo, que da testimonio de los recuerdos personales del artista. A continuación nos encontramos con una descripción del templo de Venus. leonardo escribe:

«Al oeste de la costa de Cilicia, la isla de Chipre se abre ante ti».

leonardo da vinci Códice Atlántico . Página 393 (anverso), 1500 PeopleOfAr escribe que en la esquina superior derecha de la página izquierda hay un mapa de las Tierras Altas de Armenia. En la descripción del manuscrito , se observa que el río Éufrates se menciona en la página, que se origina en las tierras altas de Armenia.

En el reverso de la hoja, vuelve a afirmar la visibilidad de Chipre desde la costa oriental de Cilicia. Los que han estado en Chipre saben que aún hoy en la zona de Kuklis se pueden ver las ruinas del templo de Venus. Según antiguas leyendas, el templo fue erigido donde Afrodita, la diosa del amor y la belleza, nació de la espuma del mar; esto también se menciona en la epopeya homérica. Desde la antigüedad, muchas personas vienen aquí cada primavera para glorificar a su amada diosa.

Habiendo visitado este lugar dos veces, vi claramente las costas de Cilicia, y no hay razón para dudar de que Chipre también es visible desde ese lado. [Al parecer, con el tiempo, Kostan Zaryan confunde dos puntos de la costa asociados con el nombre de la diosa. La costa de Cilicia no se podía ver desde el suroeste de la isla, desde Kuklis descrita por el autor, sino desde el noroeste, desde la península de Akamas, con sus Baños de Afrodita]

Además, da Vinci describe las montañas Tauro. Describe sus precisas observaciones de los rayos del sol, que iluminan la ladera oriental cuatro horas antes del amanecer. Habla sobre la blancura inherente de la ladera, sobre su luz brillante, que juega el papel de la luz de la luna en la oscuridad para los armenios locales. Leonardo considera que la razón de esto es una roca blanca: piedra caliza.

La investigación del Dr. Richter confirma completamente el fenómeno descrito.

“La cima de la montaña”, continúa Leonardo, “está iluminada por el sol desde el último tercio de la noche”. Obviamente vio la montaña con Devadar, porque agrega: “Cuando tú y yo la observamos, nos pareció como un cometa, y en la oscuridad de la noche pareció cambiar de forma, partiéndose en dos o tres partes, alargamiento o acortamiento. Esto es causado por nubes en el horizonte que se interponen entre el sol y la montaña y bloquean algunos de los rayos».

Tal explicación es típica de la forma de pensar de Leonardo, quien siempre examinó cuidadosamente los fenómenos únicos de la naturaleza. La parte inferior de la misma página manuscrita se llama «Cartas armenias». El boceto de un paisaje de montaña colocado aquí, aparentemente sirve como ilustración. En el lado derecho de la hoja hay algunas oraciones cortas bajo el título «División del libro».

Aquí nos encontramos con una circunstancia sumamente significativa. Leonardo iba a presentar todas sus impresiones de Armenia, experiencias emocionales e incluso tormentos en un libro aparte, donde los sufrimientos del pueblo armenio servirían de trasfondo para una exposición detallada de cierta cosmovisión religiosa y filosófica de escala bíblica.

Hay una serie de hechos asociados a la figura del profeta, que presagian desgracia y destrucción. Los armenios primero lo encarcelan, luego lo liberan, asegurándose de que las profecías se cumplan. Aquí, aparentemente, tuvo que interpretar, según su enseñanza mística, las causas del sufrimiento del pueblo armenio y dar una descripción de su tragedia en imágenes detalladas.

Francesco Melci. Retrato de Leonardo da Vinci, 1515-1518. Foto: wikimedia.org

Aquí está el plan:

“Predicar y afirmar la fe.
Inundación repentina hasta su final.
La destrucción de la ciudad.
La muerte y la desesperación de las personas.
Persecución del profeta, su liberación y misericordia.
Descripción de la destrucción causada por la montaña.
El daño está hecho.
El poder destructivo de la nieve.
Encontrar un profeta.
Su profecía.
Inundaciones en la parte baja de Armenia Occidental, que ocurrieron debido a la formación de una grieta en la Montaña Tauro.

