in ,

Armenia podría prohibir que los medios citen a Telegram y Facebook

En Armenia circula un proyecto que prohibirá a los medios hacer referencia a fuentes anónimas como Telegram, Facebook y sitios anónimos

En Armenia circula un proyecto de ley según el cual se prohibirá a los medios hacer referencia a fuentes anónimas (canales de Telegram, sitios web y páginas en redes sociales), cuyo editor se desconoce.

En Armenia circula un proyecto de ley según el cual se prohibirá a los medios hacer referencia a fuentes anónimas (canales de Telegram, sitios web y páginas en redes sociales), cuyo editor se desconoce.

El diputado de la facción «My Step» Artur Hovhannisyan presentó a los periodistas los detalles del proyecto de ley que busca restringir el uso de fuentes anónimas, como las que se usan en canales como Telegram o en sitios que ocultan quienes son sus propietarios.

Dijo que los medios de comunicación violan este reglamento recibirían multas administrativas. En el caso de la primera violación, una multa de 500 veces el salario mínimo y en caso de una violación reiterada, una multa de 1000 veces esa cantidad.

Hovhannisyan dijo que según ellos, el proyecto ayudará a separar a los periodistas y medios con fuentes fiables y de los desconocidos y jurídicamente dudosas «que hoy, lamentablemente, son más conocidas que las organizaciones directamente involucradas en la actividad periodística».

“Hay organizaciones que se dedican a la actividad periodística, identificándose, con una oficina editorial, que trabajan día y noche para brindar al público información confiable sobre los eventos en Armenia y el mundo. Y de repente, en paralelo a esto, están, por ejemplo, los canales de Telegram, páginas de Facebook que no realizan ningún trabajo ni generan información, solo rumores. Y luego estos rumores aparecen en las páginas de los medios reales como noticias y así, los medios reales comienzan a publicitar dichas fuentes cuyo origen nadie conoce», explicó Hovhannisyan.

Según él, esto no se aplica a los medios de comunicación anónimos y no limita de ninguna manera la libertad de difundir información.

Hovhannisyan dijo que la principal razón para el proyecto son los problemas de seguridad nacional. Fueron muchas las fuentes de la guerra, las cuales fueron controladas por fuerzas externas y personas no ubicadas en Armenia. Según él, el propósito de su creación y la información difundida crearon muchos problemas en el país.

La mayoría de las demandas contra los medios de comunicación se basaron en insultos y calumnias.

El número de demandas contra periodistas y medios de comunicación en Armenia bajaron en 2020: de 94 juicios en 2019, pasaron a 82 el año pasado.

Como en años anteriores, la gran mayoría de las demandas presentadas contra periodistas y medios de comunicación en 2020 se basaron en insultos y calumnias en los medios.

El presidente del Comité para la Protección de la Libertad de Expresión Ashot Melikyan señaló que, si bien hay una disminución en el índice general, en cualquier caso las demandas contra los medios continuaron en 2020.

«Si tenemos en cuenta que nuestro país lidió con la guerra y temas relacionados desde septiembre de 2020, entonces pensamos que esta fue la razón por la cual el flujo de demandas contra los medios bajó significativamente. En cualquier caso, según los datos de los tres primeros trimestres del año, vemos que se mantuvo la tendencia de 2019”, mencionó Ashot Melikyan.

«Varios canales de Telegram durante la guerra difundieron mucha información para crear una atmósfera de inestabilidad y miedo en el país. Y la publicidad de tales fuentes de recursos armenios contribuye al hecho de que el público comienza a equiparar estas fuentes con las que transmiten. Es decir, nuestro objetivo es que el canal Telegram, que no tiene oficina editorial, datos de identificación, no se equipare con los medios de comunicación y no se legitime como un medio de comunicación de masas para la sociedad”, dijo.

Los autores del proyecto son Arthur Hovhannisyan, Hayk Konjoryan, Hamazasp Danielyan, Vahagn Hovakimyan, Taguhi Ghazaryan, Sargis Khandanyan. El proyecto se puso en circulación el 1 de febrero.

El diputado señaló que el proyecto se acaba de poner en circulación y hay un mes para aceptar propuestas. En este sentido, invitó a los periodistas a presentarlos.

Yerevan Press Club: «Es inconstitucional»

Boris Navasardyan, director del Yerevan Press Club, aseguró en MediaLab que la propuesta oficialista no puede entrar en vigor por inconstitucional, ya que se refiere a la restricción no sobre el contenido, sino sobre fuentes. «Creo que la legislación no puede contener la restricción de fuentes. La legislación solo puede restringir el contenido«.

Es decir, si el contenido contiene fraude, difamación, insulto, invasión de la privacidad u otras violaciones de la ley, la distribución de ese contenido puede estar prohibida o restringida. Pero si el contenido no contiene ese tipo de información dañina, entonces no importa de qué fuente provenga, se puede difundir aún sin mencionar la fuente utilizada por el medio de comunicación o el periodista.

Navasardyan asume así que el medio es el responsable del derecho a determinar que información o soporte ( como Telegram) es o no dañina . «Si un medio de comunicación asume la responsabilidad de difundir información o citar una fuente no identificable, debería ser igualmente responsable en ambos casos», aseguró.

Escrito por SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0