in ,

Las armas compradas por Azerbaiyán no contribuyen a la estabilidad regional: Grigoryan

Azerbaiyán no adquiere armas con el objetivo de garantizar la estabilidad regional, afirmó hoy, 21 de febrero, el secretario del Consejo de Seguridad de Armenia, Armen Grigoryan, al comentar las declaraciones del embajador Tigran Balayan sobre la adquisición de armas de Israel, Turquía y Serbia.

“Hemos planteado repetidamente la cuestión de la adquisición de armas por parte de Azerbaiyán y no sólo de los países mencionados. Como saben, propusimos la creación de un mecanismo de control de armas, ya que podría ayudar a establecer una paz y estabilidad duraderas en la región. Nos guiamos por esta agenda”, dijo Grigoryan.

Como informara SoyArmenio, Grigoryan también señaló que la parte armenia sigue abogando por una retirada espejo de las tropas con el fin de eliminar el incidente en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán.

Azerbaiyán estabilidad regional
Azerbaiyán no adquiere armas con el objetivo de garantizar la estabilidad regional, afirmó el secretario del Consejo de Seguridad de Armenia

“Desde el día en que presentamos pública y privadamente la iniciativa, el tema ha estado y sigue estando en la agenda”, afirmó el secretario del Consejo de Seguridad, asegurando que la parte armenia intentará lograr el consentimiento de Bakú.  

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Se conoció en estos días una declaración contra la guerra que se libra en Karabaj firmada por la Juventud de Izquierda de Azerbaiyán, en el que hace un llamado urgente a la paz, pidiendo abandonar conceptos ultranacionalistas para no seguirle el juego a las "ambiciones imperialistas" de Rusia y Turquía.

    Más del 78% de los encuestados en Azerbaiyán apoyan un tratado de paz con Armenia

    Irán se sumó al club de los países que no quieren que Armenia maneje su propia soberanía. Por Klaus Lange Hazarian