in ,

Analistas de Estados Unidos temen otra guerra entre Bakú y Ereván por el corredor Lachin

Los analistas de Estados Unidos estimaron que la situación creada alrededor del Corredor Lachin puede conducir a nuevos conflictos militares entre Armenia y Azerbaiyán, escribe Voice of America.

El analista Richard Weitz considera probable la posibilidad de un nuevo conflicto militar entre Armenia y Azerbaiyán en el contexto de los desarrollos actuales, y enfatiza, sin embargo, que la posibilidad de tal desarrollo hoy puede verse obstaculizada por las malas condiciones climáticas invernales y los desarrollos regionales, particularmente la incertidumbre en Irán, las elecciones turcas y la guerra en Ucrania.

Analistas de Estados Unidos creen que la situación por el Corredor Lachin puede llevar a otro conflicto militar entre Armenia y Azerbaiyán

«No veo ninguna señal de tensión posible o planificada, pero sabemos en los últimos años que un conflicto militar puede estallar muy rápidamente por cualquier motivo», dijo Weitz a la VOA.

Por su parte, el exembajador estadounidense en Azerbaiyán, Richard Kazliarich, ve una grave amenaza de reanudación del conflicto militar en la situación alrededor del Corredor Lachin.

«Creo que la responsabilidad aquí recae directamente en las autoridades de Bakú. He visto cómo los medios cubren las manifestaciones de las llamadas ONG, pero no hay organizaciones públicas independientes en Azerbaiyán. A esas personas no se les permitiría realizar manifestaciones ni siquiera en la plaza de Bakú si quisieran protestar por cuestiones ambientales”, afirmó el exembajador en una conversación con el servicio azerbaiyano de “Voice of America”.

El ex embajador enfatiza el diálogo directo entre Armenia y Azerbaiyán. Ni EE. UU., ni la UE, ni especialmente la mediación de Rusia pueden dar el resultado que se puede lograr a través de contactos bilaterales directos, afirma Kazliarich.

“Nos encontramos en una situación en la que los rusos lo controlan todo, y ya no estamos cerca de la paz y de la discusión de temas que deberían ser resueltos directamente por Armenia y Azerbaiyán”, afirma.

Según Kazlyarich, Bakú y Ereván le dieron a Moscú la oportunidad de jugar un papel más importante en el proceso, y entregar la misión de mantenimiento de la paz solo a Rusia, en sus palabras, fue un gran error para establecer una paz a largo plazo en la región. Rusia no quiere la paz, subraya.

“Que fue un gran error se hizo aún más pronunciado después de la invasión genocida de Ucrania por parte de Rusia. Demostraron que no pueden desempeñar el papel de un pacificador independiente en el país vecino”, afirma Kazliarich.

Richard Weitz, por su parte, coincide en que Moscú no quiere que se firme un tratado de paz entre Bakú y Ereván, queriendo jugar con la tensión.

“Quieren mantener el conflicto activo y sin resolver, pero no creo que quieran que estalle en este momento. Tienen un problema con tener suficientes fuerzas, especialmente ahora en Ucrania. No creo que Moscú ahora busque proporcionar más fuerzas de paz o participar en un nuevo conflicto”, afirma Weintz.

Weintz enfatiza que aunque las fuerzas de paz rusas son criticadas por ambos lados, Moscú sigue desempeñando un papel principal en el proceso entre Armenia y Azerbaiyán, a diferencia de las potencias occidentales.

«En la reunión del Consejo de Seguridad, la parte estadounidense anunció que Estados Unidos quiere apoyar a las partes en formatos unilaterales, bilaterales o multilaterales, pero no se presenta ninguna iniciativa específica».

A su juicio, el conflicto armenio-azerbaiyano no es hoy una prioridad para Occidente, frente a otros problemas con los que se relaciona.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Turquía acordó retirar tropas de Siria

    Moscú dice que no hay avances en el fin del bloqueo de carreteras en Karabaj