in ,

A 103 años del Genocidio armenio en Bakú

El 15 de septiembre de 1918 el “Ejército Islámico Caucásico” de la Turquía otomana, tras tomar Bakú, continuó el genocidio armenio

El 15 de septiembre de 1918 el “Ejército Islámico Caucásico” de la Turquía otomana de Nuri Pasha, después de tomar Bakú, continuó el genocidio que había realizado en Turquía, matando y persiguiendo a los 100.000 habitantes armenios que vivían en la ciudad y las regiones cercanas.

A 103 años del Genocidio armenio en Bakú

El escritor turco Essad Bey escribe en sus memorias: “… La sangre se derramó nuevamente en las calles de la ciudad petrolera. Hombres y mujeres fueron asesinados sin piedad. Los “ganadores” abrieron los cuerpos de sus víctimas, aplastaron sus cráneos, se tumbaron sobre los cadáveres, gritaron delirio por su victoria, literalmente nadaron en sangre. Desgarraron sus cuerpos, los abrieron, mordieron sus gargantas y bebieron su sangre. Varios cientos de armenios no murieron inmediatamente, sino que fueron trasladados a una gran plaza de la ciudad, donde fueron custodiados por soldados. Cualquier musulmán – niño, mujer, anciano – podría venir y matarlos. Las víctimas fueron encadenadas y entregadas a pedido del vengador. Como prueba de venganza, otros sumergieron sus ropas en la sangre de sus enemigos para mostrárselas en casa. El segundo día, el Pasha permitió que sus oficiales también participaran en el robo. Todos consideraban su deber cometer asesinatos en la calle.

Un médico que presenció las atrocidades cometidas por los turcos y sus esbirros locales, que luego fueron bautizados como azerbaiyanos, escribe en una de sus cartas en Bakú:

“A las 9 en punto. el domingo 15 de septiembre por la mañana, los turcos de la parte montañosa se precipitaron hacia nosotros. A partir de Shamakhinka a lo largo de Vorontsovskaya y otras arterias principales de la ciudad, Torgovaya, Telefonnaya, hubo saqueo masivo de todo, destrucción bárbara de propiedades, laboratorios, consultorios médicos, farmacias, tiendas, apartamentos …

Se quitó toda la ropa blanca, ropa, muebles, dinero, se rompió todo lo voluminoso y estable, se violaron mujeres y niños, sin distinción de nacionalidad. Pero casi solo los armenios fueron asesinados. Se cortaron cabezas y esto enardeció mas a la turba racista turca. En total, hasta 30.000 armenios murieron.

A 103 años del Genocidio armenio en Bakú

En nuestra enfermería, cuando aparecieron los turcos quitaron zapatos y botas a los pacientes y violaron a 6 enfermeras; casi matan al cuidador porque no les entregó inmediatamente la caja registradora.

Llevando a los armenios mutilados a la enfermería en camiones, los arrojaron a las aceras y nos los azotaron. En nuestra enfermería, tenemos a una anciana de unos 70 años a la que le cortaron las partes ciáticas blandas; niños de 5 a 8 años, uno de ellos tiene un brazo dislocado, tegumentos desnudos, todos los músculos están expuestos, su pecho se abre; el otro tenía lo mismo con la pierna, el tercero tenía una herida y un balazo en la cabeza: una masa de hombres con brazos y piernas amputados, heridas en el cráneo, heridas graves y mutilaciones.

Y toda la ciudad está sembrada de cadáveres de armenios, que se descompusieron durante varios días hasta que los sacaron. El hospital Mikhailovskaya está abarrotado de niñas y mujeres violadas. Todos los hospitales están llenos de armenios heridos … “

Los horrores de los pogromos de 1918 llevados a cabo contra los armenios fueron documentados por diplomáticos extranjeros, militares, periodistas y personas que sobrevivieron a esos hechos.

Los cónsules de varios países de Bakú enviaron a Nuri Pasha una protesta decisiva “contra las atrocidades y robos sistemáticos que se cometieron tras la toma de la ciudad de Bakú”.

El Comisario del Pueblo de Relaciones Exteriores de la RSFSR, Georgy Chicherin, envió una nota de protesta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía el 20 de septiembre de 1918, en la que, en particular, se señaló:

“Ahora, cuando la ciudad de Bakú ya fue tomada por tropas turcas, cuando la población indefensa y toda la ciudad durante días estuvo expuesta a todos los horrores de la derrota y al saqueo por parte de las tropas turcas, junto con las bandas tártaras que se unieron a ellas;, la referencia de los representantes turcos de que esto pasó supuestamente hecho por ladrones locales que participaron en el ataque a Bakú, es una tapadera de las acciones violentas de Turquía, bajo cuya cobertura se viola sistemáticamente la ley del Tratado de Brest-Litovsk, tomando y saqueando directamente de los territorios de la República de Rusia”

El gobierno otomano violó continuamente el Tratado de Brest-Litovsk durante los últimos seis meses, a pesar de todas las protestas del gobierno soviético. Ahora, finalmente, para colmo, se ha apoderado y sometido a una de las ciudades más importantes de la República de Rusia a una terrible derrota. El gobierno otomano demostró con esto que el Tratado de Brest-Litovsk entre Rusia y Turquía ya no existe. El Gobierno de la República Federativa Soviética de Rusia se ve obligado a admitir que las acciones del Gobierno otomano cancelaron efectivamente el Tratado de Brest-Litovsk entre estos dos estados, que estableció relaciones pacíficas entre Rusia y Turquía ”.

Mientras tanto, en el Azerbaiyán moderno, las brutales masacres de la población armenia indefensa se celebran con pompa como fiesta de “la liberación de Bakú de los armenios y bolcheviques”, organizando procesiones de militares con las banderas de Azerbaiyán y Turquía.

Sin profundizar en la historia de ese período, tengamos en cuenta que en ese momento no había bolcheviques en Bakú, fueron derrocados en julio de 1918, y el Comité Central de la Flotilla Militar del Caspio, creado en Bakú el 18 de noviembre de 1917, estaba en el poder, dominado por los socialistas revolucionarios y mencheviques, más uno o dos miembros del “Dashnaktsutyun”, por lo que la conducción estatal bajo el nombre de “Azerbaiyán”, así como la de “azerbaiyanos”, todavía no existía.

Al mismo tiempo, en Azerbaiyán, por alguna razón, no se preguntan cómo sucedió que, después de haber expulsado a los bolcheviques de Bakú, los turcos en un año y medio, el 28 de abril de 1920 lo entregaron a los bolcheviques.

En cuanto a la “fiesta” organizada por Aliyev, fue proclamada de acuerdo con la naturaleza del sultán Absheron, que heroiza a todos los que matan a los armenios. 

Es de recordar que en enero de 1990, las autoridades de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán repitieron el monstruoso genocidio antes descrito contra más de 250.000 habitantes armenios de Bakú. Es cierto que al comienzo de los pogromos, el 13 de enero de 1990, alrededor de 40.000 permanecían en la ciudad, ya que la población principal huyó después de que los pogromos armenios arrasaron todo el territorio de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán, que comenzó en febrero de 1988. en Sumgait. Y en Bakú, las bandas azerbaiyanas se ocuparon principalmente de personas mayores, solitarias y enfermas.

Así, muchos miles de armenios fueron víctimas del genocidio organizado por las autoridades azerbaiyanas a fines del siglo XX. Más de 500.000 se convirtieron en refugiados.

Written by SoyArmenio

Mesa de noticias en español de la redacción de SoyArmenio.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *