in ,

¿Quiénes generan sentimientos antirrusos? Las ONG armenias responden al canciller ruso Lavrov

¿Quién genera sentimientos antirrusos en Armenia? El tema fue discutido hoy por los representantes de ONG armenias, quienes salieron a responder las acusaciones del canciller ruso Serguéi Lavrov, que ellas «exacerban» los sentimientos antirrusos.

 «Sabemos cuántas ONG se crearon en Armenia en los últimos años. Hubo muchos antes. Estas organizaciones no fueron creadas para promover las relaciones amistosas entre Armenia y Rusia, sino todo lo contrario», afirmó el Ministro de Asuntos Exteriores ruso en una conversación con los periodistas después de la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la CEI en Bishkek. 

Para los analistas, la opinión del canciller ruso, como de muchos políticos de las antiguas repúblicas soviéticas, creen que la recibir subvenciones europeas, están sujetas a una agenda oculta de sembrar los «intereses de Occidente y el «el odio contra Rusia».

Según Nina Karapetyantsi, directora de la ONG «Asociación de Helsinki», el mayor error lógico es evaluar las actividades de las organizaciones públicas con tales ideas.

«Porque si eres alimentado o financiado por cualquier fuente, no significa en un sentido directo que estés generando las ideas de alguien aquí. Nadie generó jamás sentimientos antirrusos en Armenia. Los sentimientos que tenemos hoy son generados exclusivamente por el comportamiento de las autoridades rusas». 

La política llevada a cabo por Rusia es la causa de estos sentimientos, afirma el defensor de los derechos humanos, y añade que las ONG armenias siempre fueron las más libres en comparación con otros países postsoviéticos, incluidas las organizaciones públicas rusas.

En una reunión informativa con periodistas, el cancilelr ruso también acusó a las ONG armenias de intentar promover los intereses de EE.UU., la UE y la OTAN en la región a través de Armenia y que estos intentos de alguna manera están logrando resultados. 

antirrusos ong armenias
¿Quién genera sentimientos antirrusos en Armenia? ONG salieron a responder las acusaciones del canciller ruso Serguéi Lavrov

Artur Sakunts, jefe de la oficina de Vanadzor de la Asamblea Civil de Helsinki, no considera accidental esta tesis de culpar a las ONG armenias. Según él, es un hecho evidente que las autoridades rusas utilizan todos los instrumentos de la guerra híbrida contra Armenia, y las ONG son las únicas que critican claramente la política del Kremlin, en particular la misión de paz en Nagorno-Karabaj, así como los problemas de seguridad de Armenia según los acuerdos interestatales en términos de solución.    

«¿Quiénes quedan que presentan una posición clara sobre la política del régimen del Kremlin? Es sólo una sociedad política. En otras palabras, la sociedad política decidió apuntar a las ONG porque no tienen ningún mecanismo de control o palanca de influencia sobre ellas. No hay ningún donante internacional que nos diga que hagamos esto o aquello, no existe tal enfoque desde el principio».

Los líderes de las organizaciones de derechos humanos tampoco comparten la evaluación de que las ONG armenias mantienen cierta lealtad hacia Occidente, como también quedó demostrada en el caso del bloqueo de Artsaj de nueve meses por parte de Azerbaiyán y luego de la limpieza étnica. El politólogo Edgar Vardanyan no está de acuerdo en que la sociedad política se guíe por un doble rasero.  

«Como investigador, también puedo afirmar que los miembros activos de la sociedad política armenia, al menos, siempre hablan de diversos temas y, entre ellos, muy a menudo criticaron tal o cual estructura occidental y la criticaron con mucha fuerza».   

Según el politólogo, la retórica de Moscú no es nueva, ahora se expresa a nivel oficial, porque la sociedad civil es una entidad independiente, hace sus observaciones y habla de los problemas existentes. Vardanyan cree que gracias al trabajo de las ONG la sociedad comienza a comparar y diferenciar lo que se presenta de la realidad, por lo que, según él, la opinión pública cambia justamente, lo que preocupa a Rusia.

La tercera guerra de Karabaj o la Guerra de Un Día

Como informara SoyArmenio, más de 120.000 personas de Nagorno Karabaj son refugiados en Armenia como resultado de la “guerra de un día” en la región (19 y 20 de septiembre), tras la invasión de Azerbaiyán a la república no reconocida de Artsaj que dejó 200 muertos y 400 heridos.

La escalada militar terminó con un acuerdo de alto el fuego, que incluía cláusulas sobre el desarme de su ejército de auto defensa y la reintegración de los habitantes de la región dentro de Azerbaiyán. Inmediatamente, los armenios huyeron de la región por miedo a una matanza generalizada. Los rusos, que debían proteger a los armenio según un acuerdo de 2020, terminaron por trabajar en conjunto con los azerbaiyanos y coordinaron el desarme de la población armenia.

El 28 de septiembre, el presidente de Nagorno-Karabaj, Samvel Shahramanyan, firmó un decreto sobre la terminación de la existencia de la República de Artsaj a partir del 1 de enero de 2024.  De hecho, no queda población armenia en Nagorno-Karabaj, con la excepción de unas pocas docenas de personas que aceptaron “reintegrarse”

Según los últimos datos, Azerbaiyán perdió 204 soldados y oficiales, entre ellos 13 empleados del Ministerio del Interior de la república, y más de 500 resultaron heridos. El contingente ruso de mantenimiento de la paz también sufrió pérdidas: seis militares rusos murieron.

Las autoridades azerbaiyanas arrestaron anteriormente y presentaron cargos contra los ex presidentes de Nagorno-Karabaj Arkady Ghukasyan , Bako Sahakyan y Arayik Harutyunyan , el ex ministro de Estado Ruben Vardanyan y el presidente del Parlamento de la república no reconocida David Ishkhanyan .

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    La ONU eliminó de la lista de sanciones a decenas de personas físicas y jurídicas de Irán

    Mitos e ilusiones que conducen a derrotas en Armenia. Por Tatul Hakobyan