Entonces Leonardo escribe:

«Para eliminar las consecuencias de las inundaciones en la parte baja de Armenia, es necesario encontrar una salida para el agua entre las montañas Tauro».

«Como probó el nuevo profeta, la destrucción sucedió exactamente como él lo predijo».

Además, Leonardo da una descripción de las montañas y el Éufrates.

Luego explica los motivos del retraso en la ejecución de la obra.

Llegó tarde porque «era necesario describir e investigar cuidadosamente las causas de un evento devastador que tuvo consecuencias tan enormes y sorprendentes».

“Fue imposible comenzar de inmediato el trabajo que se me encomendó. Devadadar no debe enojarse por la demora, porque para cumplir sus deseos, todo debe ser considerado y aclarado, y esto lleva tiempo».

“Si el profesor Howey lo llama novela”, comenta acertadamente McCourty, hay que admitir que la novela de Leonardo carece de interés por los sentimientos de las personas.

Todavía dirigiéndose a Devadar, Leonardo continúa:

«Omito la descripción de Asia Menor, los mares y las tierras que la rodean, porque sé que conoces este tema a través de una investigación diligente y cuidadosa».

Estas líneas van seguidas de extractos de la información que recibió de los residentes locales, principalmente sobre el Mar Caspio y las montañas.

leonardo da vinci Códice Atlántico . Página 207 (anverso), 1490

La siguiente es una descripción de varios fenómenos naturales. Leonardo habla sobre el cambio en la longitud de las sombras de la montaña Tauro, las compara con diferentes distancias: “A mediados de junio, la sombra se extiende hasta la frontera sármata, el viaje dura doce días; a mediados de diciembre, la sombra alcanza los límites de las montañas Hiperbóreas, que están a una distancia de un mes de viaje hacia el norte.«

Sin duda, esta información le fue dada por los residentes locales, según el Dr. Richter, los habitantes de la costa del Caspio. En general, la información que da es clara y sencilla, no cabe duda de que fueron obtenidos directamente a través de la experiencia personal.

Aquí hay otra cita: «La población de los valles en las faldas de las montañas vive ricamente, hay muchos manantiales y ríos hermosos y abundante vegetación, especialmente en la parte sur».

Leonardo escribe sobre cómo cambia el paisaje a diferentes alturas de la montaña hasta la zona de las nieves eternas. Un pico seco y desértico se describe clara y visiblemente. “A mitad de camino hacia la cima, el aire se vuelve abrasador, el viento nunca sopla aquí. Ni un solo ser vivo puede vivir aquí por mucho tiempo, a excepción de las aves rapaces que viven en las grietas de las altas montañas del Tauro y descienden bajo las nubes en busca de presas en lugares apartados. Aquí solo hay rocas, desde el nivel de las nubes hasta la cima, y ​​cada roca brilla con una blancura deslumbrante. Debido al camino rocoso y peligroso, nadie puede subir a la cima».

El texto de la descripción causa una fuerte impresión en el lector. El autor comparte directamente aquellas impresiones que lo emocionaron. Sin duda, todo esto fue realmente sentido y vivido. <…>

No se sabe a quién estaba destinada la siguiente carta. En cualquier caso, no a Devadaru, sino a alguien más con quien el autor estaba íntima e íntimamente conectado.

“A través de mis cartas, les he presentado los eventos locales, y ahora no debo pasar por alto los eventos de los últimos días”.

En la segunda parte de la carta, Leonardo añade: “Más de una vez he expresado alegría por tu bienestar. Creo que usted, por su parte, se solidarizará con la triste situación en la que ahora me encuentro».

Aquí describe la situación desesperada en la que se encontró con los lugareños. La situación es desesperada, llena de miedo y peligro: «Nunca desde que los elementos fueron creados del mundo, su poder y furia no sembraron tal destrucción: los desastres cayeron sobre nosotros durante diez horas seguidas».

