in ,

Armenia y Turquía: normalización primero, reconciliación después

¿Podrá el gobierno armenio continuar estas negociaciones, cuando la oposición lo acusa de «la turquificación de los armenios»?

Tanto para los analistas políticos de Turquía como de Armenia, la normalización de las relaciones diplomática entre estados es un gran paso, aunque no signifique de manera alguna una reconciliación entre los pueblos. ¿Podrá el gobierno armenio continuar estas negociaciones, cuando la oposición lo acusa de «la turquificación de los armenios»?

Armenia y Turquía

Alcanzar el objetivo final «no será fácil, pero la parte más difícil ya fue superada», dijo el analista armenio, explicando por qué es «justificadamente optimista» sobre el impulso histórico de Turquía y Armenia para normalizar su relación tensa de larga data. Otro analista con sede en Ereván dijo que el proceso estaba en la cúspide de un «punto de inflexión real», pero advirtió que Ankara y Ereván deben estar atentos para no caer en la misma «trampa» que frustró los esfuerzos de reconciliación anteriores. 

Sobre esto hoy, escribe el periódico turco progubernamental Yeni Şafak.

Turquía y Armenia intensificaron los esfuerzos para enterrar el hacha de guerra por diferencias de larga data que resultaron en el congelamiento de las relaciones diplomáticas y el cerramiento de las fronteras. Los enviados especiales designados recientemente por los dos países mantuvieron la primera ronda de conversaciones en Moscú el 14 de enero, donde acordaron continuar las negociaciones sin condiciones previas para la «normalización total», recuerda el periódico. “La razón de mi optimismo justificado es que estamos viendo un ritmo rápido de diplomacia. Esto es muy inusual”, dijo Richard Giragosyan , quien dirige el Centro de Estudios Regionales (RSC) en Ereván , a la agencia de noticias estatal turca Anadolu .

Para él, el recién iniciado proceso de normalización bilateral es una «reanudación de la diplomacia». “En otras palabras, esta es en muchos sentidos la segunda ronda, después de la (llamada) diplomacia del fútbol en 2008 y 2009”, dijo, refiriéndose a los Protocolos de Zúrich firmados por Ankara y Ereván el 10 de octubre de 2009.

Estos acuerdos formaban parte del deseo de «establecer relaciones de buena vecindad y desarrollar la cooperación bilateral», pero no recibieron la aprobación del parlamento turco, la ratificación de los protocolos fue frustrada por Ankara a pedido de Bakú, que se refirió al hecho. de la «ocupación armenia» de Nagorno-Karabaj. “Esta vez, sin embargo, tenemos muchas más ventajas en volver a comprometernos. Vemos una gran voluntad política de ambas partes para continuar y lograr el éxito en la normalización de las relaciones”, cree Giragosyan.

Mientras tanto, el profesor asociado de la Universidad Americana en Ereván Vahram Ter-Matevosyan observa algunas «banderas rojas» en la actual «metodología de convergencia».“Turquía y Armenia caen en la misma trampa que en 2008 y 2009. Esa trampa es combinar la normalización (de las relaciones) con la reconciliación de los países, señaló. Es importante comenzar primero con la normalización y luego con la reconciliación”. La normalización es un proceso entre estados, la reconciliación es entre pueblos, explica Ter-Matevosyan su idea.

Giragosian coincidió en que la normalización no se trata de reconciliación, pero enfatizó que es «el primer paso para resolver cualquier problema entre nuestras sociedades y nuestros países. Esta vez, a diferencia de los protocolos de 2009, Turquía y Armenia no necesitan servicios (intermediarios) de un tercero. La segunda diferencia clave es el nombramiento de enviados especiales, que en realidad acelera el proceso y elimina la necesidad de ratificación parlamentaria. Otro cambio importante en las circunstancias es que Azerbaiyán es mucho más seguro de sí mismo y mucho menos opuesto a la normalización”, enumera Giragosyan.

Talha Kose , profesora de ciencias políticas en la Universidad Ibn Khaldun de Estambul, ve la nueva oferta de normalización como «muy prometedora». «Hay señales sinceras y positivas de ambos lados. Existe la creencia de que esta será una situación beneficiosa para ambos países”, dijo Kose, coautor del informe de 2019 “Armenia y Turquía: una descripción general de las relaciones”, publicado por la Fundación Turca Hrant Dink .“Las partes comenzarán con la normalización diplomática y el reconocimiento (mutuo), mientras que otros temas relacionados con la reconciliación histórica quedarán para el futuro”, cree.

El proceso de normalización recibió un impulso significativo la semana pasada cuando se reanudaron los vuelos entre Turquía y Armenia después de una pausa de dos años. Sin embargo, su frontera terrestre permanece cerrada desde 1993, señala Yeni Şafak.

Según Ter-Matevosyan, la reanudación de los vuelos no es suficiente, ya que «el verdadero punto de inflexión en las relaciones será la apertura de la frontera terrestre». Todavía quedan muchos temas importantes por resolver, en particular, el factor de percepción pública en los dos países, agrega el turkólogo armenio.

Giragosyan, por su parte, señaló que el primer ministro Nikol Pashinyan tiene un «nuevo segundo mandato» tras su reelección el año pasado. “Primero, lo más importante, la economía y el comercio ahora se reconocen como incentivos reales (hacia la normalización). Este no era el caso antes. Para Turquía, la normalización también forma parte de una estrategia más amplia para restablecer las relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, Israel y Egipto. Este es un avance positivo”, resumió el director de la RSC.

Armenia y Turquía: normalización primero, reconciliación después

Como informó SoyArmenio, las principales fuerzas de oposición en Armenia expresaron el pasado sábado 5 de febrero su desconfianza en que el proceso de normalización de las relaciones con Turquía “en realidad conduce a la turquificación de los armenios y debe detenerse”.

Recordemos que, tras la reunión celebrada el 14 de enero en la capital rusa a nivel de representantes especiales, Ankara y Ereván acordaron que el primer contacto bilateral en el marco del proceso de normalización armenio-turco tuvo lugar en un ambiente positivo y constructivo. La parte turca en las conversaciones, que duraron una hora y media, estuvo representada por el ex embajador del país en los Estados Unidos Serdar Kilych , la parte armenia estuvo representada por el vicepresidente del parlamento de la república Ruben Rubinyan .

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Shushi

    Armenia irá a la UNESCO por la «albanización» de iglesias armenias

    Inglaterra no considera resuelto el conflicto de Karabaj