François Hippolyte Lalet. leonardo da vinci Foto: wikimedia.org

“Al principio fuimos atacados y abusados ​​por vientos huracanados, luego, como si esto solo no fuera suficiente, las ventiscas de nieve más fuertes llenaron el valle, destruyeron la mayor parte de la ciudad, además, el agua inundó su parte baja. Entonces de repente empezó un aguacero, y todo un torrente de aguas torrenciales, mezcladas con arena, lodo y piedras, raíces y ramas de árboles desarraigados, se los llevó. Esto fue seguido por un tremendo incendio, no solo por los vientos, sino también por culpa de unos treinta mil ladrones que asolaron el país y continúan destruyéndolo. Pocos supervivientes se encuentran en una situación tan desesperada, tan aterrorizados, tan aturdidos que apenas se atreven a hablarse. Tirando todo, se aferran unos a otros, se refugian en las ruinas de las iglesias, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, como un rebaño de cabras asustadas. Y si no fuera por esos»

Esta es una descripción emocionante y al mismo tiempo precisa de un testigo presencial de la masacre armenia . Si Leonardo no hubiera observado estos terribles hechos con sus propios ojos, si personalmente, siendo un extraño, no hubiera experimentado estos horrores, no habría sido capaz de imaginar tal tragedia.

La carta termina con las siguientes líneas:

«Estoy seguro de que usted, como amigo, se compadecerá de mis problemas, así como yo me regocijo con sus éxitos».

Una descripción clara y precisa se acompaña de dibujos realistas igualmente precisos: camellos, con la ayuda de los cuales los habitantes cruzan el río, las cabezas de tres armenios, así como bocetos arquitectónicos.

Muchos otros hechos confirman el viaje cilicio de Leonardo da Vinci. Al describir Chipre visto desde lejos, este “mundo de la Venus dorada”, menciona muchos naufragios cerca de las peligrosas islas rocosas. <…>

Otro ejemplo es que en ese momento reinaba en Egipto el llamado sultán “babilónico” Kait Bey, al parecer contrató a Leonardo para trabajar como ingeniero, jefe de obra de construcción y restauración. En 1477, el sultán viajó por todo el valle del Tigris y el Éufrates, inspeccionando el estado de las fortalezas. Cuarenta años después, estas fortalezas estaban destinadas a caer en manos de los turcos.

De las fuentes escritas resulta que justo en ese momento realmente tuvo lugar la terrible inundación y el terremoto, que Leonardo describe con tanta emoción.

San Miniato al Monte en Florencia, 1018. La basílica lleva el nombre de San Minias de Florencia , mártir de origen armenio. Foto: abstractfirenze.org

Otra circunstancia importante. Hablando de pinturas para pintar, Leonardo menciona «terra Armena» , una pintura de color amarillo oscuro o marrón claro que ya nadie usaba. Solo el famoso Vitruvio, que vivió en la época romana, en el siglo I a. C., en su obra de diez libros sobre arquitectura, habla de la pintura azul armenia, que se usaba para pintar casas y otros edificios.

Se debe suponer que el propio Leonardo da Vinci trajo la pintura del color de la tierra armenia de Armenia.

Después de toda esta evidencia obvia, surge la pregunta: ¿por qué no son tomados en cuenta por algunos historiadores occidentales y especialmente italianos? ¿Están tratando de negar el viaje de Leonardo a Oriente y, en particular, a Armenia, negar el impacto de la arquitectura armenia en la arquitectura europea en general y en la arquitectura italiana en particular?

“Italia estaba destinada a introducir la cúpula aria oriental en Europa por segunda vez”, dice el conocido historiador de arte austriaco Strzygowski en su libro El origen de la iglesia cristiana. El Renacimiento estaba destinado a reconocer la ventaja esencial del sencillo plano de la cúpula armenia y darle un lugar en la arquitectura europea durante mucho tiempo ”.

No debe olvidarse que todo el período inicial del Renacimiento italiano se caracterizó por una lucha contra lo viejo, un deseo de liberarse de la atmósfera opresiva de la escolástica, para volver a las formas claras y armoniosas, a la luna y al sol.

“Maldito sea el que inventó la malograda arquitectura gótica”, proclama Antonio Filarete en 1450. “Solo los bárbaros podrían introducir este estilo en Italia”.

La catedral florentina, construida en estilo gótico, permaneció sin cúpula durante décadas: Brunelleschi logró cubrirla solo cuando recurrió al estilo y la técnica armenios. “Mirando la catedral desde el oeste y desde adentro”, dice Strzhigovsky, “uno podría pensar que fue construida por un arquitecto armenio”. Cuando más tarde el mismo Brunelleschi construyó la Capilla Pazzineri, nuevamente aplicó las formas características de la arquitectura armenia: usó el cuadrado como la base necesaria para sostener la base de la cúpula. Su plan para la Iglesia de Santa Maria dei Angeli también se hizo en estilo armenio.

Alberti y Michelozzi, que visitaron el este, desarrollaron aún más esta dirección, incluso usaron con más frecuencia el soporte de la cúpula en la plaza.

Sin embargo, al familiarizarse con los bocetos traídos por Leonardo de Armenia, está convencido de que fue el primero en aceptar y utilizar finalmente esta forma de estructuras abovedadas , aunque al principio no para iglesias, sino para otros edificios.

leonardo da vinci Códice Atlántico . Página 1098 (anverso), 1514

Es imposible comprender y explicar los bocetos de Leonardo sin reconocer sus viajes a Armenia. Fue bajo su influencia que Bramante abandonó por completo el estilo gótico y adoptó los principios de la arquitectura armenia, que luego dieron una nueva dirección a la construcción de la Catedral de San Pedro.

El hecho de que la arquitectura italiana entrara en un período de mezcla de estilos e incertidumbre lo confirman al menos las circunstancias de la construcción del Duomo de Milán. Giangallazzo Visconti lo inició en 1385. Se invitó a arquitectos alemanes y franceses, ya que no había suficientes arquitectos de renombre en Italia en ese momento. Cada uno de los invitados aplicó sus propios principios a su gusto, contradiciendo muchas veces lo que se había hecho antes. En el momento de la muerte de Giangagliazzo, solo se habían erigido los muros de la iglesia.

Cuando Ludovico estuvo a la cabeza del estado, invitó a Bramante y da Vinci a continuar el trabajo. No pudieron ayudar, resultó imposible completar la construcción del edificio, al comienzo del cual se mezclaron diferentes estilos y principios.

Sin embargo, el encuentro y la cooperación entre Bramante y Leonardo, que trajeron los dibujos de las iglesias armenias del este, resultó ser fatídico, como si estuviera destinado desde arriba. Pronto, Bramante hizo pleno uso de los principios de la arquitectura armenia, por ejemplo, en la construcción de la Iglesia de San Satiro. Utilizó el estilo oriental: ábsides y sacristías semicirculares, bóvedas heptagonales y cúpulas esféricas. Como señala acertadamente Strzygowski, al no tener espacio para los ábsides, Bramante, fiel a su estilo elegido, cubre la pared detrás del altar con ábsides pintados para crear un efecto de profundidad. Más tarde, en la iglesia de Santa Maria della Grazia, añadió otro ábside y un arco, que luego utilizó en sus edificios romanos.

La principal idea arquitectónica de Leonardo fue el uso de un octaedro, que combinó con un cuadrado armenio apoyado sobre ábsides con soportes internos.

Tras establecerse en Francia, se inspiró en las formas de la arquitectura armenia durante la construcción del Palacio de Chambord. El centro de esta estructura es, como saben, una sala cruciforme coronada por una cúpula: su plan inspiró a Bramante durante la construcción de la Catedral de San Pedro.

A la luz de los hechos anteriores, podemos concluir que sí, que Leonardo da Vinci realmente visitó Armenia.

Basado en materiales: Aniv , No. 2, 2006; Sagratyan A. Actas agradables de reuniones cortas, 2010

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Armenia planea lanzar dos satélites más al espacio

    Armenia terminó de identificar a sus muertos de la guerra del 2020

    Azerbaiyán entregó a Armenia 13 cuerpos de soldados muertos durante su invasión